Gran cine: Silence of the Lambs de Jonathan Demme

silence_of_the_lambs

Una novata del FBI debe confiar totalmente en un famoso asesino encarcelado quien le ayudará a capturar a otro asesino en serie con una fascinación extraña por la piel de sus víctimas.

Dirigida por: Jonathan Demme.

Producida por: Kenneth Utt, Edward Saxon, Ron Bozman.

Escrita por: Ted Tally.

Protagonizada por: Jodie Foster, Anthony Hopkins, Scott Glenn, Ted Levine, Anthony Heald, Brooke Smith, Diane Baker, Kasi Lemmons, Frankie Faison, Tracey Walter, Charles Napier, Danny Darst, Alex Coleman, Dan Butler, Paul Lazar, Ron Vawter, Chris Isaak, Roger Corman, Harry Northup, Don Brockett.

Año: 1991.

País: Estados Unidos.

Género: Thriller.

Duración: 118 minutos.

“Es solo a través de la locura y del misterio que el alma se revela.”

Thomas Moore.

Días atrás, alguien me preguntaba qué película podía ver si necesitaba sentir intriga y emoción. Entre varias que pensé, hubo selecciones que me llegaron a la mente como obligatorias. Pero la referencia absoluta en esta solicitud tuvo que ver con la sensación que tuve cuando por primera vez vi Silence of the Lambs. Tenía diez años, y entré al cine escondido de las autoridades que claramente me prohibirían de ver la película. Pocas veces cuando era chico me cubrí los ojos al ver una película. Recuerdo haber sentido temor a lo que había en la pantalla, lo que no es necesariamente igual al miedo que sientes cuando hay un toque de realismo en el cine. Claramente mi primera recomendación fue la icónica Silence of the Lambs.

8589130502749-the-silence-of-the-lambs-wallpaper-hd

Existen películas que definen épocas. Existen otras que definen géneros. Y existan otras que, sin hacer las dos anteriores tareas, revolucionan la industria por completo. Silence of the Lambs es una de esas películas que no se recuerdan los suficiente, y debería ser ubicada como la más importante del cine de horror si nos referimos a su condición de película digna de Oscar. De hecho, es la última que se pudo ubicar en el puesto respetable de este certamen como la que ganó los cinco premios principales. Muchos cuestionaban (y algunos todavía luchan por execrarla) el haber considerado una película de género como la mejor del año. Hoy en día que no suelo ver entregas de premios, recuerdo con nostalgia esos momentos en los que la industria irradiaba innovación. Silence of the Lambs cambió la historia del cine, pero no por haber ganado de forma controversial, sino porque es sencillamente única, la primera y última de su estilo, y un hito en la historia del cine irreverente, ese que amamos.

silence2

La agente novata del FBI Clarice Starling es asignada por su jefe Jack Crawford para liderar un proyecto de estudio del comportamiento criminal por medio de interrogatorios al famoso asesino Hannibal Lecter, un psicólogo con un hambre constante de carne humana. Pero dicha actividad tiene otro propósito: hay un asesino en serie que no han podido capturar y Lecter parece un recurso útil para ayudar a conseguir pistas. Starling construye una relación extraña con Lecter quien parece saberlo todo sobre Buffalo Bill, el asesino que esta descuartizando a mujeres. Pero esta relación simbiótica puede tener otros propósitos: Lecter es el psicópata más inteligente que existe y quiere ser libre.

the_silence_of_the_lambs

Muchos podrían leer el resumen y concluir que Silence of the Lambs va sobre el típico entre el gato y el ratón. Pero créanme: no se imaginan cuan distante la película está de todo lo que pueden pensar. Silence of the Lambs representa esa unión irrepetible entre el horror gráfico y un thriller de altas dosis de drama. Y cuando digo que es irrepetible lo digo muy en serio; no hay ni habrá una película como Silence of the Lambs. Se tomó un libro muy bien escrito y se llevó a la pantalla sin considerar ningún tipo de escrúpulos en materia de contenido (absolutamente todo lo que debe mostrarse en Silence of the Lambs se muestra sin ningún filtro), y nunca se pretende hacer una película “bonita” ni de dotes tradicionales. Al contrario, Silence of the Lambs es una película pesada, perturbadora y que nunca deja respirar al espectador. Esto es notable tomando en cuenta el ritmo pasivo que se conserva a lo largo de toda la película.

ariane179254_TheSilenceOfTheLambs_3

Jonathan Demme dirige de forma meticulosa sin manipular mucho lo aparente sino lo simbólico. Silence of the Lambs no es placentera en ningún momento y el director se encarga de esto realizando una tarea interminable de invasión a los sentidos del espectador. Por medio del uso de primeros planos donde la mirada del personaje se dirige hacia la cámara (como si nos estuvieran hablando), se nos somete a la dualidad honesta de un personaje, como si explicándonos podríamos entender mejor la naturaleza de sus actos. Por más inexplicable que sean sus propósitos, al final entendemos que el camino posible a veces es el peor de todos. La relación casi “sexual” entre Clarice y Hannibal, solo puede absorbida por este método de aclaratoria constante del deseo de cada una de sus personalidades: ambos desean ser libres, cada uno en su respectiva “prisión”.

Silence

Pero no es todo lo que Demme utiliza para contar una historia sumamente difícil de contar sin alojarse en los recursos habituales del thriller. Sí, Silence of the Lambs es un thriller por temas de concepto, pero nunca se siente como una película agresiva sobre un asesino que acecha a sus víctimas; ni siquiera la película tiene las . Es una película profunda sobre la exploración del carácter para justificar una acción, sobre el meterse en la piel de un asesino para poder entender a otro (sin querer hacer referencia al “método” de Buffalo Bill). Silence of the Lambs es la perfecta definición de una película de carga psicológica, de las  que nos afectan sin darnos cuenta porque juega con el subconsciente a las cosas básicas que quizás no vemos en el día a día.

475d49d0thesilence

Por supuesto que la calidad de la película está representada en su mayoría por la interpretación de sus dos polos principales: Clarice por la genial Jodie Foster y Hannibal por el mítico Sir Anthony Hopkins. Starling compone un personaje atormentado por un estereotipo típico de su profesión y cuyo “escape” está proyectado en su ambicioso trabajo de estudiar a Lecter. Foster la interpreta con una fuerza reprimida admirable. Es un personaje cuya calma se aloja en su relación con el psicópata. Ella solo es calmada por aquel que la acecha y quien por consiguiente la ayuda a ver su verdadera propensión. Por otro lado tenemos a Lecter, el villano por excelencia (es indiscutiblemente el mejor villano del cine). Hopkins interpreta a un personaje que se establece como el polo opuesto perfecto. Su presencia en un plano dimensional simple sigue siendo fuerte; ya sea en un still o en una escena, Lecter adquiere el poder y manipula a personajes y espectadores para tenernos en sus garras y convertirnos en víctimas. Con solo 18 minutos de presencia total en pantalla, Hopkins consigue interpretar a la contraparte más importante de la historia del cine.

Silence of the Lambs representa un momento osado en el cine porque nadie creyó en su efectividad al ser una película tan extraña en un entorno mainstream. Su éxito es indiscutible, y su conservación en el tiempo es prueba de que el cine a veces nos regala muestras que van más allá de lo contemporáneo. Hoy Silence of the Lambs sigue siendo tan oscura como el año en el que se estrenó. Casi 25 años después, la recomendé y solo de recordar mi primera experiencia al verla, decidí verla en una noche solitaria de viernes. ¿El resultado? Miedo que nunca se irá.

Un trailer

Un “making of”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: