Crítica cine: Life of Pi (2012)

life_of_pi_ver2_xlg

Un joven naufraga y en medio del desastre solo quedan él y un tigre de bengala en un bote. Ambos construyen una relación fantástica que desafía los límites de la imaginación.

Dirigida por: Ang Lee.

Protagonizada por: Irrfan Khan, Suraj Sharma, Ayush Tandon, Gautam Belur, Tabu, Adil Hussain, Vibish Sivakamur, Gérard Depardieu, Rafe Spall.

País: Estados Unidos.

Género: Drama, aventura.

Duración: 127 minutos.

La fantasía es un género que permite llevar lo ordinario a ser extraordinario. Solo hace falta una historia, pequeña o grande, que pueda ser llevada a cabo en el género. El cine se presta para esto. Y los avances de Life of Pi pintaban una posible aventura extraordinaria de un chico que debe sobrevivir a una tragedia con la ayuda de un animal. Lo cual es magníficamente fantasioso en esencia. Todo apuntaba a que iba a ser una película crucial en lo técnico pero con una historia particularmente blanda. Ahora después de haber visto la película, puedo afirmar que no tenía ni idea de lo que iba a resultar. Es una experiencia poder descubrir la verdad sobre lo que representa Life of Pi. No se trata de que es algo trascendental y que cambiará el mundo con un punto de vista cabalístico. No. Es una historia sencilla, pero contada de manera extraordinaria.

La película empieza con un hombre que debe contar una historia a otro. Este deber obedece a que alguien le dijo que la historia era tan increíble que podía inspirar al otro a creer en sí mismo y poder escribir una novela. Pi es quien cuenta su historia y el autor que lo escucha es quien nos emula como espectadores. La historia de la vida de Pi inicia con la vida en la India de hace décadas. El padre de Pi tenía un zoológico, pero cuando se pone difícil la situación, deben migrar. Su vida llena de alegrías, amor y una búsqueda incesante de significado a la vida toma un giro en el que debe madurar y aceptar la realidad. En el viaje a una nueva vida, el barco naufraga y la historia de este hombre se convierte en una de supervivencia, junto a un tigre salvaje. La historia que se supone debe generar esperanza para el autor incrédulo se convierte en un viaje por lo mágico de la percepción personal de cada quien por lo extraordinario.

El cine es un método infalible para contar historias extraordinarias. La creatividad que se imprime a una idea puede convertirla en una historia que vale la pena contar. En Life of Pi, ocurre algo parecido. Tenemos la historia increíble de alguien que ha sobrevivido a un hecho horrible y se lo cuenta a otra persona quien claramente no tiene una mente abierta. Pero lo interesante es que nosotros somos tan escépticos en nuestra naturaleza que solo logramos aceptar la película al principio como una muestra de ciencia ficción o aventura, sin poder ver más allá y poder aceptar la realidad indiscutible que eventualmente es revelada por quien cuenta la historia. No sin antes reconocer que nuestra vida puede cambiar por algo ajeno a lo nuestro, y algo que otra persona pudo vivir. Sí, es posible.

La película está ambiciosamente dirigida por Ang Lee, quien toma la cámara y filma sobre un lienzo digital de magia y aún sabiendo esto, nos hace sentir lo magnífico del sentimiento de un personaje. Life of Pi se perfila como una aventura donde se supone que hay un final feliz, pero justo en una escena se rompe este paradigma con el descarte de lo habitual. La escena de la que hablo involucra a un tigre que no voltea la mirada. Cuando la vean sabrán de lo que hablo. El director presta su energía para poder llevarnos a creer en lo increíble y al final nos presenta lo que realmente pasó con crudeza. Esto contado por medio del personaje principal es tan humano que nos pone los pelos de puntas. Apoyarse en la historia es lo que debería haber pasado, pero el escritor y el director se van hacia lo riesgoso de una historia que no necesariamente cuenta con efectos especiales y que todo se trata de una metáfora. Se trata de cómo nuestra mente puede ver las cosas.

A este punto muchos ya deben saber que la película tiene un giro que no es crucial pero si rompe el aura del género. Lo interesante es que dicho giro nunca le quita valor a la propuesta. Al contrario, nos hace sentirnos más humanos, por haber creído en una historia extraordinaria aun sabiendo que no podía ser verdad. Y es que eso nos hace humanos. El poder de la decisión.

Calificación: ****

Un trailer

Comments

  1. Anónimo says:

    No la he visto pero de seguro este review me inspira a verla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: