Crítica cine: Boy interrupted (2009)

Director: Dana Heinz Perry

Los humanos por naturaleza y por instinto deben respirar. No podemos decidir un día dejar de hacerlo. No es algo voluntario. Sin embargo, la posibilidad pasa por nuestra cabeza más de lo habitual. En estos momentos, pensamos en dejar de vivir para conseguir solución a los problemas, los tengamos o no. En caso de tenerlos, es probable pensar o que alguien nos diga “todo va a salir bien”. Y seguimos adelante. Sin embargo cuando el problema no es obvio, todo es más complejo. Ahí la naturaleza humana se convierte en un misterio. De esto va Boy Interrupted.

Un documental crudo y sin censura sobre el descenso mental de un niño que tiene síndrome bipolar. Desde un principio sabemos que su vida termina prematuramente en suicidio. Su madre ha decidido contar su historia desde una perspectiva casi periodística, ligando con entrevistas a un psiquiatra a quien le piden que estudie el caso años después. Cortes de videos caseros, fotografías, y otros, nos otorgan alrededor de 70 minutos para conocer a Evan, el chico en cuestión. No debería contar mucho de que es lo que tiene Evan, y es que poco podemos notar de Evan por la información que se nos otorga, excepto que era un chico con alto índice de depresión, propenso a un suicidio inminente por todo lo que demostraba.

Sin embargo, el documental de cierta manera quiere demostrar que Evan pudo haber sido normal y que todo fue arruinado por algo que todavía sus padres no pueden entender: Lo que pensaba Evan.

Aunado a un sentido de documental, existe un “build” dramático que ciertamente es fuerte y un poco manipulador, es bastante real. Esto es lo importante. Su madre, la directora del filme, edita unos últimos 20 minutos llenos de preguntas sin respuesta. Y es que si ellas no las tiene, me imagino que busca que algunos de nosotros las tengamos. MG fue bastante radical en comentar que el documental es amarillista. La verdad, puede que tenga razón. Pero qué es el amarillismo? es manipulación utilizando hechos. Dudo que los padres de Evan hayan decidido tener a un chico bipolar, sobre todo después de haber tenido a Scott con un suicidio tan cercano a la familia (el tío de Evan se suicidó a los 21 años y Evan a los 15). Es por esto que no creo que el documental sea amarillista y si su madre decidió filmarlo, ella tiene sus razones y se las entiendo.

En fin, es un documental que se fortalece por su propia sencillez. Es difícil de ver. Pero es recomendable porque cada quien debería tener la oportunidad de analizar el caso y así determinar si en realidad su madre es una amarillista o es un ser humano que desea honrar la mente destruida de Evan. Pendiente de la nota de suicidio de Evan: es casi imposible creer que él la haya escrito y es el momento más “destructor” de la película.

Como pueden ver no estoy posteando los nombres de los protagonistas. Lo que pasa es que en formato documental me parece que esto es un poco falso.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Comments

  1. theoddsister says:

    Hermano, lo quiero ver donde lo puedo consefguir. besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: