Crítica cine: Super 8 (2011)

En plena grabación de una película amateur, unos chicos graban un accidente de trenes que esconde un gran secreto.

Dirigida por: J.J. Abrams.

Protagonizada por: Joel Courtney, Elle Fanning, Kyle Chandler, Ron Eldard, Noah Emmerich,  Bruce Greenwood, David Gallagher, Ryan Lee, Riley Griffiths, Amanda Michalka, Michael Hitchcock, Gabriel Basso, Glynn Turman.

País: Estados Unidos.

Duración: 112 minutos.

En los años 80 un director se convirtió en ícono de calidad cinematográfica y capacidad de llenar todas las salas de cine. Era Steven Spielberg y su toque de magia. Sus películas estaban compuestas por un compendio de elementos exactos que solo el director puede sacar. No entiendo por qué pero es así. Sin embargo ese cine quedó allá. En esa época magica de E.T., Indiana Jones, John Williams y esperanza. Spielberg todavía sigue siendo un director con estas cualidades pero no las muestra tanto. Y es que debería ser así. El relevo es necesario. Spielberg no nació en esta generación ni la entiende tan bien como la debe entender J.J. Abrams. La unión de ambas mentes es amenazadora y devuelve la esperanza de volver a ver ese cine que tanto nos gustaba y que tanto necesitamos. El resultado de esta unión es la excelente Super 8.

La película tiene una trama demasiado sencilla. Chicos en un pueblo están grabando una película y en medio de esto se encuentra inmersos en un accidente de tren que a su vez trae una conspiración militar que tiene algo que ver con extraterrestres. Entiendo que la descripción sea vulgarmente idiota pero no quiero decir mucho porque precisamente uno de los valores de la película es su capacidad de esconder lo que realmente quiere demostrar. Lo hace al final y por eso agradecemos. Super 8 contiene dos tramas: chicos en medio de una conspiración y el descubrimiento de la madurez de unos chicos que se ven obligados a crecer en pocos días.

Es indiscutible lo valioso que resulta ser el ensamblaje de un grupo de actores que no tienen experiencia pero que tampoco la necesitan. J.J. Abrams, director, junto a Spielberg, productor, comprenden la trama de manera perfecta y para esto buscan al grupo de actores que mejor puedan sacar a relucir el espíritu del filme. Nos hace recordar la maestría que se hizo con E.T. y The Goonies. Hay un sentimiento de cine en cada conversación que tienen los chicos y al mismo tiempo son super genuinos en su interpretación: el chico cuya madre ha muerto y debe superar, el experto en explosivos por naturaleza, el director de cine wannabe que necesita conquistar a alguna chica, la chica en proceso de maduración que necesita ser aceptada por su padre, el llorón del grupo. Siempre he pensado que los niños son recursos para hacer buen cine si tan solo son bien interpretados y el rol está bien escrito. Spielberg no utiliza recursos. Spielberg utiliza chicos reales que simplemente quieren actuar. Es algo que se les nota. J.J. Abrams los encamina en una buena onda para construir la trama.

En materia de efectos especiales me gusta mucho el hecho de que no se muestra en exceso. No hay necesidad de llevar la trama a un E.T. emulado y J.J. Abrams se cuida de esto. Mantiene todo a su límite y simplemente no nos deja los detalles de un monstruo que no es protagonista sino contraparte pequeña. Los verdaderos villanos somos nosotros mismos y así lo entenderán. El otro aspecto a resaltar es que la escena del tren es absolutamente genial. Perfectamente filmada y digno de estudio. J.J. Abrams coloca su gota de experiencia para regalarnos una secuencia de alto calibre y que no dura demasiado. El golpe es rotundo y por eso estoy agradecido.

Lo mejor de Super 8 es que no se descontrola en ningún momento. Siempre pretende ser una película sobre el descubrimiento de una vida posterior a la niñez y esto nos encanta. Muestra de esto es que la gente que decía que no quería ver Super 8 disfrutaron la película en exceso (I’m talking about you MG), y es que no era para menos. Spielberg es así. Abrams aprende a serlo. Nos regalan una película llena de magia y un toque hollywoodense sumiso. No hay grandes escenas de acción aburridas y tampoco las necesitamos. Pero si hay conversaciones largas y tendidas entre chicos que no dejan de decir groserías y que sentimos reales. Es el control del que hablo. Y el que es tan esencial en una película de ciencia ficción que se quiere sentir como algo original.

Si quieres sentir como era Spielberg en los años 80 no te pierdas Super 8. Al final querrás ser uno de los chicos y al menos irte a comprar una cámara de Super 8 para empezar a filmar algo y ver si te ocurre algo tan maravilloso como lo que les pasa a ellos.

Calificación: ****

Un trailer

Comments

  1. Excelente review bro a mi también me encantó Kudos al director y productor y por supuesto a los chicos.

  2. Para todos, les recomiendo que vean los créditos todos ya que se ve la película que los chicos “supuestament” filman.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: