Crítica libros: Dead man walking (1995)

Autora: Hermana Helen Prejean

Pocas veces un libro llega a estremecerme. Debo admitir que casi nunca leo un género que no sea terror y suspenso. De hecho creo que cuando era muy pequeño que ya leía novelas llegué a sentir miedo por alguna que otra pero era la propia emoción surgida de un sentido cinematográfico a el que llevaba toda literatura.

Pero era ficción. Esta vez no. Y la  verdad sentí el miedo visceral y el temor por visualizar algo tan real, tan tangible y tan sistemáticamente tenebroso como lo es la pena de muerte.

Muchos recordarán el filme homónimo protagonizado por Susan Sarandon y Sean Penn. Es una película cruel y que lleva realismo en su esencia. Es una de las pocas películas que me ha hecho botar lágrimas de la tristeza que genera el hecho de que sea algo que ocurre todos los días en nuestra sociedad.

Cuando tomé el libro y decidí leerlo nunca imaginé que sería peor que la película. Narra la vida de la Hermana Helen Prejean, una monja, quien decide ser consejera espiritual de un hombre que está condenado a morir. El primero que asesora es Pat Sonnier, quien es un hombre absolutamente arrepentido y cuyo juicio fue totalmente decepcionante. En este caso, Helen se basa más en la búsqueda de indulto a aquel hombre. Buscando que pase su vida en la cárcel y que no lo asesinen. Esta parte del libro es la más clara pero también difusa. Helen se cuestiona muchas veces si puede con el proceso y se le entiende. Lo importante de leer a Prejean es que no nos habla de cuestiones religiosas. Nos habla como un ser humano común y corriente. Siente los mismos miedos y las mismas injusticias. Solo le tocó estar ahí cuando se le niega la redención física a Sonnier y lo único que le queda es disfrutar los últimos días de vida. La descripción de la ejecución es horrible.

La segunda parte del libro liga aceptación del proceso con la presentación de Robert, otro condenado a muerte que asesora Helen. Es la parte oscura del libro en donde se nos presenta un hombre que no se arrepiente y está prácticamente orgulloso de lo que predica. Absolutamente interesante como en sus últimos minutos de vida, todo se desvanece y en presencia de un organismo meditado de muerte, Robert y Helen muestran humanidad como nunca se ha mostrado. Cruel y sencilla, la descripción de la ejecución puede dar temblores en el estómago.

La última parte del libro es totalmente irreal. Helen lidiando con los familiares de la víctima de los horribles actos de Robert. Abogados de la pena de muerte, defienden a capa y espada un proceso premeditado de asesinato. Es fascinante como buscan la venganza.

El libro es increíble. Con pocas páginas resume lo que toda una vida hemos cuestionado. La pena de muerte. Algo tan premeditado y tan controversial pero tan primitivo. La venganza organizada y aceptada. El “ojo por ojo, diente por diente” que civilizaciones enteras han discutido, muchas eliminado, y muchas mantenido. El argumento es simple, pero va más allá. Prejean nos da anécdotas pero al mismo tiempo datos históricos de todo aquello negativo que podemos sacar a relucir. Es fascinante como se mantiene cuerda al ver tanta locura y deshumanización. Uno de los puntos más interesantes es cuando Prejean afirma con una cita que ningún gobierno es tan inocente como para condenar a muerte a un ciudadano. Y es verdad. Muestrénme un gobierno inocente de todo pecado y abogaré por el mismo. Del resto, jódanse.

Es una lectura 100% recomendada. Para quienes un escape de la realidad pues no la lean. Esto es tan real como la vida misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: