Crítica cine: American Sniper (2014)

American-Sniper-Movie-Poster

Chris Kyle, el francotirador más letal de la historia, salva las vidas de sus compañeros en el campo de batalla, pero al regresar a casa, no puede desconectar del infierno que es la guerra.

Dirigida por: Clint Eastwood.

Protagonizada por: Bradley Cooper, Sienna Miller, Max Charles, Luke Grimes, Kyle Gallner, Sam Jaeger, Jake McDorman, Cory Hardrict, Navid Negahban, Eric Close, Eric Ladin, Rey Gallegos, Kevin Lacz, Brian Hallisay, Ben Reed, Elise Robertson, Keir O’Donnell, Marnette Patterson, Leonard Roberts, Sammy Sheik, Mido Hamada.

País: Estados Unidos.

Género: Drama, bélica.

Duración: 132 minutos.

Nunca he estado de acuerdo con aquellas películas de guerra que tratan de alguna manera justificar actos terribles por un tema de patriotismo. No es propaganda. Es la manipulación de un hecho para poder inclinar una historia hacia un tema específico. American Sniper supuestamente debería ser una historia humanizada sobre un héroe que cometió actos horribles porque se suponía que debería hacerlo. Pero el filme se aleja de esto. En cambio, American Sniper es un relato somero sobre un hombre de carácter complejo que simplemente sabía donde disparar en el momento correcto. Nada más que eso.

American Sniper cuenta la historia resumida del francotirador más letal de la historia, Chris Kyle. Sus inicios, sus razones, sus problemas. Todo se amontona para formar una película vacía en esencia y sobrevalorada por su innegable realismo. American Sniper trata de argumentar la historia principal por medio de superficiales flashbacks que testimonian la vida de Kyle y el por qué de su radical decisión de convertirse en un “asesino”. El objetivo acá no se cumple y queda más que demostrado cuando al final de la película, todavía nos preguntamos si deberíamos estar felices o tristes. Cuando la vean, entenderán a qué me refiero.

No existe un solo momento en American Sniper en el que podamos de alguna forma justificar el espíritu que la película acarrea. Este retrato simple de la personalidad de un hombre letal es vacío de sustancia dramática, y desordenado en cuanto a su narrativa lógica. Solo se limita a mostrar a un hombre que siempre está a punto de explotar. Pero esto no está mal; hay películas que en silencio absoluto y lineal pueden contar una buena historia entendible y justificable. Por medio del apoyo incondicional en Bradley Cooper y su capacidad de interpretar a un hombre complejo, la película se tambalea durante todo el trayecto. Pero por favor no culpemos a Cooper de esto. Es una de las pocas cosas que podríamos salvar del desastre. El actor demuestra su inmersión completa en el rol al adquirir una fisionomía perfecta. Realmente admirable.

Otro de los problemas pesados de American Sniper es su total dependencia de una historia que simplemente se perfila como poco interesante. Durante el primer acto sabemos el tipo de películas que vamos a ver. Pero también aceptemos esto. Se trata de una historia real que no tiene muchos altibajos posibles. Lamentablemente American Sniper falla en el único ángulo en el que se muestra: el retrato unidimensional sobre el trauma post guerra y el irremediable cierre apegado a la injusticia. No contaré el por qué de mi comentario porque no suelo contar finales pero agradecería si alguno de ustedes que ya la vieron pudiera comentar sobre los últimos minutos. ¿Es realmente un final digno de la historia que quisieron contarnos? ¿Por medio de la resumida conclusión deberíamos entender que American Sniper es una película fortalecida solo por el realismo de su historia?

Muchos critican el espíritu de propaganda que la película supuestamente carga pero soy uno de los pocos que no cree que la película vaya sobre esto. No hay glorificación de la guerra ni tampoco del país que la “protagoniza”. De hecho si consideramos el por qué de la supuesta glorificación nos damos cuenta que el personaje principal se aleja en todo momento del hecho de aceptar que es una máquina letal. El problema con esta “defensa” que quiero formar es que la película tampoco se convierte en un emblema típico anti propaganda. Clint Eastwood, el director, solo se limita a filmar hechos basados en cuentos de los sobrevivientes y nunca emite una opinión sobre la terrible consecuencia de ser un francotirador exitoso. El trauma es claro y prácticamente el tema principal del apurado tercer acto, pero al resumir tanto se pierde la posibilidad de que entendamos el lado humano del francotirador.

Muchos compararon a American Sniper con The Hurt Locker por su aparición oportuna en temporadas de premios. Les aseguro que no hay dos películas más diferentes. Una cuenta la frívola historia de un hombre que debe armarse de fuerza para sobrevivir. La otra trata de hacernos adorar a un “héroe” con un talento inigualable.

Calificación: *1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: