Crítica cine: The Gate (1987)

La Puerta POSTER USA

Un niño y su mejor amigo abre la puerta a otra dimensión en un clásico de los 80 que incluye demonios, bandas de heavy metal con mensajes que ayudan, y un último recurso en forma de juguete.

Dirigida por: Tibor Takács.

Protagonizada por: Stephen Dorff, Christa Denton, Louis Tripp, Kelly Rowan, Jennifer Irwin, Scot Denton, Deborah Grover, Sean Fagan, Carl Kraines.

País: Estados Unidos, Canadá.

Género: Horror.

Duración: 85 minutos.

Los 80 fueron una época dorada para el género del terror. Es algo que he escrito muchas veces, y aún así lo seguiré repitiendo. Es un momento en la movida cultural en el que no hubo vergüenza de ningún tipo, no había límites para mostrar la sangre, no había miedo a pérdida de dinero en la taquilla. Todo, absolutamente todo se filmaba. Las productoras hicieron dinero y se conformaron por algún éxito inesperado. Y la legión de fanáticos yendo al cine mantenía una industria sin depender de grandes éxitos protagonizados por actores. En los 80 nacieron los clásicos modernos, se revivió la escena de la serie B en el cine. En este grupo entra The Gate, un filme poco pretencioso que nunca podrá ser catalogado como un excelente filme, pero hace el trabajo, y representa un punto válido de la época. Suficiente para verlo una vez más.

En The Gate, conocemos a un chico normal que pasa por una mini crisis en la que su hermana ya no quiere estar con él porque ella ya tiene sus amigos adolescentes. Ahora él sólo está siempre con su mejor amigo, quien es un fanático del heavy metal. Un fin de semana, los padres de los hermanos se van a pasar unos días afuera de la ciudad, y estos chicos se quedan solos. Pero en días anteriores, un relámpago cayó sobre el jardín de la familia. Durante su fin de semana, en el que hacen fiestas, los chicos descubrirán que su jardín aloja un portal hacia otra dimensión. Y este portal ha sido abierto por alguna razón. Se desata el infierno en la tierra. Supuestamente.

Recuerdo con claridad la primera vez que vi The Gate de Tibor Tákacs. Era solo un niño que amaba las películas de terror y cualquier oportunidad que tenía para ver alguna, no la perdía. Esta vez no fue la diferencia. Recuerdo haber adorado la película. Unos efectos especiales geniales (para la época), una relación saludable con una hermana (ambos personajes se parecen a mi hermana y a mí), la presencia de heavy metal con alusiones a lo satánico (y por consiguiente tabú), y otros elementos hacían de la película algo disfrutable para quien solía disfrutar de lo “malo” en el cine, y no daba mucha atención a detalles. Años más tarde, sigo disfrutando The Gate por pura nostalgia, pero es una realidad que no es una muestra perfecta del género.

La película es clave por su carga de buenos efectos especiales. Hay una amplia dedicación a convertir los efectos en algo deslumbrante para esa época y así se logra. En algún momento se integra la realidad con la animación y es en este punto en el que empezamos a olvidarnos del guión mediocre para enfocarnos en el ambiente creado por el equipo técnico, unos villanos desnudos y diminutos, y el uso de recursos típicos de la época como cualquier grupo de palabras de la biblia para poder batallar contra una fuerza mayor. No puedo decir que hay algo más que eso, excepto alguna que otra toma que nos hace recordar esa época genial que tanto disfrutamos.

Es una película para ver con cerveza en mano, riéndonos del debut de Stephen Dorff.

Calificación: **1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: