Crítica teatro: Petroleros Suicidas (2011)

Crónica fictica (aunque bastante posible) del declive de la sociedad venezolana cuando PDVSA (principal fuente económica del país) cayó en manos de quien no debió haber caído.

Autor: Ibsen Martínez.

Dirigida por: Hector Manrique.

Protagonizada por: Fabiola Colmenares, Luis Abreu, Ivan Tamayo, Dimas Gonzalez.

El paro del 2001. La oportunidad perfecta para muchos de salir adelante. La caída en picada de la industria venezolana. Todo el mundo lo describe así. Pero nadie analiza lo que pasó en la mente y corazón de cada uno de los venezolanos. Sabemos lo que significó para el venezolano común: las colas interminables para echar gasolina acompañadas de una rasca obligatoria. Pero poco sabemos lo que ocurrió adentro de las oficinas de PDVSA y sus relacionadas. Los conflictos personales generados de dicha actividad fueron atribuibles al no saber vivir fuera del escenario permanente impuesto por el petroestado. Pero tampoco nos importa. El hecho es que como venezolanos, lo aceptamos como un error de pocos y una ganancia de otros pocos. Para el resto es un capítulo imborrable de un movimiento gafo de pocos políticos. Los que estaban adentro se hicieron más ricos y los que quedaron por fuera hicieron miles de cosas para poder regresar a su estatus ideal. Muchas leyendas urbanas se cuentan. En Petroleros Suicidas no se ataca esto. Se ataca la personalidad destruida y generada al mismo tiempo, por ese infame paro petrolero que a todos nos afectó y que no estamos dispuestos a aceptar.

Cuenta la historia de un ejecutivo inmerso en una ola de corrupción y vida social cuestionable. Con un matrimonio fracasado y casi mercantilista. El ejecutivo se mete en problemas y los logra solucionar. Luego de estos viene el paro y en el mismo se encuentra con demonios personales que nunca pudo borrar y que siempre le atormentarán. Sin embargo, la viveza le hace salir del paso. Esto es una historia que cuenta la obra de teatro. La otra historia que cuenta es la del venezolano típico. Con una idiosincrasia absoluta que siempre lo caracteriza. Lo lleva a hacer miles de cosas legales e ilegales pero siempre gana. Con una corriente alejada de la política nos describen que un cambio en la tendencia de una corporación puede dañar. Pero también puede fortalecer a otros. Es lo asqueroso de lo que pasó. Y Petroleros Suicidas lo cuenta con una lírica sorprendente y entretenida.

El mérito de la obra se lo llevan sus actores de primera. Son todos excepci0nales. Y no debo resalta uno más que otro. Sin embargo, esto se le debe atribuir también a lo inteligente de un escritor como Ibsen Martínez quien se desenvuelve como un perfecto narrador de historias ficticias que tienen mucho que ver con nuestra realidad. Y se da el lujo de nombrar a una obra “Petr0leros Suicidas” y nadie se suicida. Pero lo que ocurre es perfectamente arrollador e impactante como un suicidio.

Explicar la temática que aborda Petroleros Suicidas es imposible para mí. No entiendo mucho lo que ocurrió ni lo que ocurrirá en materia de petróleo. Pero lo que si se es que somos un país dependiente de de esta sustancia. Maldita sustancia que con tantas vidas ha acabado. Y con la que los ricos se han hecho más ricos. La obra es un perfecto vuelco a la realidad de un país que todos dicen querer y del cual opinan todos los días. Pero también es un país que no todos conocen como deberían y que con este pieza teatral pueden hacerlo un poco más. No son hechos reales pero si son realistas.

Recomendable para todos los venezolanos.

Comments

  1. que paso no hay estrellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: