Crítica cine: Silver Linings Playbook (2012)

Silver-Linings-Playbook-Poster

Tras pasar ocho meses en una institución mental, y descubrir su escondida bipolaridad, Pat debe volver a casa con sus padres y redefinir el concepto de cordura junto a una madre demasiado pasiva, un padre supersticioso y un amor nuevo que promete curarlo.

Dirigida por: David O. Russell.

Protagonizada por: Bradley Cooper, Jennifer Lawrence, Robert de Niro, Jacki Weaver, Chris Tucker, Anupam Kher, Julia Stiles, Shea Whigham, John Ortiz, Paul Herman.

País: Estados Unidos.

Género: Drama, comedia, romance.

Duración: 122 minutos.

Suelo ser escéptico con las películas dramáticas que con un posible toque de comedia romántica. No tolero cuando una película me presenta una situación y por justificar una relación entre dos, entonces se manipula todo para generar un final feliz. Mi error es suponer que toda película cuyo proceso de publicidad “prometa” ser así, entonces sea así. Es una asociación que, debo admitir, no tiene sentido. Con Silver Linings Playbook sentí que estaba más equivocado que nunca. Aquí tenemos una película dramática, de una gran fortaleza romántica, pero esencialmente apoyada en la depresión que supone una enfermedad mental. Es algo difícil de explicar, pero Silver Linings Playbook representa un cambio importante en la historia de géneros como la comedia, el romance, y el drama. Y es que presenta una situación emocionalmente compleja y la resuelve completamente sin utilizar algún McGuffin absurdo que pueda generar escepticismo en espectadores como yo. Es una película buena porque sabe como atar cabos, y nunca radica en lo ridículo y en lo sobreactuado. Se desarrolla con facilidad sobre una plataforma de situaciones irreales pero motivadas por el amor de familia y la medicina que el mismo puede llegar a representar para alguien enfermo.

Pat es un hombre que ha estado por varios meses internado en un hospital psiquiátrico luego de un ataque de violencia contra el amante de su esposa. La madre de Pat es una señora abnegada que casi niega los puntos negativos de su familia por el bien de la unión y la estabilidad de todos. Es la roca que los ata a todos. Ella le busca ese día y lleva a Pat a casa. Su casa. Donde creció junto a su padre obsesivo por la superstición por un equipo de futbol americano, y un hermano que no tiene problemas mentales y ya no vive con ellos. El regreso de Pat a casa está oscurecido por un padre que no entiende la enfermedad de su hijo por estar demasiado pendiente de sí mismo. Pero Pat no es ninguna víctima. Es obvio que no ha superado su bipolaridad recién descubierta. Supuestamente Pat desea demostrarle a su esposa que ha renacido y que puede trabajar en el matrimonio. En el proceso de rehabilitación, Pat conoce a Tiffany, una chica traumatizada por la muerte de su esposo y la reacción promiscua a ese problema. Ambos deben superar los traumas de cada uno, y en el proceso conocen los problemas que esa unión puede traer.

La película se lleva a cabo por el poder dramático de sus dos actores principales. Bradley Cooper y Jennifer Lawrence son Pat y Tiffany respectivamente. Ambos interpretan papeles excelentemente escritos por alguien que conoce a la enfermedad (esto lo supongo). Junto al director, recurre a lo primitivo de la soledad para darnos una película que en momentos puede ser deprimente pero rápidamente salta a lo gracioso. Como su personaje principal, uno podría decir que es una película bipolar. Nunca resuelve género y simplemente va con una situación absurda que se resuelve de manera absurda. Es obvio que es una pareja que debe terminar de la mejor manera posible, de la manera que Hollywood supone.

Pero no se siente como una típica película romántica. Aunque los elementos estén ahí, no desviamos la mirada para descartar la propuesta. Es la razón perfecta para decir que el cine romántico y dramático puede ser perfecto, que los finales felices son a veces necesarios para poder seguir creyendo en la fuerza del amor.

Los personajes de Silver Linings Playbook se mueven dentro de una esfera delgada de cordura. Nunca salen de un círculo de rabia y gritos y locura. Pero en calma pueden representar que sienten lo dañino de una enfermedad mental y la necesidad de estar con quienes verdaderamente te quieren. Como Pat, no resolvemos esto hasta el final, cuando con cordura manipula la situación final para que todo se de a su mejor. Fuera de cámara, el personaje principal resuelve su locura, y se da cuenta que la solución siempre estuvo ahí, que lo convencional de la sociedad no siempre es lo mejor que uno puede mirar.

Un filme romántico y poderoso que nadie debe dejar de ver.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Comments

  1. Mmiethe says:

    Gracias por la recomendación, acabo de verla y me encantó!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: