Gran cine: Blade Runner de Ridley Scott

blade_runner_xlg

Deckard, un Blade Runner (asesinos de robots), debe encontrar a un grupo de rebeldes quienes han encontrado una manera de volver a la Tierra para encontrar a su creador. Una obra maestra de la ciencia ficción.

Dirigida por: Ridley Scott.

Producida por: Michael Deeley.

Escrita por: Hampton Fancher, David Peoples.

Protagonizada por: Harrison Ford, Rutger Hauer, Edward James Olmos, M. Emmet Walsh, James Hong, Morgan Paull, Brion James, Hy Pyke, Daryl Hannah, Sean Young, William Sanderson, Joanna Cassidy, Joe Turkel.

Año: 1982.

País: Estados Unidos.

Género: Ciencia ficción.

Duración: 117 minutos.

“Creo que los robots deberían tener caras sólo si las necesitan.”

Donald Norman

Creo si la raza humana se extingue en algún momento puede ser por dos cosas: un virus o bacteria que pueda asesinar en segundos, o los robots tomarán posesión de nosotros y nos convertirán en esclavos. Es una creencia que por mi profesión podría ser vista como fantástica, pero con semejantes avances que tenemos hoy en día creo que es algo posible. Dependemos totalmente de la inteligencia artificial para poder vivir. Piénsenlo un poco y se darán cuenta como ya hoy en día somos esclavos de la electrónica y en ocasión decimos cosas como “no puedo vivir sin mi teléfono celular” o “sin Internet no tenemos vida”. ¿Cuál es la diferencia entre esto y vivir en un mundo donde habitamos con robots? Creo que ninguna. El peligro puede venir cuando esos robots se convierten en una amenaza. Y tengamos que vivir a merced de desarrollar una defensa auto suficiente que pueda protegernos para siempre y así evitar nuestra extinción. En las películas siempre ganamos, pero no por eso debemos bajar la guardia y pensar que somos invencibles ante el peligro de algo que cada día adoramos más.

Harrison-Ford-en-Blade-Runner

La ciencia ficción ha sido  un género cinematográfico y literario que con frecuencia ha utilizado esto como combustible para muchas películas. La amenaza constante y la definitiva. Pero no siempre vemos una propuesta de tono serio y ligado a otro subgénero como film noir. Es algo que puede ser considerado una utopía al mismo movimiento que pretende maximizar todas las posibilidades y siempre depender de los fantástico que puede ser un plano o un efecto especial. Blade Runner es una película de culto que no podría ser popular nunca. No se parece a ninguna otra y nunca sigue patrones fáciles de identificar. Utiliza la ciencia ficción como una escenografía para contarnos una historia severamente poderosa en tono dramático. Desafortunadamente no vemos propuestas como estas hoy en día. Y si preguntan por qué, solamente piensen en la última vez que vieron una película ambientada en el futuro que les hizo sentir algo. ¿Ahora ven? Simplemente hemos perdido la visión de pensar en lo posible y nos hemos conformado con los patrones.

blade-runner-1982-01-g

Blade Runner es una de las muestras más importantes de la ciencia ficción; su historia es fácil de reconocer y aceptar y no es algo habitual en el género. En esta el mundo ya se encuentra plagado con la posibilidad porque ya creamos los Replicants, y estos simplemente desean conocer a quien los creó para así extender sus vidas que solo duran cuatro años. El haber controlado la duración de sus organismos es un ejemplo claro de la insistencia humana por siempre estar al tope; pero quizás alguien pensó en la seguridad y preservación de la especie. Es algo que simplemente no se sabe. Blade Runner nunca explica el pasado oscuro que generó esta “guerra”. Los Replicants son vistos como amenaza porque son capaces de mostrarse como humanos y sentir emociones (la ironía es protagonista en este gran filme). Con estas emociones viene todo plagado de la posibilidad de que ellos puedan acabar con la vida humana como lo han hecho anteriormente. Afortunadamente para los humanos existen los “blade runners” que son una especie de mercenarios que deben acabar con los Replicants con tan solo verlos. Pero para Deckard, un “blade runner”, no todo es tan fácil cuando descubre el mundo oscuro de la creación de androides que pueden sentir.

blade-runner-original

Blade Runner es una película importante porque a pesar de claramente formar parte de un género como la ciencia ficción nunca se jacta de eso. Las naves espaciales y los grandes escenarios son acompañantes al sentimiento constante de oscuridad, perdición y desolación de una sociedad podrida que está gobernada por un ente poderoso que simplemente tuvo visión. En la ciudad de Blade Runner los espacios abiertos son mostrados como una posibilidad pero nunca nos muestra a personajes disfrutando de los mismos. Al contrario, todo el mundo se mueve en espacios cerrados y claustrofóbicos. Como si la grandeza se pudiera ver desde arriba y desde abajo solo se ve la realidad. Sólo observándoles desde cerca uno puede determinar que la evolución en Blade Runner solo es material, pero los humanos seguimos viviendo de la misma manera, sometidos bajo el poder de una gran corporación que todo lo controla y a la que las cosas se le pueden salir de las manos y nunca lo admitirán. 

blade-runner-1982-01-g

La moral es un tema que, Ridley Scott en materia de director, no suele colocar como emblema en sus películas. Este caso no es la excepción. Scott presenta una situación moralista que no necesariamente es fácil de identificar porque no estamos en esa época y no nos hemos presentado en una situación parecida. Pero diseñando un personaje central que es absolutamente transparente y funciona como esponja ante la problemática, Scott nos somete a tomar decisiones sobre lo que ocurre en la película y así determinar si lo que este hombre está haciendo está bien. La implicación de una posible situación romántica entre humano y androide nunca influye como un tema central pero sí da un extra a las preguntas centrales de la película: ¿Nosotros como humanos somos tan insensibles y autómatas que a veces podemos portarnos como un robot? ¿Puede un robot ser más humano que un propio hombre? Nuestro personaje central es un poderoso polo en esta situación y al final es testigo de esta gran verdad, pero huye a la realidad de un futuro incierto (al menos en la versión final del director, en la que el final cambia de forma drástica del original), tal cual haríamos todos. En Blade Runner no hay un cambio significativo para el humano ni su constante discusión moral, pero sí lo hay para los robots, amenazados y condenados cuando no deberían serlo.

el Hades en llamas

Deckard es casi un detective que narra sus aventuras como en la típica historia clásica donde la oscuridad reina en todos los aspectos de la vida misma (típico film noir). Es sutil su motivación. Es casi autómata ante sus emociones, pero poco a poco se va nutriendo de la realidad cuando debe luchar contra seres que no conoce, y sólo debe seguir el patrón de siempre. Dicha realidad es fuerte y densa para el cazador. Nunca ha sentido emociones como estas y ahora lo hace por alguien que supuestamente no debería sentir nada. Su personalidad es crucial para un filme que todo el tiempo presenta esconde su verdadero propósito y el final no es protagonizado por una batalla galáctica entre naves, sino por la lucha entre dos extremos que no tienen nada en común hasta el momento que deben pelear. Deckard abre los ojos y se da cuenta de que su naturaleza humana es inerte, pero sus emociones son posibles. 

blade-runner-ciudad

Ridley Scott dirige un filme de alta carga visual que sirve para meternos en la película. Sus planos largos y extendidos nos llevan a un mundo que nadie conocía y todavía sigue siendo vanguardista. El diseño por medio de storyboards (podría jurar que fue así) es una obligación para poder construir la contraparte de un filme dramático y claramente emocional. El cuidado a los detalles es algo que hace de Blade Runner un filme que lamentamos no poder ver en el cine en una pantalla gigante. Hay algunos filmes que se hicieron para eso. Lo otro que debemos resaltar es la música extraña que el compositor Vangelis utiliza en la película. El uso de sintetizadores que, para la época fueron una innovación, es perfecto y muy bien proyectado. No es por menos que la película no suena como algo hecho en los 80, sino que suena como una gran película de ciencia ficción. En conjunto, se compone para crear una película de ciencia ficción con todo el valor cinematográfico que deben implicar estas producciones. Y aún así, con grandes efectos especiales, todavía se siente que estamos viendo una película sin naves espaciales revoloteando por todos lados y simplemente estamos viendo una película perfectamente ambientada.

Blade-Runner_Rachel_Sean-Young

Antes las películas de ciencia ficción desafiaban al buen gusto porque había que jugar entre tener buenos efectos visuales y una historia interesante. Blade Runner se destaca con ambos factores, que terminan retroalimentándose para poder generar una película absolutamente perfecta, con tanta carga emocional que es difícil entender cómo no puede ser más exitosa. Pero seamos honestos, el gusto por la calidad se ha perdido mientras que los clásicos se siguen manteniendo en la epítome de los filmes que se deben ver para poder conservar la esencia de un género, o como en el caso de Blade Runner, de más.

Nota: Si piensan ver Blade Runner por favor busquen la versión de 117 minutos. Es la versión final del director. De todas las que he visto es la más completa.

Un trailer

Otro trailer

Opening scene

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: