Crítica cine: The Interrupters (2011)

poster3

Documental sobre un movimiento liderado por los interruptores quienes son “ex criminales” que intentan eliminar la violencia de los barrios de Chicago.

Dirigida por: Steve James.

País: Estados Unidos.

Genero: Documental.

Duración: 125 minutos.

Crecí en un país en el que la violencia nos dominó desde el principio de la democracia. La misma llegó después de haber tenido conflictos violentos. Es una parte de la historia que no podemos borrar. Pero supongo que todo país llegó a ser “país” de la misma manera. Ya es una cultura aceptada y hasta enseñada en sistemas escolares. Pero cuando un país vuelve a ser violento y pierde la categoría de ser civilizado, levantamos la alerta y empezamos a catalogar a la actualidad como una época violenta e injustificada. No tiene nada que ver el hecho de que nuestros ancestros batallaron. Algo renace en el pueblo que siempre se ha mantenido con un perfil de civil. No es naturaleza violenta. Es algo más. Llamémoslo necesidad de ser violento para no entrar en polémica; ya sea por hambre o cualquier otro factor, no podemos negar que la violencia se amplificó en los tiempos actuales.

Lo interesante (y lamentable) es que no hemos llegado a una solución para calmar esta necesidad de ser violentos entre nuestros cohabitantes. Sin embargo (y aquí yo mismo entro en el grupo pasivo), no hemos propuesto mucho. Vivimos quejándonos de que la violencia ha crecido. Pero te pregunto a ti mismo lector, ¿Qué has hecho tú?

¿Nos hace falta vivir la violencia para convertirnos en seres activos pacifistas?

¿Necesitamos más tragedia?

¿O necesitamos un modelo?

Después de ver (y vivir) la crónica que el documental The Interrupters representa, queda bastante claro que la solución al problema está lejos. Pero al menos alguien sabe cómo llegar, y ese es un ejemplo que debemos seguir. No me cabe duda que los seres retratados en esta película tienen una solución en las manos y la están aplicando. Aunque sea en otro país, y en otro tipo de sociedad (que los latinoamericanos critican y dicen que son más violentos que ellos mismos), es identificable lo que están aplicando como paliativo y está resultando. The Interrupters representa la realidad misma, que nos hace sentir que la solución a un problema básico está en un movimiento que siempre hemos catalogado como digno de ficción.

The Interrupters es un documental que muestra un movimiento llamado Cease Fire. Dicho movimiento está conformado por ex convictos, ex criminales, o cualquier otra persona que haya estado asociada al crimen en algún momento. La rehabilitación fue posible para ellos, y ahora ellos se encargan de predicar contra la violencia en las zonas violentas de Chicago. Pero no todo es tan fácil como suena. No todo es tan posible. Su forma de predicar es agresiva e invasiva. Recorren las calles, tocan las puertas, y se colocan en medio de peleas físicas. Atienden a funerales y llaman la atención de jóvenes. Realizan intervenciones. Todo, absolutamente todo, lo intentan. Si lo logran o no, las ganas de alcanzar el cambio final, es algo que no se explica en The Interrupters, pero es que tampoco es una película sobre un objetivo alcanzado. Es una película sobre la posibilidad, sobre el primer paso antes de un cambio positivo: Aceptar que alguien puede cambiar si quiere.

The Interrupters no es un documental estructurado de manera fina y estética. No está editado para impactar por medio del recurso cinematográfico al que apunta. Su estilo es sucio e informal. Pero tampoco la idea es adornar algo terrible. Solo se pretende presentar un hecho terrible cuyas circunstancias son curiosamente tristes, y repetitivas. No hay necesidad de que esto sigue pasando y sin embargo sigue pasando. The Interrupters nos presenta el “por qué” de manera directa e indiscutible. Si esto no les impacta, entonces no creo que sean capaces de vivir en sociedad.

Muchos dicen que la película es una vaga propaganda de un grupo de rehabilitados. Pero para mí es mucho más que eso. Es el vivo retrato de una nueva oportunidad. Y en esto creo. En el cambio. Una vez más, los mal llamados “salvajes” son quienes nos enseñan a cambiar nuestra forma de vivir en comunidad. Si podríamos ser un poco más humildes, notaríamos que el secreto se esconde en las experiencias, y más experiencias que las que puede tener un criminal no hay.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: