Crítica cine: Shame (2011)

Shame_Poster (1)

Un h0mbre adicto al sexo debe enfrentar su condición mientras recibe la visita indefinida de una hermana quien rompe con la rutina enfermiza.

Dirigida por: Steve McQueen.

Protagonizada por: Michael Fassbender, Carey Mulligan, James Badge Dale, Nicole Beharie, Alex Manette.

País: Reino Unido.

Género: Drama.

Duración: 101 minutos.

Steve McQueen es un director de cine de alto espectro sobre la emoción humana. Desde su única Hunger, ha demostrado que nunca tiene escrúpulos en mostrar al ser humano en su esencia más pura posible. No se trata de hacer películas de alto contenido dramático que simplemente muestran a un actor interpretar un rol. Se trata de que el director coloca la cámara en un puesto fijo y simplemente deja que las emociones fluyan basadas en una premisa poco narrativa pero sí atada a la reacción. La fuerza de una emoción es relativa en todas las muestras del director, y por esto confiamos en que el director siempre nos dará un vistazo a la realidad cruda y el poder que tiene la misma sobre la vulnerabilidad del espectador. Su cine no siempre es bueno o malo, pero al menos garantiza que impactará. Shame es su última película y sin duda alguna la mejor; se siente como un triunfo magnánimo del director sobre la industria fantasiosa de Hollywood.

En Shame, conocemos a Brandon, un ejecutivo exitoso de mediana edad que vive New York. Su vida no está llena de lujos. Sin embargo, su apartamento es blanco, pulcro y solo oscurecido por el lado “perverso” de quien habita en él. Brandon Sullivan es adicto al sexo. Su vida gira en torno a poder satisfacer su necesidad sexual todo el tiempo. Desde prostitutas cada noche hasta sesiones de masturbación en el baño de la oficina. Brandon recibe llamadas que no atiende nunca. Es su hermana Sissy que dice que lo necesita. El simplemente ignora por no querer cambiar su estilo de vida. Pero Sissy un día entra a su casa sin previo aviso y Brandon debe esconder su verdadera naturaleza por la presencia del elemento externo.

Shame recorre toda la étapa de un síndrome que avergüenza pero que puede ser tan natural como la necesidad. El sexo en Shame es sucio, sin emoción, y triste. Brandon sonríe y se conmueve sólo cuando ve que su propia hermana es un ser normal. Esa misma noche, Sissy consigue estar con el jefe de Brandon en su cama. La opción de su hermano es llorar de la rabia, mientras escucha como su hermana gime. Es diverso lo que siente. Puede ser excitación, puede ser envidia. Esto es ejemplo de lo que quiere el director (es solo un ejemplo puesto que la película está colmada de escenas de este estilo). McQueen recurre siempre a la posibilidad y así nos deja hasta el final, cuando nos enfoca a Brandon durante un destello claro de realidad y así culmina su visión.

La película no explora. Simplemente muestra el declive de un ser  humano ante la realidad. Es tan triste ver cómo esta persona no puede llegar a sentir nada que es conmovedor para el espectador. McQueen nos enfrenta con escenas verdaderamente fuertes. Brandon debe pasar por todo en Shame para poder resolver el enigma que el mismo representa; el título es tan simbólico como apropiado (shame significa vergüenza). Pero la película es mucho más que la historia de un hombre. La adicción al sexo podría considerarse como una condición ya casi normal. Todo lleva al sexo actualmente. Es casi imposible encontrar algun tópico que consumamos que no contenga algún indicio sexual. Esto nos hace preguntarnos si de verdad es Brandon el que debería sentir vergüenza y no nosotros que no podemos admitir que a veces, sí somos como él, incapaces de sentir emociones cuando entregamos el cuerpo a un momento de placer puro. Después de todo, Brandon hace cosas que nosotros mismos hacemos. Solamente analicen la escena del tren subterráneo. Admitan que alguna vez hicieron contacto visual con alguien y sólo pensaron en el sexo con esa persona.

¿Sintieron emoción?

¿Sintieron amor?

No respondan ni siquiera. Les podría dar vergüenza.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: