Crítica cine: Zero Dark Thirty (2012)

Print

La historia “real” de lo que ocurrió durante la caza del hombre más buscado en la historia de Estados Unidos.

Dirigida por: Kathryn Bigelow.

Protagonizada por: Jessica Chastain, Jason Clarke, Joel Edgerton, Mark Strong, Jennifer Ehle, Kyle Chandler, Chris Pratt, Taylor Kinney, Édgar Ramírez, Mark Duplass, Frank Grillo, Stephen Dillane, Fares Fares, Harold Perrineau, James Gandolfini.

País: Estados Unidos.

Género: Drama.

Duración: 157 minutos.

Lo que realmente ocurrió en el atentado para capturar a Osama Bin Laden que recientemene llevó a cabo el gobierno de Estados Unidos es algo que nunca podremos entender porque nunca sabremos realmente que ocurrió. El testimonio de quienes estuvieron involucrados es lo único que tenemos a la mano. Así lo presenta Zero Dark Thirty, la película que retrata la búsqueda del hombre más buscado por la justicia de Estados Unidos. No está basada en el testimonio de una sola persona ni de alguien en específico. Pero esto no quiere decir que no presente a la ficción como el motor que nos lleva a un desenlace dramático y verdaderamente impresionante. Creo que al final todo se trata en lo que queremos creer sobre lo que pasó. Algunos me tildarán de propagandista y de pro yankee y la verdad no me importa. Yo sigo creyendo que nunca sabremos que ocurrió pero así como con cualquier película basada en un hecho real, yo decido comerme el cuento con el objetivo de disfrutar una película.

Nuestra protagonista es una mujer. Maya. Ella ha sido quien ha liderado todo el proceso de inteligencia que puede llevar a la captura de Bin Laden. Desde el principio la presentan como un elemento humano en medio de un grupo de seres que casi podrían parecer inhumanos porque quieren respuestas y son capaces de torturar. La primera escena que involucra a Maya la pinta como alguien inocente que no debe estar ahí y que no sabe por qué está ahí. Luego en un punto, se nos revela que Maya está ahí por decisión de alguien que creyó que ella era la indicada porque podía ser objetiva al ser totalmente novata. Al final, ya Maya terminó su búsqueda y su propósito en vida ya ha sido definido. Vivir con la sombra del cansancio. Sus lágrimas son sinónimo del poco reconocimiento que ella misma se da por haber capturado al monstruo socialmente repudiado por los atentados terroristas del 11 de septiembre. Maya debe luchar contra la marea de un gobierno machista e incrédulo para que puedan creerle que ella sabe dónde se esconde Bin Laden. Ella lo sabe porque es experta en el asunto. Pero por ninguna otra cosa. Acá en Zero Dark Thirty no hay un militar que actúa como un super hombre y lo sabe todo. Tampoco hay una revelación final de último momento que cambia la vida de los involucrados. No hay un conteo final de una bomba. Al final solo hay supuesta justicia y un desánimo que se siente como se sintió cuando supuestamente mataron a Bin Laden y nos lo revelaron. Después de tantos muertos, guerras absurdas y la diplomacia en exageración no tenemos otra cosa que sentir que cansancio eterno por lo injusto de gente inocente involucrada.

La película está perfectamente dirigida por Kathryn Bigelow quien toma la cámara y filma con lente fetichista a una heroína que debe desligarse de los estándares de la femineidad para poder cumplir un objetivo. Maya no tiene ningún tipo de sentimiento que no sea la tristeza por no superar. Ella desea justicia por razones que no conocemos. Bigelow filma un conflicto sin balas con el uso de tensión en el guión armado con inteligencia. La división entre capítulos es fuerte y relevante. Solo nos muestran algunos detalles de la incesante búsqueda y al final nos presenta un montaje final que es digno de estudio para quien gusta del género. Esta escena final en un cine es un placer. Cuando termina, hemos sudado lo que no sudamos en un maratón. Un logro parcial para Bigelow.

Jessica Chastain interpreta a Maya en el papel más importante de su corta carrera. Su versatilidad es clara como el agua en una película que la usa como un objeto para poder llegar a un objetivo.

Como dije antes, decidí creer, y Zero Dark Thirty es una película que se apoya totalmente en el tour de force que su última escena representa. Si bien sentimos una carencia notoria de detalles oficiales (me parece curiosa la falta total de figuras oficiales del gobierno; sabía que ocurriría algo así pero no sabía que iban a obviar por completo), no se puede negar que es una ideal ejecución de una historia que nadie conoce.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: