Crítica libros: The Girl Who Played With Fire (2006)

Secuela del famoso thriller sueco The Girl With The Dragon Tattoo.

Autor: Stieg Larsson.

País: Suecia.

La primera novela de la serie Millenium, The Girl With The Dragon Tattoo (lee mi review aquí) nos presentaba una situación trivial totalmente atractiva para una novela policíaca y de corta duración para toda la envergadura que en ella se manejaba. Es un cuento que empezó rapídisimo, se desarrolló con lentitud y terminó súbitamente. Nunca nos dimos cuenta de todo lo que se prendía en ese momento. Cuando The Girl Who Played With Fire empieza los personajes son familiares y de inmediato los seguimos y aceptamos lo que hacen, no importa cuan despiadados sean. Pero lo interesante de esta novela es que nunca ataca el presente de su personaje principal, Lisbeth. Todo es sobre el pasado. Y el pasado es lo suficientemente importante como para dedicar toda una novela a eso. Y es que no está contada en flashback ni cuenta sobre una infancia perdida. En The Girl Who Played With Fire ha ocurrido un asesinato terrible y Lisbeth es la primera sospechosa. Detrás de ese asesinato está una red de prostitución infantil, la revelación de esta red, y el pasado y presente de Lisbeth. Todo cuadra y al final, no hay esperanzas. Tal como debería ser en esta serie.

Los temas con los que se lidia en esta segunda novela de la serie son muy parecidos a los de su predecesora. Una incesante crítica a la violencia contra la mujer y la venganza personal y amplificada como un desenlace posible. Si el principio de la saga lidiaba con Lisbeth y Nikael y su tórrida relación, aquí se lidia con una Lisbeth renovada, millonaria, escondida y absolutamente vulnerable. A los sentimientos y a los villanos. Mikael está presente, así como muchos otros personajes pero todo ronda al hecho de por qué Lisbeth es como es. El libro solo debe ser leído por eso. Larsson diseña un personaje que tiene una vida escrita desde que nació. Siempre supo quien era y desde la primera novela hay cierta manipulación al mundo de Lisbeth. Es algo necesario en novelas de intriga en las que los personajes se manejan. Lisbeth se convierte en una filosofía, una cultura, un leitmotif de la historia de todos los personajes.

La trama que se desarrolla en The Girl Who Played With Fire está llena de giros típicos que estoy seguro de que se repetirán en la tercera entrega. Hay cierta espera por los mismos. No hay problemas con esto mientras haya un constante deseo por seguir la línea narrativa que motive a la historia y Larsson cumple esto a la letra. Nunca se sale de ese ambiente obscuro que la serie propone. No hay momentos frescos. Al menos en la primera entrega veíamos un cambio constante de locación. El sol salía. Había cambios de estaciones. Aquí la claustrofobia es el único ambiente que se acepta. Siempre es de noche y no hay ningún tipo de salida de un ambiente. Los fantasmas del pasado de Lisbeth están siempre acechando y dándole combustible al tema.

La saga continúa y dudo que se ponga mejor. A menos que tengamos otros personajes en el mundo de Millenium. Lisbeth no reaccionó ni en la primera ni en la segunda y ya no queremos que reaccione. Necesitamos a este personaje. Necesitamos que Blomkvist haga su movida y sea el más ávido. Pero tal vez no lo haga. La relación super compleja y violenta de los dos es fascinante, y aunque la chica tenga sus aventuras, es también cierto que hay un fetiche porque quede con el bueno. Sin embargo, la distracción utilizada por Larsson es aceptable. La novela está llena de sexo y todos sus derivados. Tenemos confesiones y hechos que son demasiado apasionantes para soltar. Tal vez sea esto lo que usó Larsson para llamar la atención. Tal vez no. El hecho es que tampoco me importa. Al terminar la página 724 de este libro, inmediatamente busqué el otro y leí la primera parte. Es adictivo como una droga y Lisbeth es el personaje que queremos inmortalizar en nuestras mentes.

Comments

  1. Anónimo says:

    Acá se cimenta la leyenda de Lisbeth Salander. Una vez que se desentierra el oscuro pasado de Lisbeth y las injusticias a las que se vio sometida durante su joven vida es que ya nos tiene comprados.

    Es imposible no ver a esta segunda parte como un gran prólogo a la tercera (snif) entrega final; a la par de la investigación del doble asesinato por el cual se la culpa a Lisbeth y en el hincapié en la prostitución (aunque despues medio como que se deja de lado) recae en la llama que se enciende en este capitulo y termina en el siguiente, con una conspiración gubernamental mucho más grande de lo que alguno se imaginaba. Todo gira alrededor de Lisbeth, por supuesto.

    Me gustó el libro, es una gran transición desde el brillante libro anterior, y te deja con muchas pero muchas ganas de leer más. El último libro, quizás el más largo de toda la saga, es el más lento en cuento a la trama, pero me pareció el más rico porque es como si de una guerra fría se tratase: es más político, más escurridizo, mas intromisivo, mas calculador, más lento. Es raro, diferente a los anteriores, pero muy satisfactorio.

  2. Acá se cimenta la leyenda de Lisbeth Salander. Una vez que se desentierra el oscuro pasado de Lisbeth y las injusticias a las que se vio sometida durante su joven vida es que ya nos tiene comprados.

    Es imposible no ver a esta segunda parte como un gran prólogo a la tercera (snif) entrega final; a la par de la investigación del doble asesinato por el cual se la culpa a Lisbeth y en el hincapié en la prostitución (aunque despues medio como que se deja de lado) recae en la llama que se enciende en este capitulo y termina en el siguiente, con una conspiración gubernamental mucho más grande de lo que alguno se imaginaba. Todo gira alrededor de Lisbeth, por supuesto.

    Me gustó el libro, es una gran transición desde el brillante libro anterior, y te deja con muchas pero muchas ganas de leer más. El último libro, quizás el más largo de toda la saga, es el más lento en cuento a la trama, pero me pareció el más rico porque es como si de una guerra fría se tratase: es más político, más escurridizo, mas intromisivo, mas calculador, más lento. Es raro, diferente a los anteriores, pero muy satisfactorio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: