Crítica cine: Win Win (2011)

Un hombre con una vida aburrida debe cuidar de un muchacho sin hogar lo que le cambia la vida en un instante.

Dirigida por: Thomas McCarthy.

Protagonizada por: Paul Giamatti, Alex Shaffer, Amy Ryan, Bobby Cannavale, Jeffrey Tambor, Burt Young, Margo Martindale, Melanie Lynskey, David W. Thompson.

País: Estados Unidos.

Género: Drama.

Duración: 106 minutos.

Las películas sobre situaciones de la vida diaria y convencional abundan últimamente en el cine independiente. Algunas más ficticias que otras, pero siempre materializan sentimientos posiblemente reales. Es lo realmente atractivo de este tipo de cine poco ambicioso y que es relativamente fácil de hacer si se cuenta con actores capaces de despertar esa empatía o el sentimiento que aplique dependiendo de la situación. Pero por más que sea ya estamos fastidiados del asunto. Todos los años recibimos altas dosis de estos filmes que pretenden enseñar algo sobre la vida pero terminan siendo más pequeños de la intención que ellos mismos tienen. En otras palabras, son olvidables y olvidados en pocas horas y ninguno trascende. Creo que la razón clara es que se ha convertido en un tipo de cine poco creativo y que recurre a elementos pocos realistas que descartamos al notarlos. Win Win llegaba con esa misma promesa y por eso tardé tanto en verla. Me arrepiento.

Nos cuenta la historia de un abogado que se gana la vida defendiendo personas de pocos recursos. El mismo tiene problemas económicos al no poder sustentar la vida que siempre tuvo. Su vida también lleva una dirección difícil de cambiar: sus hijas crecen, su esposa no le para pelotas, su trabajo es aburrido y su única diversión viene de ser un entrenador de lucha libre en un colegio. La rutina le cansa y sin embargo no cambia su vida por nada del mundo. Necesita ser convencional por el bien de la estabilidad. Todo esto cambia cuando al defender un anciano casi demente se le presenta la oportunidad de ganar más dinero si se encarga del  mismo. Para esto le indica al juez en pleno juicio que el hombre debe permanecer en un hogar para ancianos en vez de pasar a manos del estado. Esto le promete un cheque sustancioso mensual si tan solo se encarga de él. Esta carga no le molesta. Pero hay otra que sí. El día de después de adoptar al anciano, un chico se presenta en la casa del mismo. Es el nieto del viejo y se ha escapado de casa. Su madre es irresponsable y decidió venirse a vivir con su abuelo quien prácticamente no lo conoce. Esto resulta ser incómodo pero viable para el abogado quien entabla una relación inusual con el joven y se llega a convertir en un padre sustituto.

La película nunca sufre de arrogancia y todo se mantiene en una corriente fresca y nunca pesimista. No ocurren las tragedias usuales (inclusive cuando la madre del chico aparece en escena), pero si existe el mensaje moral que toda película de este estilo debe tener. Se siente como algo real que estamos viendo y sin embargo conserva el tono gracioso y casi burlesco. Todo esto gracias a la espectacular actuación de Paul Giamatti y del chico en cuestión. Los dos al salir en escena se roban el corazón de nosotros con facilidad al interpretar personajes tangibles y queridos por cualquier sociedad. A esto debemos añadir el ensamble de secundarios que la película se jacta de tener. Todos y cada uno son válidos para cada escena. Gracias al director por presentar esta propuesta válida de un tipo de cine del cual ya estamos cansados. En esta ocasión lo filma con absoluta certeza de que está haciendo bien las cosas. Cree en el guión y en la historia contada. Nunca baja la guardia y mantiene la personalidad del cine independiente que es tan difícil de mantener (sobre todo al trabajar con actores de la talla de Giamatti).

No dejen de ver Win Win. Es una vuelta al cine personal, ligero, y carente de escenas cortas que no aportan nada. Aquí cada plano está hecho con ganas. Cada actor cree en lo que hace. Y al final nos queda una sonrisa en la cara y ganas de abrazar a quien tenemos al lado, apreciando las cosas buenas de la vida en el presente y la promesa de un futuro familiar mejor.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: