Crítica cine: Tesis sobre un homicidio (2013)

tesis-sobre-un-homicidio-poster-las-pelis-de-camilito

Un famoso abogado y profesor de leyes sospecha que un terrible asesinato ha sido cometido por un estudiante de su clase e intenta enfrentarlo y todo se convierte en un juego demasiado peligroso.

Dirigida por: Hernán Goldfrid.

Protagonizada por: Ricardo Darín, Alberto Ammann, Arturo Puig, Calu Rivero, Mara Bestelli, Fabián Arenillas.

País: Argentina.

Género: Thriller.

Duración: 91 minutos.

Podríamos decir que el cine latinoamericano sufre de una  lentitud en manera de progreso de guiones y estética visual si lo comparamos con la industria gigante de Hollywood. Pero aclaro, esto no quiere decir que las películas siempre sean malas. Al contrario, hay bastantes que son de alta calidad y que rompen el molde con el uso de una buena historia que simplemente tenía que ser contada. Pero es un poco injusto que este destello de calidad venga tan poco a las salas. No se si es que los buenos guiones no están siendo filmados, o si es que la industria está dominada por unos pocos que toman todas las decisiones y no visualizan un “futuro”. Realmente tampoco me importa mucho. Así como pasa con las buenas películas de este lado del mundo, todo viene de un toque de creatividad que alguien supo utilizar.

Pero es la historia. Siempre debe ser la historia la que domine, la que cautive, sin depender de un sabor visual que nos deje sorprendidos. En un lado del mundo en el que el presupuesto de una película es limitado, siempre dependemos de que alguien haya escrito un buen libro y se quiera adaptar o que alguien tenga una gran idea y pueda ser desarrollada. Todo esto que digo se olvida al hacer Tesis sobre un homicidio, un filme “prometedor” que no sabe manejar una historia simple y se esmera en ser sorprendente al estilo Hollywood. Una buena historia no es bien adaptada y como borregos vamos al cine a “disfrutar” de una película que termina por ser aburrida y curiosamente típica.

La película cuenta la historia de Roberto Bermúdez, un abogado/profesor de leyes/autor que tiene una vida pacífica, solitaria y carente de emociones. Su logro máximo es haber publicado un libro sobre leyes y servir como catedrático en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Un día, el célebre abogado recibe en su clase al hijo de un amigo abogado. Este chico promete como un gran estudiante. Pero Roberto es un tipo desconfiado, abrupto en personalidad. Las conversaciones que tiene con el estudiante son unidireccionales. Roberto siempre desconfió de la gente y esta vez no es la excepción. Pero todo cambia un día cuando hay un terrible asesinato al frente de la facultad, y Roberto empieza a sospechar y se convence de que el estudiante es el asesino. El juego de gato y ratón se convierte en algo siniestro cuando la cordura del profesor se ve amenazada por un sospechoso sumamente inteligente.

El gran problema con una película como Tesis sobre un homicidio es que se considera que puede ser buena por el solo hecho de que cuenta con un elenco famoso. Al estar ambientada en una ciudad como Buenos Aires se presta para ser filmada en un ambiente enigmático y nocturno. Pero todo esto se descarta por el director que se convence de que la historia, al ser adaptada de un bestseller, debe ser buena. Confía demasiado en un escritor que no sabe manipular una historia para que sea convincente y verdaderamente impactante. Pero no es todo lo que hace mal. Lamentablemente con un título como ese, la película depende de un gran enigma que debe ser resuelto. La posibilidad de que no todo sea como creemos está ahí, vigente y pendiente para ser explotada por un espectador que siempre, siempre es inteligente y no puede ser visto como un autómata por el director. La resolución del filme es abrupta, simplista y poco impactante. Se supone que debemos quedarnos con un final terrible que revela de manera canónica que un asesino es el que siempre hemos pensado. La verdad esperaba otra cosa de un filme que pretendía ser inteligente y terminó por ser blando.

No puedo decir que hay mérito de parte de un personal que se nota con poca presencia frente a la cámara. Darín nunca había estado aburrido. La chica Rivero se debería quedar en las telenovelas. Pero Ammann es el peor del grupo. No hace falta terminar el filme para saber cuales son sus pretensiones. De hecho no hace falta ver ni cinco minutos de metraje para saber como terminará esto. Fatal.

Háganse un favor. Antes de ver una película, no piensen en la campaña publicitaria, los trailers, posters o grandes estrenos. Todo puede ser parte de un complot para llevarte a ver una película arrogante que simplemente no está bien hecha.

Calificación: *

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: