Crítica cine: Dallas Buyers Club (2013)

dallas-buyers-club-poster1

Después de ser diagnosticado con SIDA, Ron Woodrof decide ayudar a los enfermos mientras él mismo trata de lidiar con la enfermedad.

Dirigida por: Jean-Marc Vallée.

Protagonizada por: Matthew McConaughey, Jennifer Garner, Jared Leto, Denis O’Hare, Steve Zahn, Michael O’Neill, Dallas Roberts, Griffin Dunne, Kevin Rankin, Bradford Cox, John Tabler.

País: Estados Unidos.

Género: Drama.

Duración: 116 minutos.

El drama no es lo mío. No soy de esos que corren a ver películas dramáticas porque tienen infinidades de nominaciones o son supuestamente los destellos esperados de actores que hasta el momento habían demostrado no ser tan buenos. Para yo poder disfrutar de los guiones unidireccionales que el drama supone, debo cumplir con un grupo de pautas. Dallas Buyers Club cumple todo lo requerido. Si bien esto no la hace perfecta, la hace un filme “diferente” en cuanto a ejecución del género. Solo por esto debe verse.

La película va sobre la historia de Ron Woodrof, quien fue contagiado de VIH durante la época en la que había cierta “mitología” con respecto a la enfermedad. Woodrof salvó miles de vidas cuando instaló una empresa que contrabandeaba medicamentos que servían de “cócteles” para tratar la enfermedad. Esta es la historia de cómo Woodrof tuvo que vencer el miedo y adquirir el valor para actuar como un predicador de las otras víctimas, todo mientras sobrevivía bajo el estigma de una enfermedad poco entendida.

Lo que es curioso de Dallas Buyers Club es que se aleja por completo de su predispuesta aura trágica y se aboca ser un filme sobre un hombre excepcional que decidió vivir en vez de sobrevivir. No es biográfica en su estructura, lo que representa un reto para quien escribe porque nos obliga a entender (y a aceptar) a un hombre del cual no conocemos nada y que es un “demonio” en lo moral. Debemos pasar la página sin entender el por qué. Debemos darle el beneficio de la duda y absorber su cambio de espíritu. Por más desafiante que suene este método en Dallas Buyers Club, al final resulta y resulta muy bien. No hay ningún obstáculo en el proceso de presentar el conflicto porque la película obvia ciertos elementos que son irrelevantes y simplemente con el “hoy” del personaje principal construye la trama.

El personaje principal es amplio en sus silencios y tenue en sus expresiones. Interpretado por un camaleónico Matthew McCounaghey, Ron Woodrof es un protagonista en todos sus aspectos. Tiene una presencia en la película que no se puede catalogar de otra cosa que icónica. McCounaghey realiza el rol más importante de su carrera cinematográfica (resalto lo de “cinematográfica” porque mi opinión es que su interpretación en la serie True Detective es lo mejor que he visto) por medio de la entrega completa al personaje. Es un actor de método y aquí lo demuestra (la transformación física es extraordinaria); se le nota un aire de “sacrificio” al actor en todo momento y estoy seguro de que aún en momentos de descanso en la filmación nunca se salía de su personaje. Si antes generaba burlas con sus roles de pésima calidad, ahora es el momento de darle el mérito. También debo destacar a Jared Leto quien se “desaparece” de su imagen típica e interpreta a un personaje muy difícil de interpretar. Para Leto la transformación es natural. Para el espectador es un verdadero shock positivo en cuanto a figura cinemática se refiere.

Quien dirige toma la historia de un héroe y lo perfila como una víctima del sistema. Ni él mismo se reconoce como un visionario que simplemente quiso salvar vidas. Si bien su caracterización es socialmente oscurecida por una personalidad volátil, uno “acepta” al considerar la circunstancia. Se nota la amplia comunicación entre el director y los actores, quienes llegan al acuerdo de establecer las fundaciones de una película “trágica” pero no triste. Debo también destacar el logro del departamento técnico de edición que se encarga de establecer el ritmo de la película mientras vamos entendiendo a un personaje complejo.

Nunca Dallas Buyers Club se convierte en una película típica. Y es lo que realmente agradezco. No tenía esperanzas con la película porque realmente no me llamaba la atención. Hoy pienso diferente.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: