Top 10: Intro’s/Opening sequences de películas

La introducción de una película es probablemente lo más esencial de hacer con creatividad en un experimiento fílmico. En pocos minutos debes introducir al espectador a un mundo totalmente nuevo y al mismo tiempo se debe revelar poco sobre un problema y su resolución. Y si lo vas a hacer, pues se debe asegurar un tono excesivamente creativo que se vaya  por lo artístico y desenfoque el aspecto literario de “adelantar” mucho.

Ya sea con música, siluetas, escenas de la película como tal, o nada en pantalla, los créditos y la secuencia que abre una película requiere de un sentimiento del autor, una identificación con la historia que pocos cineastas pueden imprimir en una pantalla. Y cuando lo hacen, pues les sale bien o mal. Estos son perfectos, y personalmente creo que deben ser estudiados:

10.- There will be blood: Película importantísima que requiere de una atención enorme. Pero el esfuerzo no es necesario ya que su intro de aproximadamente 10 minutos sin ningún tipo de diálogos es genial. Es increíble como algo tan bien escrito puede ser tan efectivo. Es aquí donde vemos como un buen guionista puede resumir años de hechos reales en solo 10 minutos sin usar una sola palabra. Solo una excelente puesta en escena, un grupo de actores que no actúan para la cámara sino para la historia, y un soundtrack inigualable que solo depende de un tono concisso y regular que a medida que transcurren los minutos va in crescendo al ritmo de los sentimientos de los personajes. Simplemente perfecto. Es una lástima que no conseguí en youtube la secuencia completa, sin embargo posteo lo que encontré.

 

9.- Lord of war: La importancia radica en como está escrito. La forma como cuenta el destino de la película y sin embargo logra ser lo suficientemente estético para desligar la búsqueda de razón. Es simplemente el nacimiento y la muerte de una bala. Su final excesivamente crudo pero real. La sátira del momento funciona y es por esto que logra su puesto bien merecido aunque la película no sea la mejor.

8.- Dawn of the dead (remake): Siempre he pensado que Zack Snyder que se asemeja mucho a Quentin Tarantino en el aspecto de que utiliza la música como un recurso ultra efectivo. Cuando colocas The man comes around de Johnny Cash es inevitable visualizar el apocalipsis, y es exactamente lo que Snyder coloca en pantalla. Un montaje brutal de imágenes violentas reales mezclado con zombies agresivos y rápidos. Cuando transcurren los primeros 8 minutos y la heroína aparece, lo primero que necesitamos es descansar de semejante tensión, y es exactamente lo que menos obtenemos. Una joya.

 

7.- Watchmen: Una vez más Snyder hace de las suyas. Esta vez refleja la decadencia de una sociedad de superheroes al ritmo de The times they are a-changing de Bob Dylan. Es tan estéticamente interesante que de lleno uno sabe si la película le gustará o no. Y para el caso de Watchmen, pues quienes la apreciamos sabíamos que estaríamos al frente algo diferente. No es una película sobre superheroes; es sobre la real decadencia de una sociedad en la que viven los mismos.

 

6.- Vertigo: Un interesante experimento de luces y matices fue lo que Hitchcock quiso hacer y en cambio le salió el intro tenebroso y típico de Buñuel que caracteriza a Vertigo. La música de Bernard Herrman y el talento del diseñado Saul Bass dan una perspectiva demasiado artística pero apropiada. Los primeros planos de una chica y la distorsión de imágenes son reflejo de la construcción de una trama, y el primerísimo primer plano del ojo en señal de miedo es increíble. No hay palabras para describir esto.

5.- Terminator 2: Judgement Day: Es el mismo caso de There will be blood. En pocos minutos se resume un intermedio que podía haber sido una película aparte. Pero en cambio se destruye la línea regular literaria para explotar la pantalla con imágenes de desolación y apocalipsis. Todo al ritmo de la marcha de Terminator, una música tal vez demasiado inspiradora. Los créditos dan mérito a un diseño de producción excelente que seguira a esta intro.

4.- Touch of evil: De la mano prodigiosa de Orson Welles viene el intro más famoso de todos. En una sola toma, la cámara se mueve por el escenario para incrementar la tensión una escena que inicia con una bomba y la ignorancia de los que habitan los planos. Es una escena tan esencial para el análisis del cine que muchos aprenden viéndola y la otra mitad se preguntan como demonios se filmó. Un mérito absolutamente técnico es lo que merece Welles por esta excelencia.

3.- The Dark Knight: Es el intro perfecto para introducir a un villano que no admite perdón. Y sin mostrarle la cara. Es claro como el sonido es tan esencial en esta escena. La primera toma ha sido elogiada como una de las mejores del cine. Nolan describe la majestuosidad y rectitud de una ciudad pero absolutamente desbalanceada por la corrupción. Esto lo vemos claramente en la toma inicial en la que una ventana es destruida por un bandido; el impacto a una estructura. Es increíble como el encuadre es modificado por la cámara pero sin ser agresivo. Cuando empiezan los disparos, la trama es construida en minutos por un villano que dice lo apropiado y que hace lo que debe hacer.

2.- Close encounters of the third kind: La introducción silenciosa y suavizada de una película que trabaja igual. Presenta una inminente invasión extraterrestre que resulta ser todo lo contrario. Pero lo siniestro de lo desconocido es demasiado tangible en la presentación. Los créditos en una fuente “tecnológica” dan poca información sobre los creadores y de repente un sonido que sube demasiado y la explosión de la pantalla resulta en una lluvia de arena. Impresionante. Es definitivamente la mejor película de ciencia ficción de la historia (para mí) y su intro representa el impacto de su calidad y cultura en las masas.

1.- Seven: Definitivamente se merece su  puesto en la lista. Es la innovación en imagen y sonido. En un montaje impresionante se refleja la vida de un asesino en serie y sus acciones. La música de Nine Inch Nails da una antesala frenética y agresiva de lo que veremos. Sórdida y violenta es la introducción a un filme perfecto por lo que pretende y en lo que muestra. Es una escena que debería ser desglosada para ser apreciada con más detalle pero sin duda alguna no es la intención del director. Solamente perturba y en apenas unos minutos regala toda la violencia que no se presenta en el resto de la película. Pero no es necesaria tampoco, suficiente con el intro.

Ahora para las que no quedaron en la lista pero igual merecen ser nombradas están estas:

10.- Magnolia: Una pintoresca presentación de casualidades es lo atractivo de esta secuencia excesivamente buena. Escrita a la perfección. Es probablemente lo mejor que tiene la película y quizás por su simpleza queda como demasiado sencilla para la complejidad de la película pero, ¿quien dijo que lo simple no puede ser bueno?

9.- The Fall: Tarsem es un genio. No se puede decir más. The Fall es un espectáculo visual que cuenta con una introducción demasiado artística para la personalidad de la película. Sin embargo, no deja de impactar visualmente. Si bien no se relaciona mucho con la trama, no es relevante. Es demasiado buena como para obviarla.

8.- Jurassic Park: Pura nostalgia es lo que se vive. La tensión por una criatura desconocida es lo que se puede tocar con dicha escena. Una excelente definición de una historia. Es Jaws pero en forma de dinosaurio, ¿o es que acaso nadie se dio cuenta?

7.- Wall-E: Es lo misterioso de un tema que nadie debió conocer. Si Wall-E hubiese aparecido de una vez como un personaje simpático, la película hubiese fallado. Es la inocencia del mismo en un mundo terminado lo que hace de la secuencia que lo introduce algo único. La soledad es eliminada cuando todos queremos a acompañar a Wall-E a hacer un trabajo sucio…

6.- Alien: Una vez más la simpleza. Un vacío. Alien se llena de sí mismo al iniciar la película con soundtrack lento, bajo, tenebroso y mostrando unas letras perdidas en un mundo demasiado grande. Es corto y efectivo, y da connotaciones imposibles de olvidar durante el desarrollo de la historia.

5.- Up: En pocos minutos se cuenta toda una motivación, toda una vida. Todo el pasado que desenvuelve un futuro. Perfectamente dibujado, una música genial y dos personajes tangibles es lo perfecto de una secuencia que dura lamentablemente muy poco. Es el ejemplo perfecto de cómo debe ser una escena romántica.

4.- Inglourious Basterds: ¿Debo decirlo? Es la introducción con el mejor villano de los últimos diez años.

3.- Psycho: Una secuencia de líneas que se cruzan las unas con las otras. Un reflejo de la sanidad distorsionada de un asesino o asesina. Sin embargo, la analogía no resalta tanto como la música que introduce un filme de terror perfecto.

2.- Kill Bill Vol. 1: No revela nada, solamente suena una canción demasiado trágica pero prácticamente hecha para la película (Bang Bang de Nancy Sinatra). Luego vemos a la novia en blanco y negro en un diálogo tan Tarantinesco que nos da hasta risa. Todo termina con un dispario que nunca debió existir.

1.- Catch me if you can: Siluetas dibujadas y una música hecha a la medida es lo que hacen de esta secuencia una joya del cine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: