Crítica cine: The Change-Up (2011)

Un momento desagradable en el cine.

Dirigida por: David Dobkin.

Protagonizada por: Jason Bateman, Ryan Reynolds, Leslie Mann, Olivia Wilde, Alan Arkin, Mircea Monroe, Sydney Rouviere.

País: Estados Unidos.

Género: Comedia.

Duración: 112 minutos.

The Change-Up es el ejemplo denigrante de una onda hollywoodense que se hace popular de manera amenazante. La comedia vulgar y excesivamente sucia. Pero si tan solo conservara el tono en todo momento fuera algo entretenido. Al contrario. Los actores saben que están en una película y se esfuerzan demasiado por demostrar que son actores. No son genuinos en lo que hacen. Y eso que Jason Bateman es un gran actor de esta onda. El único problema es que no hace el mismo papel de siempre. Se que es malo estereotipar pero es que el tipo verdaderamente vale en su rol de siempre. Reynolds es delesnable como la contraparte. No se le entiende. Me estoy adelantando rápido pero bueno. Lamentablemente las ganas que tengo de destrozar esta película son más grandes que yo.

The Change-Up usa la interminable fórmula de cambiar personalidades entre dos personas bien conocidas. Por Dios, ¿es que acaso no tenemos prueba de que eso no funciona? Bueno al parecer no. Sigamos.

Dos amigos cambian sus vidas porque les gustaría. Uno es el mujeriego y poco exitoso. Otro es el padre abnegado, aburrido y muy exitoso. El cambio es drástico, rotundo, y poco efectivo. El problema de The Change-Up es que nos emociona mucho con una premisa que no es. El cambio será deshecho en algún momento y habremos visto una película que no tiene razón de ser. No hay moraleja. No hay ningún tipo de sentido en este cambio. Sin embargo, los escritores se convencieron a sí mismos de que una atrocidad como esta puede funcionar tan solo basados en la interpretación de sus actores, el uso de excesivas vulgaridades y el uso de comedia gráfica que simplemente no aprecio (la introducción es asquer0sa, vergonzosa, y totalmente inaceptable). Hay maneras más cómicas de reflejar el cansancio de un padre bañado de mierda literalmente. No hace falta la manipulación digital de quienes producen la mierda. Pésima experiencia.

Es una película que no cumple con expectativas prometidas. Desde el poster nos prometen algo parecido a The Hangover y lamentablemente ni se le parece. En cambio nos quieren enmarcar en un cuadro de estúpidos que se ríen de cualquier cosa. Y si creen que no es así, díganme lo gracioso de ver a una mujer embarazada “horny” que necesita ser penetrada. O díganme lo gracioso de gemelos que juegan con cuchillos y licuadoras. Coño esto lo que da es dolor. La confusión de esta línea es lo que definitivamente no aprecio de la película. Si tan solo se mantuviera en un tono vulgar extremo pudiera apreciar el hecho de que es tan mala que es buena. Pero no. A la mitad de la película hay una intención de un mensaje ético, moral, y ridículo que odié.

Lo único que remotamente vale la pena de la película es cada escena en la que Leslie Mann sale y hace de las suyas. Ella se entretiene y se le nota. No hay razón para no verla. Y definitivamente debo destacar que cada escena en la que salen Reynolds y Bateman sin hacer NADA me reí bastante. Es una dupla que funciona por las razones que no deberían ser.

Por favor si tienen otra opción, considérenla.

Calificación: *

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: