Crítica cine: Iron Man 3 (2013)

iron-man-3-international-poster

La tercera entrega de la franquicia retrata a Iron Man 3 enfrentándose a un maligno terrorista y demonios internos que amenazan el desempeño de Iron Man.

Dirigida por: Shane Black.

Protagonizada por: Robert Downey Jr, Gwyneth Paltrow, Don Cheadle, Ben Kingsley, Guy Pearce, Jon Favreau, Rebecca Hall, Stephanie Szostak, James Badge Dale, Ty Simpkins.

País: Estados Unidos.

Genero: Acción, ciencia ficción.

Duración: 130 minutos.

Todo el que me conoce bien, sabe que no emociona mucho que todavía la saga de Iron Man siga generando dinero. Me cuesta aceptar una película de superhéroes que no es seria (tal vez en esto influya mi irrefutable amor hacia la visión de Batman de Christopher Nolan), carece de villanos poderosos y cuenta con la presencia del ego de Robert Downey Jr. Me cuesta aceptar mi escepticismo, pero existe. Ya no creo en este tipo de películas. Sin embargo creo en las nuevas oportunidades. Luego de despotricar contra el estreno de Iron Man 3 fui a verla. Por más escéptico que haya intentado ser, debo admitir que representa el cambio necesario para el personaje. Tal vez no sea una película perfecta, pero es importante.

En Iron Man 3 existen dos factores sumamente importantes que nos permiten disfrutar de un personaje que ya hemos visto en dos oportunidades anteriores y del cual muchos ya están cansados. Dichos factores son: un sentido serio y casi reflexivo de un superhéroe sin poderes, pero excesivamente inteligente que lo puede comprar todo pero que simplemente tiene una crisis personal, y la presencia importante de un villano que si bien no se iguala nunca en personalidad a su contraparte representa con sus periféricos una amenaza importante para el superhéroe ahora inseguro. Con esto disfruté Iron Man 3. Me dejé llevar, obvié los errores claros de la física incierta de las películas de Marvel, disfruté del humor de Downey Jr., y simplemente abrí los ojos.

Iron Man 3 inicia con una secuencia en la que nos vamos a una fiesta del Y2K en la que Tony conoce a una importante científica y un perdedor con una buena idea. La secuencia sirve solo para introducir a personajes que luego serán cruciales. En la actualidad Tony Stark es un hombre lleno de pesadillas. Su inseguridad viene por su cercanía a la muerte en The Avengers. Estados Unidos está bajo la amenaza de un villano a lo Osama Bin Laden llamado El Mandarín, quien ha desplegado ataques terroristas. Stark ahora cuenta con el apoyo incondicional de Pepper, quien preside Stark Industries, y a quien un día le llega un importante científico con una propuesta que puede cambiar al mundo. Es obvio que este hombre no representa bondad y Pepper de una vez descarta un método por medio del cual las extremidades se pueden regenerar (lo que significaría que alguien puede ser casi inmortal). Para Tony, el Mandarín representa una amenaza seria y el científico que flirtea con Pepper representa algo peor. Con cuál de los dos prefiere luchar es algo que ustedes mismos deben ver.

Para aquellos puristas que consideran que dije algo malo explicando la trama y creen que estoy equivocado: corríjanme.

Iron Man 3 es un despliegue desastroso (en un sentido agridulce) de efectos especiales de alta tecnología. El director sigue el patrón pero descarta el apoyo incondicional en secuencias físicamente cuestionables. Sin embargo de estas logra una que genera una tensión indiscutible: en Iron Man 3 existe un rescate en el aire que nunca, NUNCA, podrá ser igualado. Pero lo más atractivo de Iron Man 3 es la relación de Tony con su lado real, el humano, el vulnerable. Esto es representado de manera tradicional por la relación con Pepper que si bien, es más humana que antes, sigue siendo de poca química. Tony un día conoce a un niño quien hará lo suficiente para ayudarle. Esta relación es dorada en la saga de Iron Man, y retrata el mejor momento de la historia del superhéroe; esa admiración por alguien sobrehumano se nota aquí y se desvanece lentamente a medida que notamos que el niño puede ser más maduro que el mismo Stark porque simplemente le ha tocado madurar. Simplemente genial.

Existe un momento en Iron Man 3 que la trama sufre un giro. Acá me costó seguir. No veía el por qué un personaje debía ser alterado de esa manera y representado de manera casi cómica por conveniencia de la historia. Habría sido preferible ser más sutil y eliminar esa figura clave de otra manera. Pero supongo que la producción obliga a mantener el tono gracioso de la película, y aquí juega peligrosamente a ser ridícula y banal. Lo bueno es que nunca el director imprime tanto tiempo a esto y simplemente sigue adelante hacía una secuencia final larga y extendida por la necesidad de mostrar un efecto más.

En lo general, debo decir que la pasé bien viendo Iron Man 3 porque decidí hacerlo. Era un día que simplemente debía soltarme un poco. Luego de varios días, puedo afirmar que es una película muy bien hecha y dirigida hacia los fanáticos. Y es que de esto se alimenta una franquicia que parece interminable con sus secuelas y los spin offs. Pero si todas las secuelas se hacen con tanto cariño como se hizo esta, creo que es algo que podría tolerar, así tenga que soportar el ego de Robert Downey Jr. 

Calificación: ***

Un trailer

Comments

  1. Flavio says:

    La película iba bien hasta el final, que me pareció una verdadera porquería.

    Por otro lado, Robert Downey es perfecto para el papel, su ego se ajusta al tamaño de su traje de ironman, o viceversa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: