Crítica cine: Amour (2012)

OPCC_01_AMOUR_8.14_Layout 1

Georges y Anne son una pareja de ancianos de caso ochenta años. Ellos viven retirados y disfrutan de recuerdos de un pasado como maestros de música. Un día, Anne tiene un ataque que la deja en un estado que pondrá a prueba el amor de ambos.

Dirigida por: Michael Haneke.

Protagonizada por: Emmanuelle Riva, Jean-Louis Trintignant, Isabelle Hupert, William Shimell.

País: Austria, Francia, Alemania.

Genero: Drama.

Duración: 127 minutos.

Amour es la película nueva del austríaco Michael Haneke, quien se ha encargado de renovar los fundamentos de la polémica mediante la introducción de un cine profundo, pesado, y poco comercial. Esta no es la excepción. Si bien es el caso más notable del célebre director, es difícil dejar de preguntarse si la gente al fin pudo entender lo que representa una película de Haneke, la cual no se mueve dentro de los estándares de la industria sino que promueve un tipo de cine diferente, lleno de sustancia y absuelto de cualquier necesidad de ir por lo corriente. La verdad es que no lo sé. Si la gente (críticos y espectadores habituales) al fin entendió el cine de Haneke, no veo por qué este haya sido el trabajo mediante el cual lo hicieron. Claramente no es su mejor película. Pero lo que si tiene Amour de diferente, es que recrea una situación delicada y habitual de la manera más cruda posible. Si alguna vez hubo un llamado a ser realista, Amour de Michael Haneke es el método más poderoso para esto.

La película empieza con una escena clave, en la que policías y bomberos irrumpen en una casa de la que emana un fuerte olor. Las puertas han sido aseguradas con cinta pegante. Se necesita de gran esfuerzo para poder descubrir lo que hay adentro. Cuando logran entrar al cuarto principal, yace en la cama, el cuerpo de una anciana en estado de descomposición, con flores en sus manos y en la cama y en representación gráfica de un funeral silencioso. Dicha anciana será nuestra protagonista junto a su esposo. Juntos deben enfrentar la inminente muerte por vejez de la mujer. La película contada en flashback recorre todos los caminos inciertos de un momento tan terrible como es la muerte. El saber que viene es horrible, pero enfrentarla en carne propia es algo que no todos sabemos hacer. La relación de ambos ancianos es el emblema de la paciencia y la espera y el eje principal de la trama de Amour, un filme diferente sobre algo que nos ocurrirá a todos.

Mucho se ha dicho sobre el filme pero nadie desarrolla la idea. Pocos comentan sobre el por qué Amour es considerada la película del año. Haneke desarrolla por todos y se jacta de decir que no hay simbolismos y que él no quiere filmar algo que se espere y que signifique algo en específico. Haneke filma pensando en un producto final y en una reacción. Complementa la puesta en escena con un sentido realista que es distorsionado por escenas que no concuerdan con un patrón y con una edición que no es líneal. No es art house, es Haneke como siempre ha querido ser. El filme nos presenta una situación común y la retrata a su manera. Con crudeza y con un absoluto fetiche a lo vulnerable de la situación, la película nos conquista muy lentamente, utilizando la simpatía de un personaje moribundo y de otro que no entiende bien lo que ocurre y sin embargo debe aceptarlo.

Pero lo que describo no es lo que seguramente verán. Una de las primeras escenas nos pone al frente del público de un teatro en donde un concierto se presentará. Haneke nunca fija la vista en un solo objetivo (recordemos  Cache y su escena final). Si vemos la escena más de una vez, encontramos a nuestros protagonistas. Pero lo encontramos porque sabemos que Haneke juega con esto. Pero para quien no conozca la carrera del director, queda abismado por la escena en la que un grupo elitesco de observadores te observa y uno no sabe qué hacer si no someterse a una pieza venidera de emociones que nos hará cambiar de percepción. Pero en otras escenas, la película nos desvía la vista de lo obvio y nos mete en lo metafórico, sin necesariamente querer hacerlo. Haneke insiste en que la escena de la paloma revoloteando no significa nada. Pero es obvio que sí. Para una escena tan difícil de filmar (el actor debía atrapar a una paloma dentro del apartamento en una plano fijo; solo él sabe cuántas veces intentó hasta que lo logró), el director nos somete a una tortura para medir nuestro nivel de tolerancia. Si alguien más interpreta, me encantaría saber que opinan.

Amour termina de manera poco repentina pero nunca responde algunas cosas. Dichas cosas se las dejo a ustedes para que las piensen y si pueden las discutan. Pero después de que decidan, pregúntense sobre lo relevante de las respuestas. Pregúntense si realmente vale la pena buscarle significado a todo. Amour no es sobre respuestas. Es sobre la paciencia y la tolerancia de quienes nos tienen que soportar en un lecho de muerte. Difícil dejar de imaginarse si Haneke no quiso agregar al título un signo de interrogación

Calificación: ***1/2

Un trailer

Comments

  1. Anónimo says:

    Debo admitir que mientras la veia iba sumergiendome en una atmosfera depresiva y gris… Trata una realidad comun, que sucede pero que nadie quiere ver ni ser conciente… Yo creo que este es el verdadero amor… No solo se rie, tambien se llora…

    • Federico Furzan says:

      Ese el tema principal de la película. El acto de amor más primitivo puede ser tan horrible como un acto violento.
      Buen comentario. Ojala la realidad fuese tan común como esta.

      Saludos, sigue comentando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: