Gran cine: Snowtown de Justin Kurzel

Impresionante filme basado en la historia real del asesino en serie australiano más temido de la historia.

Dirigida por: Justin Kurzel.

Producida por: Anna McLeish, Sarah Shaw.

Escrita por: Shaun Grant.

Protagonizada por: Daniel Henshall, Lucas Pittaway, Aaron Viergever, David Walker, Louise Harris, Keiran Schwerdt, Bob Adriaens.

Año: 2011.

País: Australia.

Género: Drama

Duración: 119 minutos.

“Estamos efectivamente destruyéndonos mediante la violencia que se hace pasar por amor”

R.D. Laing

Hace días leía que Roger Ebert hacía un RT de un site que recopilaba informacción de críticos de cine de internet que daban su opinión de cual era la película que no podían ver en Halloween. Las opiniones eran divididas e inundadas de un tono inevitable de sarcasmo. Mientras leía esta lista y notaba las opiniones “serias” no podía dejar de pensar en Snowtown. Es a una película que no podría ver otra vez si me dieran la oportunidad. Tengo mucho tiempo esperando poder escribir la nota de Snowtown. Meses, casi un año, hasta que por fin me atreví a hacerlo. Me sometí a la dura tarea de verla otra vez con un ojo más crítico y menos propenso al shock. La segunda vez no fue suficiente para poder soportar ver este filme completo en un día. Lo siento pero no pude. Es por esto que estoy en ese grupo de gente que no podría ver una película otra vez. Mi caso es atípico. Soy persona de ver cine de horror. Me encanta el cine de horror. Quienes me conocen saben que puedo soportar la violencia como si fuera cualquier otra cosa retratada en el cine. Pero el caso con este gran filme es que la violencia es tan sugerida que dan náuseas el solo saber que esto ocurrió de verdad. No es la mejor manera de comenzar a recomendar un filme. Pero es la pura verdad. Snowtown es una película pesada, cargada de escenas sumamente difíciles de ver y que pretende contar una historia con un trasfondo impactante por la naturaleza de los hechos pero lo hace implementando un tipo de cine dramático y primitivo. La historia por más impactante que sea, no causa el shock que debería por lo que ocurrió sino por cómo todo llevó a eso.

El filme comienza con un vistazo profundo a una familia de un suburbio de la ciudad de Snowtown en el año 1992. La familia está obviamente quebrada con una madre divorciada, y tres chicos de edades que van desde unos 12 años hasta los 16. La madre tiene un novio en quien confía y mientras ella va a gastar dinero jugando lotería, el novio cuida de los chicos. También abusa sexualmente de ellos. Mediante una escena que implica una posible red de pedofilia nos damos cuenta de que muchas personas pueden saber esto y sin embargo nadie dice nada. Pero cuando un amigo homosexual de la madre cuenta lo que ocurre, ella decide liberarse del hombre que lamentablemente vive al frente de su casa. Los chicos, víctimas de la situación, no dicen nada. Todo hasta que una noche son despertados por el ruido de una moto. Quien la maneja es quien les viene a salvar la vida. Emocionalmente este hombre se convierte en la figura paternal de la familia. Pero también aprovecha la situación y la ingenuidad de los chicos para formar una red de asesinatos que pretenden acabar con cualquiera que amenace la estabilidad de la población. Dichos asesinatos ocurrieron en la vida real. Son conocidos como los asesinatos de Snowtown y quien los planificó y ejecutó es John Bunting, este “padre” provisional de la familia y quien se conformaría más tarde como uno de los asesinos en serie más prolíficos de Australia.

El valor del filme es absoluto. Su estudio incesante de la naturaleza humana y la violencia en la sociedad. Pero es interesante como el filme se enfoca en la visión del adolescente y la asociación con este hombre que puede llegar a ser su padre. John entra en la familia (y al parecer en cualquier otro lugar) como el hombre más bondadoso del mundo. Su mirada es intensa. Pero sigue siendo bondadoso al mirar. Su modus operandi al introducirse en el círculo es típico de alguien que desea cuidar: es un cocinero nato. Su relación con el chico es rápida y natural. Este chico ha sufrido abusos sexuales de su hermano mayor. Es obvio que está emocionalmente destruido y su corazón solo permanece vigente por la promesa intrínseca de una madre abnegada. Desea el apoyo de John, quien se lo proporciona y al mismo se convierte en el monstruo que es. A medida que la película revela quien es John, su transformación es exponencial. Al final nos cuesta creer que un hombre que parecía ser tan bueno, pudo terminar haciendo eso.

El poder de la película está encima de los hombros de sus actores principales. John es Daniel Henshall, un actor australiano poco conocido que acá interpreta el rol de su carrera. Henshall tiene la capacidad de mimetizarse con un toque paternal. Quien hace el casting debe respetar la realidad de los hechos y conservar la contextura física y emocional de los personajes. Con Henshall el trabajo fue perfecto. Lucas Pittaway es el adolescente traumatizado. Pittaway tiene un parecido inevitable a Heath Ledger pero con la diferencia de que nunca actúa para la cámara sino para la historia. Es difícil soportar la película sin soltar una lágrima viendo como el mundo de la familia se pudre por la presencia de elementos indebidos. Para seguir la corriente, los otros actores son extraordinarios. Increíble como la historia está tan bien contada y no hay escrúpulos para la verdad. Quienes están en la película se les nota emocionalmente afectados por la historia que llevan a cabo.  Snowtown es triste, fuerte pero triste. No hay decisión sobre lo que queremos sentir al final. Es inevitable el sentirse devastado por lo que acabamos de ver. Y lograr que sintamos eso con tan solo ver dos horas de película es sumamente inusual. Películas hemos visto muchas, pero no todas nos invaden el corazón como lo hace Snowtown. Con una narrativa lenta pero destructiva nos mete en el suburbio de una ciudad olvidada por el mundo, en donde simplemente un día llegó un superhéroe que acabó con los villanos. Pero se le sale de sus manos y pretende eliminar al mundo entero. Saber las intenciones de Bunting no es necesario para poder entender el filme. Recordemos que todo es visto a través de los ojos de un chico que ha encontrado al padre que nunca tuvo. Al padre que acabó con el monstruo que le violaba cuando tuviera ganas. El chico por más inocente que sea, conoce la venganza como plato caliente y la aplica porque no le queda otra. Su falta de esperanza está tan perfectamente retratada que llegamos a aceptar lo que hace. Las emociones son complejas pero es fácil entender todo cuando la realidad es expuesta a través de los ojos de un asesino con un hijo “nuevo” al que desea arreglar.

Imposible no destacar el trabajo de un director como Justin Kurzel. El guión está construido por el mismo y se nota la visión que tuvo desde un principio. Es una película pesada y gris. Con poca iluminación y un sol inocente que siempre se oculta por temor a la verdad. El director envuelve a los actores en planos difíciles y poco personales. Los coloca en el medio de campos cerrados de visión, y su agonía emocional se nota por sobre todas las cosas. El suburbio es un ambiente en donde no es difícil pintar la historia. Es imposible no sentirse agobiado por la pobreza y la falta de esperanza que el vivir ahí implica. John llega con una esperanza inmersa en su sonrisa. Con él llega el sol. Si bien sus intenciones son horribles, en momentos nos identificamos con la causa de no querer hacer sufrir más a la gente. El director juega con esto. La interpretación de la historia es subjetiva en momentos difusos pero objetiva en momentos claros. La cámara no sigue siempre a John y lo pinta como un asesino slasher típico. Lo perfila como un justiciero por razones que no deberían existir. Lo que convierte a John en un antisocial no es lo que quiere hacer sino cómo lo hace. Es fascinante cómo percibimos esto en menos de dos horas de metraje. Particularmente me gusta destacar a directores que nunca tienen miedo de filmar cosas que son difíciles de ver. El asesinato de Troy por el grupo de John y Robert y la ejecución por parte de su hermano es algo que nunca puedo ver completamente. Debo recurrir al fast forward para poder seguir viendo. Lo siento pero no puedo. No cae en los absurdos del torture porn del cine de horror actual pero es mucho más impactante que cualquiera que hayan visto últimamente. Pero sigue siendo una joya del cine por lo bien que está hecha. Con un alcance corto pero con una producción personal, Kurzel filma la película de su vida. Conoce el caso de Bunting y lo interpreta a su manera pero conservando los detalles terribles de la tragedia australiana del los ’90. No le doy justicia a lo que es la película mediante mis palabras. Solo quiero que sepan que es una película inolvidable por las razones infames que implica su historia. Pero también la muestra visual vale oro. Una historia como esta no todo el mundo puede hacerla. Pero contando con actores tan buenos el resultado es impresionante.

Por favor busquen Snowtown. No será fácil de encontrar pero el hallazgo vale oro. Lo garantizo. Y recuerden, mis palabras no expresan ni un 1% de lo necesario que es ver este filme. Una obra maestra del cine australiano.

Un trailer

Entrevistas

Extracto de un programa en Discovery Channel sobre los asesinatos

Comments

  1. Anónimo says:

    Yo la acabo de ver hace escasamente 4 días, y he quedado sumamente impactada; y eso que la ví ya empezada, a mitad de película, más o menos. Drama, sí que lo es, por las circunstancias en las que le toca vivir a este pobre chaval, pero sobretodo es terror, terror en estado puro. Saber que la historia es real y que hay individuos capaces de hacer esas atrocidades a otro ser humano. Absolutamente recomendable , pero con escenas no aptas para cualquiera. Yo tampoco pude ver entera la escena del asesinato de Troy. El final es altamente desasosegador, y te deja con un nudo en la garganta.

  2. Anónimo says:

    Se me olvidó añadir que los actores son excelentes, lo que junto con una dirección magistral, hacen que se trate de una gran película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: