Crítica cine: Devil’s Due (2014)

Devils-Due-IntlPoster

No es la secuela de Rosemary’s Baby. Ni una copia mediocre. Lo juro.

Dirigida por: Matt Bettinelli-Olpin, Tyler Gillett.

Protagonizada por: Zach Gilford, Allison Miller, Sam Anderson, Aimee Carrero, Vanessa Ray, Michael Papajohn, Griff Furst, Robert Belushi, Donna Duplantier.

País: Estados Unidos.

Género: Horror.

Duración: 89 minutos.

Estamos en el 2014. Hoy en día las películas de horror no son sutiles cuando se trata de “mostrar”. Lo que antes era imposible de hacer por temas tecnológicos ahora termina por cansar al espectador que está viviendo un cambio en consciencia. Ese cambio obedece a lo que muchos de los puristas hemos buscado por tanto tiempo (y que últimamente se está respetando): lo que da miedo es lo que está en la oscuridad. Lo extraño es que aunque el género esté viviendo una especie de evolución (o involución dependiendo de cómo lo veas), hay un esmero en seguir haciendo “grandes” películas de horror con monstruos generados por computadora que no aportan nada a nuestra sensación morbosa de querer sentir miedo (si tuviera que nombrar una excepción podría nombrar a Mama). Definitivamente hay algo que falla en la comunicación entre el director y el espectador. Uno que aspira filmar algo original y otro que no obtiene lo que espera.

Devil’s Due podría confundirse como una película que cae en este vicio porque pertenece a una ola “nueva”. Pero lo interesante es que a su vez se aleja de cualquier categorización y prefiere seguir la corriente apropiada. Su temática no es original, su método es accidentado, y su ambición es vaga. Pero es un buen intento y así mismo debe apreciarse.

La película nos presenta a una pareja aparentemente perfecta. Su boda transcurre de forma tradicional. Pero en la luna de miel algo les ocurre. Algo de lo cual no se acuerdan al día incidente. Cuando retornan a su nuevo hogar se dan cuenta de que están esperando un bebé. Pero, SORPRESA, puede que sea el Anticristo.

¿Se dan cuenta de lo resumido que fui?

Emulo la idea de la película en mis palabras porque en Devil’s Due no ocurre mucho. Su ritmo es lento y poco habitual para este tipo de películas. Pero si lo pensamos bien, no hay muchos caminos posibles que la película puede tomar; solo queda esperar el clímax predecible y vivirlo. Su segundo acto se encarga solo de mantener la película andando y no presenta nada nuevo. Podría aburrir en ocasiones y “perder” a la audiencia que necesita de la carga tenebrosa. Es acá donde la película divide y de cierta forma depende del susto porque la historia no llama la atención. Pero si nos salimos del patrón y evaluamos de forma diferente, el tercer acto podría convertirse en lo único que vale la pena de la película. Ambos directores nos recuerdan su segmento de V/H/S con un final sobrecargado de eventos y perfectamente diseñado para hacernos sentir “incómodos” al menos.

Su mayor atributo viene en lo técnico (extraño que no es una película que dependa de su forma y sin embargo en ello se representa su poco valor): una mezcla de sonido espectacular. Con el buen uso del mismo, la película equilibra la oscuridad obligada de su formato. Debo decir que en ocasiones quería quitar mis ojos de la pantalla (y esto es algo que no me suele pasar con películas de terror modernas).

Devil’s Due no termina siendo una gran película de terror, pero tampoco quiero llegar a serlo. Es un simple conjunto de elementos bien utilizados para entregar una experiencia al espectador sediento de un buen rato en el cine.

Calificación: **1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: