Crítica cine: Pacific Rim (2013)

245941id1b_PacRim_1sided_120x180_2p_400.indd

La guerra entre humanos y seres gigantes de otra dimensión puede terminar en un apocalipsis si no se sacan las grandes armas. Y cuando digo grandes, créanme. Fanáticos de Guillermo del Toro, prepárense. Esto es épico.

Dirigida por: Guillermo del Toro.

Protagonizada por: Charlie Hunnam, Idris Elba, Diego Klatenhoff, Rinko Kikuchi, Charlie Day, Burn Gorman, Max Martini, Robert Kazinsky, Clifton Collins Jr, Ron Perlman, Charles Luu, Lance Luu, Mark Luu, Robert Maillet, Heather Doerksen, Santiago Segura, Joe Pingue, Brad William Henke, Larry Joe Campbell, Robin Thomas.

País: Estados Unidos.

Género: Ciencia ficción.

Duración: 132 minutos.

Recuerdo cuando vi Jurassic Park por primera vez. No recuerdo haber respirado durante toda la película y tener la boca abierta por el asombro. Nunca había visto algo parecido. Mi mente fue sorprendida por algo tan épico, innovador y “realista”. Spielberg logró cautivar la atención al presentarnos criaturas como nunca las habíamos visto aunque fueran digitales. El hecho es que eran tan grandes que me sentí invadido por la pantalla (consideren que en 1993, las pantallas de cine era MUCHO más grandes) y en algún momento hice flashback a una época que no viví. Esas primeras veces en las que la audiencia sintió que lo que había en pantalla podía amenazar la integridad de quienes estaban en la sala de cine.

Mi reacción con la primera escena de Pacific Rim ha sido la misma. Me mantuve en la misma posición durante toda la película. No recuerdo haber sentido algo parecido desde que vi la maravilla de Spielberg sobre dinosaurios. Generar este tipo de reacción en un espectador que ha visto mucho no es algo fácil. Kudos a Guillermo del Toro por hacer Pacific Rim, un filme que a muchos asombrará, a otros los devolverá a una época de monstruos fascinantes y gigantes.

Primero que nada, tratemos de resumir. La raza humana ha estado en amenaza constante desde que monstruos colosales, mejor conocidos como Kaijus han empezado a salir del mar donde se ha abierto una puerta a otra dimensión. La destrucción masiva nos llevó a construir robots gigantes, mejor conocidos como Jaegers, que son controlados por expertos que se almacenan en sus cabezas metálicas. Las batallas son épicas y por años nos mantuvimos luchando hasta que empezamos a perder la guerra; los robots no son suficientes o los monstruos se volvieron más inteligentes. Ahora solo construimos murales que puedan bloquear el acceso de estos gigantes. Pero esto representa la extinción. Todo hasta que debemos volver a antiguos recursos obsoletos. Los Jaegers vuelven a la batalla y todo queda en manos de algunos pocos que pueden “manejarlos”.

Puede parecer un poco vaga la descripción pero no hay otra forma de hacerlo sin hacer referencia al elemento humano que sin duda alguna termina por ser sorpresivo y lo suficientemente presencial como para hacer contraste a las batallas colosales que Guillermo del Toro ha incluido en Pacific Rim. No tratemos de obviar lo que es bastante obvio: es una película sobre robots gigantes peleando contra monstruos gigantes, pero en este tipo de películas nunca nos sentimos sosegados por un elemento humano. Pero del Toro se da el lujo de desarrollar a sus personajes dentro de un marco dramático fuerte y logra que los veamos cómo se deben ver. Son humanos, cometen errores, sienten.

Guillermo del Toro es un director que nació para hacer películas con pura fantasía. Pacific Rim es un tributo absoluto a la época dorada de Godzilla y otros monstruos que destruían ciudades enteras, pero del Toro integra este tributo con elementos originales e inspirados en obras de arte. Es increíble todo que el director hace con su mente antes de construir una película. Su visión cargada de imaginación de límites nos permite ver otros mundos. Pero en Pacific Rim se va lejos de los escenarios a los cuales estamos acostumbrados. A pesar de que la película depende en alta dosis de batallas digitales, el director se asegura de hacerlo todo épico que sigue deslumbrando con este tipo de imágenes inclusive en el año 2013. En la actualidad tenemos filmes como Transformers, y aún así, Guillermo del Toro se mantiene alejado de la dependencia de la belleza visual (coreografías absurdas de robots luchando contra robots) y enfoca imágenes sucias sobre una batalla imperfecta, donde los robots son torpes, no son invencibles y fallecen después de haber sido atacados por otros monstruos.

Pacific Rim renueva la fe de muchos en el cine fantástico y a otros refuerza la fe en un director con talento natural que simplemente necesita las herramientas para llevarnos a mundos increíbles que nadie más puede imaginar. Nuestra confianza en del Toro no es una clave para disfrutar la película, ya que todos disfrutarán.

No es man porn.

Es épico.

Es Pacific Rim.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: