Movie review: Trust

Dirigida por: David Schwimmer.

Protagonizada por: Clive Owen, Liana Liberato, Catherine Keener, Noah Emmerich, Viola Davis, Jason Clarke, Chris Henry Coffey.

Actualmente existen tantos riesgos para los niños y los adolescentes que uno se aterra cada vez que se piensa en tener hijos. Traer un chamo al mundo se torna en algo discutible cuando nos damos cuenta de todo a lo que será expuesto tarde o temprano. No es algo que se puede evitar y peor aún, no se trata de status social ni de países desarrollados ni de educación. Es que inevitablemente, uno debe dejar que los niños se enfrenten a la sociedad por sí solos. Solo así aprenderán a diferenciar entre el bien y el mal. Sin embargo, esto no es lo más difícil. Lo más difícil es ayudarles a pasar por ciertos problemas. Problemas que ya sabemos que tendrán y los que no sabemos. Trust refleja esta situación cuando Annie Cameron de 14 años, es contactada por un chico por Internet, quien resulta ser un hombre de 35 años, pedófilo y que termina por seducirla y por lo tanto violarla.

La película está dividida en dos sectores dramáticos de alto impacto:

El primero: conocemos a Annie y a su familia. Es una familia super bien conformada y a la que no le falta nada. Annie es como cualquier otra chica de 14 años. El Internet es su escape y por el mismo conoce a Charlie de 16 años aparentemente. Le envía fotos. Ella se enamora perdidamente. El le revela su “verdadera” edad de 20 años. Y ella lo acepta por su honestidad. Luego el chico sube la edad a 25 y ella lo sigue aceptando. Luego acuerdan encontrarse en un centro comercial, y a la sorpresa de Annie, Charlie termina siendo un hombre de 35 años. Ocurre lo trágico y Annie termina siendo víctima de un pedófilo. Es la presentación de un hecho.

La segunda: la familia de Annie empieza a lidiar con el hecho terrible. El padre abnegado piensa de cualquier manera en venganza. La madre está neutra entre la tristeza y la violencia del hecho. Pero Annie curiosamente no se da cuenta de lo que le ha pasado y solamente piensa en que ha sido abandonada por Charlie, a quien considera su amor. Arranques de rabia con su padre. Aquí se desenvuelve la solución al problema.

El dividir las dos películas tan marcadamente es una estrategia del director amateur de la película: David Schwimmer, o Ross de Friends como mejor le conocemos. El director presenta la primera parte con inocencia y nos muestra en pantalla parte de las conversaciones por chat que Annie sostiene con Charlie. Aunque sepamos que algo está mal en todo esto, lo terminamos aceptando porque no queremos afrontar el hecho de que está mal. ¿Por qué? porque todos lo hemos hecho. El director deja que descanses tu mente. Pero en la segunda parte ataca de frente la posición de la sociedad con respecto a un hecho tan terrible como esto. Los padres que parecieran ser los mejores padres no saben lidiar con el hecho de que su hija ha sido ultrajada en la habitación de un motel a los 14 años. Y es que nadie lo sabe. Pero lamentablemente, el canal que lleva a esto lo aceptamos y hasta participamos en él.

El mérito de Trust lo tiene la actuación de Liana Liberato como Annie quien se desploma en un momento clave en la película. En un momento agridulce, la niña inocente que está enamorada, se convierte en una adolescente víctima de una violación. Es una transición esencial que el director sabe manipular. Pero el otro punto dorado de la película es la actuación de Clive Owen como el padre. Al final de la película nos demuestra una aptitud dramática que lo coloca en la epítome de un rol que siempre fue hecho para él. El director Schwimmer crea un filme oscuro y que no refleja optimismo alguno. Por esto le aplaudo. Es un gran comienzo para un cine perceptivo que no estamos acostumbrados a ver, excepto en producciones independientes aburrida. El director se asegura de tomarte y llevarte hasta su final, el cual resulta demasiado perturbador por ser demasiado real.

Nota: Desafortunadamente vi la película en un televisor de LED, lo cual mimetiza el formato de cine a televisión digital. Esto le hizo daño a toda la experiencia y las otras actuaciones me parecieron demasiado simples. Llámenme malcriado o viejo, pero odio los televisores de LED.

Trust es una película que empieza y tiene algunos toques de thriller en algún momento. De hecho su poster lo demuestra pero termina siendo una síntesis de una época y de sus atributos y de los riesgos que estos prometen. Es crucial que la película llegue a todos los sectores. No porque lleve un mensaje valioso sino porque plazma en una pantalla una realidad inevitable.

Calificación: ***1/2

 

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: