Crítica cine: Chasing Amy (1997)

persiguiendo_a_amy_1997_5

Holden se enamora perdidamente de Alyssa, y a los pocos minutos descubre que ella es lesbiana. Pero eso no lo detiene para tratar de convencerla de que él es el apropiado para ella.

Dirigida por: Kevin Smith.

Protagonizada por: Ben Affleck, Joey Lauren Adams, Jason Lee, Dwight Ewell, Jason Mewes, Kevin Smith, Casey Affleck, Brian O’Halloran, Matt Damon.

País: Estados Unidos.

Género: Comedia, romance.

Duración: 113 minutos.

Ahhh, los 90. Una época dorada en la que la generación X se rebeló atreviéndose a ser diferente. Todo el mundo deseaba tener camisas de cuadros, y cantar en una banda de grunge. Pero ese descontento del joven con la sociedad es lo que más caracteriza a la época. La homosexualidad estaba siendo aceptada poco a poco por esferas sociales que necesitaban acabar con tabúes, mientras que el SIDA tomaba fuerza para convertirse en un asesino letal 100% efectivo. Pero el miedo era opacada por la necesidad de ser diferente. Es el objetivo de esta generación que siempre estaba con un cuestionario existencial entre sus manos. Es obvio que el amor también forma parte de esta discusión interna que todo joven tuvo. Pero curiosamente la época de los 90 carecía de películas de amor que pudieran ser creíbles o que pudieran hacernos creer en lo imposible de un amor que no debe existir. ¿Demasiada realidad? No lo se. Chasing Amy es un filme que nos permite ir a la época con el uso de un amor que nadie entiende y sin embargo por la fuerza del mismo, pudiésemos defenderlo.

Kevin Smith es un cineasta que pertenece a la época,  y siempre creyó en la voz del joven, ese ser inteligente en el que nadie creía. Se inauguró con creces, creando el universo de Kevin Smith al presentarnos Clerks, su primera película sobre un par de jóvenes con nada mejor que hacer que discutir y caerse a golpes. Suena simplista pero su situación era mucho más profunda que la de cualquier otro personaje de cine que habla solo y se pregunta a sí mismo porque no puede conseguir amor. Smith emula esta situación presentándose como un elemento que filma desde adentro el sentimiento de un joven enamorado en los 90. Pero la presentación es bastante superficial. Pero es Smith, y sólo por ser él, estamos dispuestos a aceptar cualquier “versión” que él piense sobre un sentimiento.

La película cuenta la historia de un dibujante de cómics cuya vida está llena de vacíos que solo llena con la presencia de su mejor amigo que también escribe con él. Ambos se la pasan de convención en convención firmando autógrafos. Es la vida ideal para cualquiera de nosotros. Todo hasta que el dibujante principal conoce a una chica hermosa, también dibujante de cómics, y un prospecto ideal para lo que él “busca”. Pero hay un “problema”, la chica es lesbiana. Esto no lo detiene, y empieza a tratar de convencerla, y con esto se enciende la chispa de un filme íntimo y gracioso sobre la fuerza de un sentimiento.

El guión de Chasing Amy es sumamente tenaz. No sigue a cualquier corriente de comedia romántica y sin embargo presenta la situación con suficiente seriedad para que sea considerada algo creíble. El tema era un tabú en la época y Smith utiliza esto para darnos su toque vulgar e irreverente de una situación que no todos vivimos pero que al final entendemos porque se trata de dos personas locamente enamoradas que simplemente no siguen estándares y ahora deben seguirlos.

Gran virtud tienen los actores que siguen un patrón que el director perfila bien desde un principio. La adorable Joey Lauren Adams interpreta a una heroína humana que siempre se mantienen en personaje. Su capacidad de tener los pies bien puestos sobre la tierra y al mismo tiempo ser un personaje adorable por razones ilógicas es algo que no toda actriz puede hacer bien. El resto de sus compañeros se mueven entre la fina línea de lo caricaturesco y lo realista de Smith para pintar a sus personajes.

Disfruté Chasing Amy al no ser típica y al recordarme que la época existió y nunca la olvidaremos.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Comments

  1. Mhhh me dejas pensando en los 90s, pero yo que los viví (naci en 1970) en mi generación no teníamos esas ideas que comentas, nos tocó una etapa de cambios pero no había esa actitud liberal hacia el sexo en América latina como si la había en EUA. Esta película me parece un desfogue personal del director y lo dicen en varios sitios de la web, que el director se inspira en su actriz protagónica pues salió con ella algún tiempo y se inspiró en esa relación para escribir el guión además el rarísimo final donde Ben Affleck propone un trío sexual es francamente gratuito al igual que la suposiciones de la homosexualidad de Jason Lee. No puedes generalizar a una generación ni a una década por una película menor donde el director narra su muy particular alucine por una actricilla vulgar y de voz terriblemente desagradable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: