Gran cine: Inglourious Basterds de Quentin Tarantino

2009-inglourious_basterds-1

Una película basada en la visión de Tarantino sobre lo que debería haber ocurrido con el conflicto entre Nazis y judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Dirigida por: Quentin Tarantino.

Producida por: Lawrence Bender.

Escrita por: Quentin Tarantino.

Protagonizada por: Brad Pitt, Christoph Waltz, Eli Roth, Diane Kruger, Daniel Brühl, Til Schweiger, Mélanie Laurent, Denis Menochet, Mike Myers, Sylvester Groth, Michael Fassbender, August Diehl, Omar Doom, B.J. Novak.

Año: 2009.

País: Estados Unidos, Alemania.

Género: Bélico.

Duración: 153 minutos.

Cuando alguien es malo conmigo, simplemente lo convierto en una víctima en mi próximo libro.

Mary Higgins Clark

En términos de entretenimiento, no hay quien lo haga como Quentin Tarantino. El director ya es sinónimo de garantía de que sus películas serán una experiencia diferente. Cuando empezó su carrera, mostró al mundo de que era capaz de hacer películas violentas, con alto calibre dramático y de comedia negra. Pero lo más interesante que siempre nos demostró este hombre visionario es que el cine es un método perfecto para cambiar vidas. No sólo hablo de cuanta calidad sus películas garantizan, sino hablo de que al filmar ciertas situaciones de manera tan particular, uno no puede ver el mundo de la misma manera. El término “Tarantinesco” se hace cada día más popular entre todo el mundo porque lo absurdo cada día se hace más normal. Pero el cine de Tarantino tiene una cualidad inigualable entre los estantes de los grandes directores. Y es que tiene capacidad de cambiar la historia a su manera. Muchos le califican de postmodernista y otros le ven como un niño malo que no quiere ser bueno. El buscar justificación a sus métodos es inútil puesto que Tarantino no quiere pertenecer a ninguna ola. El es único y así quiere quedar. Ciertamente que eso nos demuestra con Inglourious Basterds, del año 2009.

InglouriousBasterds

Cuando Tarantino escribe, sabemos que sus historias no contarán siempre algo realista. Ni siquiera idealista. Cuando al hacer los guiones pretende romper todo tipo de posibilidad de ser enmarcado en un género, Tarantino logra su objetivo. Lo interesante de esta propuesta en particular es que el director nunca toma un pedazo de historia y lo transforma. En su cabeza, la historia está aprendida a través del cine y de sus menudos destellos de luz hacía una guerra que todos creen conocer. Por supuesto que hay miles de testigos que nos podrían decir que ocurrió en realidad. Pero Quentin se olvida de todo esto, y nos escenifica el “¿Qué hubiera pasado si…?” con un contenido que va contra los cánones del buen gusto y se jacta de ser de mal gusto. Taratino está orgulloso de su obra y así lo demuestra en cada escena de Inglourious Basterds hasta llegar a su final en donde exclama mediante un personaje que este podría ser su mejor trabajo. Y si ríe de nosotros porque sabe que no lo es, pero así lo percibirá el resto del mundo. Tarantino no nos engaña. Simplemente nos regala una fábula que todos deseamos que se hubiera convertido en realidad.

Inglourious-Basterds-inglourious-basterds-18440706-1499-1000

La película cuenta una historia ambientada en la Francia ocupada por los Nazis. Primero que nada conocemos al coronel Hans Landa en una escena avasallante en donde se introduce como personaje naturalmente de villano. Describir esta escena es imposible sin delatar lo que finalmente ocurre. Solo diremos que conocemos a Landa y a Shoshanna, una judía que se escapa de las garras del alemán. Seguido a esto llega la hora de conocer a los Bastardos, un grupo de norteamericanos judíos que se encargan de matar Nazis. Luego vemos como Shoshanna ahora vive como exiliada y refugiada. Ha adoptado otra identidad y es la encargada de un cine. En este cine ocurrirá un clímax final en el que Shoshanna organiza un complot para acabar con cabezas nazis y los Bastardos se encontrarán en esta misma situación. Sé que mi descripción es terrible pero en realidad nunca he servido para este tipo de cosas. Solo puedo decirles que olviden lo que acaban de leer y vean por ustedes mismos la película.

basterds1

Lo primero que podemos decir de Inglourious Basterds es que es una película creada en la mente de Tarantino. Toda escena ya está planteada millones de veces en la podrida mente del director. Lo interesante es que nunca Tarantino baja la guardia en cuanto a estilo y siempre mantiene la película en un eje gracioso y trágico. Su división típica de capítulos nos mueve a un ritmo indetenible y frenético. Su puesta en escena es admirable, considerando que está metiéndose con algunos elementos históricos, lo cual a muchos parecerá ofensivo. Inglourious Basterds es un espectáculo narrativo en el que no existen reglas. La falta de moral  es icónica y por esto es que de una película tan violenta, salimos con semejante sonrisa en la casa. Tarantino se da el lujo de fantasear con las posibilidades y nos regala el retrato subjetivo de un sueño anti pacífico pero “moral”.

Inglourious-Basterds

Gran parte de este ambiente paralelo e históricamente cuestionable está moldeado para que existan personajes por los que vitoreamos pero que son moralmente destructivos. Tarantino se apoya en tres personajes principales. El héroe (el jefe de los Bastardos, Brad Pitt), el villano (el increíble Christoph Waltz), y la heroína (la preciosa Mélanie Laurent). Ese sentido de caricatura siempre es vigente en la película en la que no hay razones para sentirse aburrido. La heroína nos hace aterrizar rápido con sus lágrimas pero nuevamente toma las riendas típicas de una vendetta personal y nos introduce en un final histórico, en el que Tarantino se atreve a cambiar la historia, utilizando al cine como un infierno en llamas. Es tan literal su interpretación de la venganza, que no es posible despegar los ojos de la pantalla mientras la cara de Hitler es vuelta trizas por las balas.

hans-landa-inglourious-basterds-22818575-1280-854

La propuesta podría funcionar como una especie de ecuación reparadora para el resentimiento hacia la Alemanía Nazi. Pero en realidad es sumamente ambiguo lo que el director pretende hacer con la película. Tarantino se encarga de escribir la historia desde su punto de vista y utiliza al cine como el ambiente principal en donde los sueños se vuelven realidad. Suena un poco tajante y anti Nazi mi comentario pero es que es la realidad. Cuando vemos a cientos de alemanes ardiendo en llamas mientras la cara de Shoshanna se ríe en una proyección de cine en una pantalla de humo, no podemos evitar sentir admiración por quien imaginó esto. Tarantino va a sus raíces del western y nos diseña una película sin género para que todos entendamos cual es su manera de ver la historia. Todos discuten sobre el tema bélico y que sobre el mismo se debería posicionar la película y no estoy de acuerdo. No es una película bélica. Si tenemos que fijarla basándonos en algún fundamento creo que el término “venganza” es apropiado para esta ocasión. Tal cual como Kill Bill, Inglourious Basterds presenta la venganza como el tema principal que hace que las piezas se muevan.

Film Title: Inglourious Basterds

Esto es Tarantino en su mejor momento. Pertenece a una élite “odiada” por la industria. Lo principal es que nunca se deja llevar por un proceso de producción por medio del cual tiene que respetar algo. Y el ejemplo más claro es que nadie puede decir que la película sigue un patrón, un género, un formato. Tanto ver películas mientras eres encargado de un video club debe distorsionar la mente. Así lo demuestra el director, cuando hace homenajes claros al western, al serie B, a las películas de samuráis y otras cosas. Pero lo interesante es que al hacer todo esto, Tarantino crea un género en el que solo él puede filmar. El uso recurrente de soundtracks inapropiados, la narración atípica en el género con el que se juega, la violencia como llave para improvisar. Todos estos elementos son esenciales para poder entender el cine que Tarantino nos presenta. Su principal rasgo que es la conversación imperante y que precede a un ataque hace que el director no sirva como presentador nato. Simplemente niega el suspenso y nos desvía. El shock causado por tales arranques es producido por lo inesperado del momento.

Una verdadera joya del cine.

Un trailer

Entrevistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: