Crítica cine: Lincoln (2012)

Lincoln-poster

Retrato parcial de la vida de Abraham Lincoln, el famoso presidente de Estados Unidos que logró que se aboliera la esclavitud.

Dirigida por: Steven Spielberg.

Protagonizada por: Daniel Day-Lewis, Sally Field, Tommy Lee Jones, Joseph Gordon-Levitt, Gloria Reuben, Gulliver McGrath, Stephen Henderson, Elizabeth  Marvel, David Strathairn, Bruce McGill, Joseph Cross, Dakin Matthews, Hal Holbrook, Lee Pace, Peter McRobbie, James Spader, Tim Blake Nelson, John Hawkes, Jackie Earle Haley, Jared Harris.

País: Estados Unidos.

Género: Drama.

Duración: 150 minutos.

He escuchado como muchas personas han dicho que no verán Lincoln porque les parece propaganda barata sobre un héroe nacional en Estados Unidos. Y yo me pregunto si es que hemos perdido la capacidad de ver con objetividad a quienes hicieron un cambio en la sociedad solo por la estúpida razón de que se cree en una causa rencorosa contra un imperio. Cuando vamos al cine olvidamos estas cosas, lo hacemos para eso. Quienes van al cine pensando en que buscarán una razón para vivir, entonces les puedo decir que están en el lugar equivocado. Lincoln es un pedazo de la vida de un hombre con visión humana que quiso liderar un cambio. No veo nada de malo en esto. Al contrario, al conocer tan poco la vida de este hombre, nos queda corto el relato que la última película de Spielberg nos cuenta. Pero esto no quiere decir que la propuesta sea propagandista. En realidad dista mucho de serlo.

Resumir la trama es bastante sencillo. El año es 1865. Lincoln está en la cumbre de su mandato, pero la guerra civil sigue siendo un tema álgido para la población. La pelea contra el sur es un tema que no descansa. Sin embargo, el presidente vive una diatriba emocional. Su familia está arraigada al pensamiento de un hombre pasivo. La muerte de uno de sus hijos es impactante para su esposa. Su hijo pequeño es inocente de todo lo que ocurre. Su hijo grande desea luchar y su padre no desea que muera en una guerra en la cual ya no cree. Pero Lincoln está centrado en solo una cosa. La abolición del concepto de esclavitud es lo más importante para el presidente, y en esto se centra la película. La lucha para aprobar la Enmienda 13 que acabaría con la esclavitud.

Lo ideal es que Spielberg desde el principio le quita las características de héroe nacional a un personaje que ciertamente lo fue. La primera vez que vemos a Lincoln es bajo la lluvia, saludando a soldados que acaban de llegar de la batalla. Estos soldados declaran su vehemencia a Lincoln con ímpetu y miedo. Pero a pesar de que el presidente está en un pedestal, su voz calmada lo hace ser uno de ellos. Un soldado emocional que nunca dejó de creer en sus principios. La construcción del filme se apoya mucho en la evolución de Lincoln como padre, esposo y presidente. Tres roles que si bien son diferentes, el personaje los afronta con exceso de personalidad. Pasiva pero ahí está. No podemos dejar de pensar en la presencia de Lincoln en conversaciones en las que no está. Era una fuerza imparable para una nación que tenía que salir adelante. Spielberg nunca sobrepasa los límites para entregarnos una película de guerra. Hace una película sobre los pensamientos de Lincoln, sobre sus conversaciones, sobre sus fracasos y sobre sus desequilibrios.

El actor principal es Daniel Day-Lewis en uno de sus mejores roles. Absorbe el personaje como si fuera él mismo y en ocasiones pareciera que esa burbuja se va a romper para mostrarnos un momento exagerado y revelar que es un actor interpretando a un personaje histórico. Pero nunca ocurre. Day-Lewis demuestra la versatilidad que tiene como actor y en todo momento se apodera de la escena. La composición de toda secuencia depende totalmente del poder emocional del actor. Tommy Lee Jones y Sally Field tienen dos personajes de reparto cruciales para la vida de Lincoln. No se si para la película, pero es obvio que imprimen fuerza a las contrapartes necesarias del personaje de Lincoln.

Spielberg tiene materia para lo dramático. Acá lo demuestra con un talento indiscutible. La puesta en escena que debe manejar es poderosa en esencia pero humilde en estilo. El director prefiere un bajo perfil para poder llevar a un personaje sumamente importante a la vida. Es difícil descartar una película que retrata un momento histórico. Muchos lo harán por su contenido político. Puedo decirles que Lincoln no es un filme tan político. Si creen en la igualdad de las razas, me entenderán.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: