Crítica cine: Wake Wood (2011)

Wake Wood - A4Poster

Los padres de una niña fallecida pueden pasar tres días más con ella si. Pero quien regresa no es la hija que amaron. Es otra cosa. Eso creo.

Dirigida por: David Keating.

Protagonizada por: Aidan Gillen, Timothy Spall, Eva Birthistle, Ella Connolly, Ruth McCabe, Amelia Crowley, Brian Gleeson, Dan Gordon, Aoife Meagher, Tommy McArdle.

País: Estados Unidos.

Género: Reino Unido, Irlanda.

Duración: 90 minutos.

Con frecuencia, quienes solemos ver cine de terror, nos preguntamos por qué hay películas que caen tan bajo después de haber incurrido en una promesa clara de ser una buena película. Ya estamos cansados de que no haya suficiente creatividad en el género y casi siempre tenemos que ver lo mismo. O al menos tenemos que ver como una película tiene que terminar igual que otra. Lo peor es cuando esa idea está claramente copiada de otra que ya hemos visto. Esto es suficiente para dejar de ver la película y descartarla por completo.  Pude terminar Wake Wood por lástima. Estaba al frente de una película que podía haber sido diferente al resto y sin embargo nunca se le permitió. No soy de esos que investiga el proceso de producción de una película específico, pero en este caso me encantaría saber qué ocurrió.

Wake Wood retrata la vida de una pareja que ha perdido a su hija. Han pasado meses y no logran recuperarse del dolor. Deciden mudarse a un pueblo pequeño donde todo el mundo se conoce. Es obvio que los secretos no existen en su nuevo hogar y pronto descubren que los habitantes practican un ritual extraño en las noches en el que logran resucitar a los muertos. La idea de ambos es automática. Quieren ver a su hija por unos días más y lo logran, pero lo que regresa de la muerte no es su hija, es algo más. Ese algo más es tan indeterminado, y tan poco interesante que quita las bases de lo que podría ser una buena película.

Wake Wood es una película muy parecida a Pet Sematary. Tan parecida que es imposible recordar que esa idea ya se usó una vez. Pero la única cualidad del filme se traduce en que mientras la vemos no necesariamente recordamos aquella obra inspirada en un clásico literario del horror. El escenario que Wake Wood usa es un pueblo en el que todos quisiéramos filmar algo si se nos diera la oportunidad. Hacer una película solo de los habitantes, de los lugares recónditos y de los rituales nocturnos resultaría en algo mucho más efectivo que lo que fue Wake Wood. Igual no solo esto puede salvar a la película de la muerte segura. El recurso utilizado en su segundo acto es terriblemente manejando por un director que no otorga importancia a lo posiblemente diferente sino a los estándares de lo que ya hemos visto antes. Insisto, Pet Sematary es una inspiración para Wake Wood y no hay ninguna intención de eliminar la conexión.

¿Se ha olvidado el arte de hacer buenos filmes de terror?

Es una pregunta que me hago todas las veces que veo una película de terror que es sencillamente mala, y afortunadamente hay propuestas que me hacen olvidar la pregunta. Estamos en una época en la que estamos volviendo a ver cine “clásico” de terror. Y un atributo innegable de esta nueva onda es que estamos viendo películas que extrañamente usan los elementos de sus raíces. Ya sea en técnica, o simplemente ambientación de historias, nos estamos yendo a lo “viejo”, a lo nostálgico del género. Pero es imperdonable confundir eso con realizar una copia barata de los clásicos de culto. Wake Wood comete este inolvidable pecado.

Calificación: *

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: