Crítica cine: Midnight Cowboy (1969)

cowboy_de_medianoche_1969_1

Un hombre inocente de Texas se muda a New York en busca de una mujer vieja que lo mantenga por sexo, pero solo encuentra a un amigo muy especial.

Dirigida por: John Schlesinger.

Protagonizada por: Dustin Hoffman, JonVoight, Sylvia Miles, John McGiver, Brenda Vaccaro, Barnard Hughes, Ruth White, Jennifer Salt.

País: Estados Unidos.

Género: Drama.

Duración: 113 minutos.

La película Midnight Cowboy es uno de los dramas más poderosos que han salido en Hollywood. Se cataloga como culturalmente relevante en la historia del cine y la de Estados Unidos. Todo esto es lo que previene el ver una película de 1969 de la que se ha hablado muchas veces por ser el único filme de censura X en haber ganado un Oscar a mejor película (igual es por la época, no es tan fuerte). Contiene dos actuaciones de Dustin y Hoffman y Jon Voight que se ganan la atención en segundos. Pero ¿es una buena película? No.

El filme va sobre un hombre texano que se muda a New York para buscar convertirse en un juguete sexual de alguna dama rica y vieja. Es claro que se vende así, cuando también desea prostituirse. La película presenta esta situación en una secuencia que no debería existir. Cuando el vaquero inocente llega a la gran ciudad se topa con una realidad indiscutible representada por un mundo podrido, homosexuales por doquier y un amigo. Dicha relación es lo que llama la atención de la película. Del resto no hay mucho que pueda decir que me gustó.

¿Cual es el género de Midnight Cowboy?

¿Se suponía que Midnight Cowboy tenía que gustarme por la grandiosa interpretación de sus dos personajes principales?

¿Se suponía que la película merecía ganar el Oscar por mejor película y mejor director?

Son preguntas que todavía me hago después de haber visto la cuestionable y exitosa Midnight Cowboy, y que ciertamente se que no soy el único. Se supone que una película sirve para contar una historia, sin tener que adornar el lienzo en blanco con una capa artística que haga referencia a la época. Hay momentos en los que estamos viendo la película y se nos va la mirada al pensar que en realidad estamos viendo un comercial por un producto de Andy Warhol o un video musical. Solo basta que el director ponga a Voight o a Hoffman en pantalla para liberarnos de la carga innecesaria para concentrarnos dentro del ambiente de un filme dramático sobre la soledad, la fuerza del sueño y el realismo brutal que supone el despertarse. No es una película de Andy Warhol. Si han visto la película saben que me refiero a la escena de la fiesta y a la escena que la sigue. Un total error el haber dirigido la película sobre secuencias que no tienen sentido.

El director desea justificar mediante un pasado incierto del personaje principal. Con escenas de flashbacks deberíamos saber algo sobre lo que llevó al vaquero a este destino. Se entiende algo, pero lo que no logro aceptar es el hecho de que la película parece un ejercicio más que una afirmación. El uso de efectos de cámara es tan innecesario que molesta el verlos en una película con tanta capacidad de ser buena y con una confirmación constante de ser un filme regular por la falta de visión y la falta de desarrollo y una constante atención a detalles visuales que satisfacen al público con menos gusto dramático de la época. Se hace un esfuerzo claro por gustar y nunca se le da confianza a una historia, solo a sus personajes, quienes sí, son geniales, pero nunca pueden salvar la  película de ser una más del montón.

Calificación: **1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: