Crítica libros: Hellfire (1986)

Una vez más, John Saul nos cautiva con una historia sencilla sobre una familia recién conformada que se encuentra con los secretos oscuros de un pueblo aparentemente normal.

Autor: John Saul.

País: Estados Unidos

Como todos lo saben, John Saul es un autor de novelas que se especializa en lectura sencilla, corta, y muy fácil de digerir. Su género: el horror. Su legado es tan amplio como reconocido y es una verdadera lástima. Yo mismo reconozco que lo conseguí muy tarde y tal vez no debería haber sido así. Sin embargo, es un hecho que el autor desea mantenerse en ese perfil puesto que se nota que hace lo que le gusta. Su carrera es prolífica por las razones infames de una lectura barata. Pero esto no le resta importancia. Mis reseñas de los libros de Saul han sido monótonas puesto que nunca hay mucho que decir excepto dar el resumen de la historia y los valores literarios si es que los hay. Aquí sigo la corriente y sigo alabando la carrera del autor. Por más fácil que sea leer sus historias, es también inevitable pensar que no todo el mundo puede hacerlo.

Esta vez, el autor nos presenta Hellfire. Una novela que cuenta con los mismos recursos de siempre: entidades paranormales. Pero hay algo acá que resalta. Y es que el autor diseña una historia que radica en la falta de clímax y sin embargo entrega uno. La violencia es sutil en las novelas de Saul. Acá es un recurso adicional que aprecio enormemente. La historia cuenta sobre una familia recién unida. Carolyn y su hija, Beth, ahora forman parte de la familia Sturgess, quienes son los dueños de la ciudad. Carolyn se ha casado con Philip quien a su vez tiene una hija llamada Tracy y su madre anciana Abigail, ahora viuda, todavía vive. El dinero les abunda y Beth ahora debe entrar en una familia nueva y en la élite que conlleva el asunto. Pero cuando el padre de su padrastro fallece, la familia toma un nuevo rumbo y desea abrir un centro comercial en una edificación que al parecer está maldita. Esto es rechazado por Abigail quien está segura de que hay algo malo en ese edificio. Sin embargo, el proyecto sigue y Beth llega a conocer lo que vive en ese edificio maldito. Representa la maldad y un hecho oscuro en los Sturgess, quienes ven el legado de su familia amenazado por un pasado infame.

No es justo explicar la trama de una novela como esta en pocas líneas. No es apropiado ya que se cuenta al menos la mitad de la historia y esto es algo que rompe con mis principios. Sin embargo, el valor de la propuesta de Saul va mucho más allá. Sabe como darle humanidad a una familia absurda con diálogos absurdos. Sabe como conservar ese tono a lo bidimensional de una historia ficticia. Pero atrapa. Y como atrapa. Con una historia que se mueve sola y que no teme en presentar la tragedia repentina como un buen catalizador. Y la tragedia como clímax. Es genial. Aunque la reacción de los personajes sea demasiado inofensiva y poco visceral, es algo que estoy dispuesto a aceptar por el bien de un libro que no pretendía ser señal de un Pulitzer.

Es inevitable pensar en que la historia puede tomar un mejor camino (siempre pensé en que el autor se iba a atrever a atentar contra el pueblo entero en una masacre final). Pero no se le puede criticar algo a una idea original. La idea es de Saul. Es como el que ve una película y te dice “pero hubiese sido mejor si…”. Es algo que no tiene lógica. Es una idea que se debe respetar. Si es así, entonces ¿por qué ellos mismos no pensaron en una idea mejor desde un principio y hubiesen escrito algo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: