Crítica cine: The Lords of Salem (2012)

The Lords of Salem

Una DJ local en Salem recibe un disco de una banda llamada The Lords. Al reproducir el disco, la música desata el infierno.

Dirigida por: Rob Zombie.

Protagonizada por: Sheri Moon Zombie, Bruce Davison, Jeff Daniel Phillips, Ken Foree, Judy Geeson, Patricia Quinn, Dee Wallace, Meg Foster, María Conchita Alonso, Richard Fancy, Andrew Prine.

País: Estados Unidos.

Género: Horror.

Duración: 101 minutos.

Desde que Rob Zombie anunció que estaría interesado en hacer una película, la emoción de fans del género de horror nos emocionamos. Sabíamos que nada malo podía salir de la mente del músico que proyecta su trabajo en el rock al cine clásico de horror, las figuras modernas de la religión, y con ambos elementos ejecuta un género musical que no tiene comparación. Confiamos en Zombie por las influencias y le dejamos la puerta abierta. El resultado luego fue una carrera llena de talento, remakes, controversia, edición destructiva, y una influencia negativa de los hermanos Weinstein. Desde la incómoda (de forma positiva) House of 1000 Corpses hasta la poco entendida Halloween II, el director ha ido buscando el cómo salirse de las garras de un estudio; hemos podido ver sus “director’s cuts” y la realidad es que detrás de cualquier película de Zombie que veamos en un cine, hay otra que se pudre en rollos de película.

Hace años, Zombie anuncia que por primera vez hará una película sin la influencia de un gran estudio que pueda “destruir” la verdadera película. El nombre es The Lords of Salem, y con la misma prometía un viaje al infierno. Zombie no pudo haber sido más honesto. The Lords of Salem no sigue patrones. Es un universo de influencias que sirven para modelar el método para contarnos una historia difícil de contar. Y digo que es difícil porque no todo el mundo se atrevería a hacerlo. Para Zombie es natural porque es un cineasta nato y sabe cómo utilizar la puesta en escena para darnos capacidad para vivir sus películas. Esto siempre lo ha hecho pero los límites se mantenían por un tema de necesidad de tolerancia hacia sus personajes que eran esencialmente malignos y proyectaban violencia en todos los ángulos. Eran difíciles de soportar por más de hora y media y el director nos sometía. La diferencia con The Lords of Salem es que acá el director evoluciona para ser más sutil en el proceso. Si quieren ver como un director de cine muestra su verdadero ser, The Lords of Salem es la perfecta oportunidad.

La película nos introduce a un mundo de brujería, regalándonos como primera escena el retrato de un rito de las brujas de Salem. Esas mismas que serían sacrificadas por puristas que las catalogaban de satanistas. Detalles no daré porque son cruciales. Siglos después estamos en la actualidad. Una DJ de una radio local de Salem lucha entre su trabajo adictivo y las drogas que en algún momento dejó. Su vida es solitaria y oscura (literalmente). Solo sus compañeros en el programa de radio se interesan por Heidi. Un día, la confusa DJ recibe un regalo en la estación de radio. Es un disco de The Lords, una banda que nadie conoce. Cuando colocan el disco en el programa, la música es extraña y envolvente. Heidi es poseída por el sonido, así como las mujeres que escuchan el programa. A partir de acá se inicia el viaje al infierno mismo, cuando un historiador local nota que la música emula a un canto típico de las brujas de Salem y previene el regreso del pasado que a su vez puede traer el infierno a nuestro presente.

The Lords of Salem se sale de cualquier patrón que conozcan. Nunca sigue una corriente normal. La influencia del cine de horror de los 70 se une a una fotografía excepcional que diseña alguien que simplemente sabe qué historia quiere contar. Zombie filma en Salem, pero no lo proyecta como un pueblo atacado por su pasado. De hecho, pareciera que solo vivieran nuestros personajes y más nadie. Los espacios abiertos son descartados por el director quien se enfoca en un solo ambiente: el que nosotros queremos ver. El uso de elementos de la escena para iluminar y no de algo artificial hace de la experiencia algo más visceral que lo habitual. Un soundtrack increíble nos acompaña y nos prepara para un viaje sin destino conocido. Un destino que si bien llega tarde, el momento es apropiado. Zombie se toma su tiempo para prepararnos para la entrega de un producto final. Pero no conforma una historia normal. No hay un primer, segundo ni tercer acto. No es una película normal.

Heidi es interpretada de forma magnífica por Sheri Moon Zombie. La actriz se entrega por completo a un rol que posiblemente no sea difícil de interpretar pero su comunicación constante con el director le da más prestigio a una historia que por más apoyada en el ambiente que esté, está enfocada en una mujer que es arrastrada hacia la puerta del infierno. Y no hablamos de una película con grandes efectos, peleas, villanos. Zombie ejerce un efecto psicológico para lograr nuestra compañía, y con gusto le acompañamos para que nos muestre una película tan cargada de contenido que al final nos preguntamos si el enigma llega hasta ahí.

Decir más sobre The Lords of Salem es extenderme cuando no hay que hacerlo. La película es una experiencia sensorial que todo el mundo debe tener. Sin embargo debo decir: Quienes no sean fanáticos del género catalogarán la película como blasfema, aunque no pertenezcan a una religión. Quienes deseen ver cómo se hace cine diferente, no dejen de ver The Lords of Salem, una película que no se parece a ninguna otra que hayan visto.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: