Crítica cine: Ex Machina (2015)

wBUWcOK

Un programador ha logrado crear el primer androide con inteligencia artificial y lo somete a la prueba más difícil: interacción.

Dirigida por: Alex Garland.

Protagonizada por: Domhnall Gleeson, Alicia Vikander, Oscar Isaac, Sonoya Mizuno, Symara A. Templeman, Elina Alminas, Gana Bayarsaikhan, Tiffany Pisani, Claire Selby.

País: Reino Unido.

Género: Ciencia ficción.

Duración: 108 minutos.

Hoy en día podríamos dividir al cine en dos tipos. Sin detallar géneros, ni subgéneros, ni técnicas, ni corrientes artísticas. No nos pongamos filosóficos. Una película puede o no hacerte pensar. Ninguna de las dos está mal (aunque mis principios digan lo contrario). El popcorn film/blockbuster/summer smash tiene una presencia entendible. Y luego están aquellas películas que muchos consideran pesadas y difíciles de ver. Parece mentira pero ahora hasta pensar nos genera esfuerzo. Es por esto que una película como Ex Machina es “difícil” de ver para las masas (exceptuando el geek, el conocedor de informática y otros “especímenes”) y esto es sencillamente triste. Ex Machina es un estudio súper interesante de nuestra peor naturaleza y de lo que genera la misma. Esto es ciencia ficción para pensar. Esto es Ex Machina.

En Ex Machina, el dueño de una de las empresas de informática más importantes del mundo selecciona a un programador para que lo visite en una residencia remota y así le ayude en una prueba. La prueba implica interacción con un robot que representa la inteligencia artificial en su mejor expresión; la prueba es la de Turing (sí, diseñada por el matemático de The Imitation Game) en la que dos organismos interactúan y así uno de ellos debe determinar si el otro es un humano o es un robot imitando el comportamiento humano. Dicho contacto se vuelve obsesivo y es así como llegan los problemas. Hasta aquí llego.

Alex Garland realiza una película sobre el poder del dios no declarado en la actualidad (hay bastantes referencias bíblicas en la película). La inteligencia artificial es un hecho. Esto ya existe. Lo único que falta será unir cables y variantes y completar ecuaciones. Al realizar una película sobre la interacción, Garland analiza la infinidad de variables posibles para poder completar el perfecto organismo artificial. Pareciera que tal límite no se conoce ni se conocerá pero en Ex Machina, la ecuación está completa y el resultado es nada menos que aterrador. En un sorpresivo giro en el tercer acto, Garland despeja cualquier duda sobre quien es la víctima del asunto en cuestión. Y no necesariamente me refiero a quien recibe el daño mayor. Me refiero a quien fue engañado, tanto por humano como por un robot. Y sí, esto verdaderamente importa.

Como suele ocurrir con este tipo de producciones, Ex Machina no será proyectada en cines aún cuando tiene uno de los mejores guiones del año 2015. Dicho valor es amplificad0 por el hecho de que estamos hablando de cine totalmente independiente. Esto refuerza a esta mini industria. Pero los espectadores no hacen nada con esto (sobre todo aquellos que vivimos en países como Argentina). Queremos ver este tipo de cine en el cine y no en nuestras casas. Necesitamos que se exhiban películas inteligentes y no bodrios comerciales que no implican ningún tipo de análisis.

Y es que Ex Machina podría ser un buen ejemplo de esas películas a las que la gente les ve algún “mensaje”. Si no lo creen, piensen en su último día; recuerden cuanto tiempo interactuaron con su teléfono celular y cuanto tiempo interactuaron con un humano. La tecnología nos está sobrepasando y cada día es más “inteligente”. ¿Podrían imaginarse lo que pasaría si un día se vuelve demasiado inteligente? El cine tradicional que muestra androides en rebelión predice un futuro oscuro y violento. Ex Machina predice la posibilidad nada más y así genera nuestro absoluto interés.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Comments

  1. Marico es buena la pelicula!

  2. DiegoQuinteros says:

    También me pareció una película interesante (salvo por el personaje de Nathan ─el malo─; que es terriblemente plano -> recurso típico del cine plano-comercial).

    • Federico Furzan says:

      El propósito del personaje es ese. Ser plano, vacío, como un dios que lo ha creado todo y no sabe manejar su poder.

      • DiegoQuinteros says:

        Pero creo que sí sabe manejar su poder; es plano por la inmediatez que registra respecto de sus creaciones: ¿para qué propósito tan superficial utiliza a sus creaciones? ¿no bebe en exceso? Inclusive hay rasgos de apariencia que lo asocia con ‘El Mal’ de acuerdo a un criterio étnico (lo cual, especialmente en Hollywood, resulta un poco chocante aunque todos estemos ya acostumbrados). [BTW: aún así, también quiero ver más películas de estas!]

      • Federico Furzan says:

        Criterio étnico? Lo dudo. Creo q la interpretación de Isaacs va más allá de eso. Y no estoy de acuerdo con tu argumento. Pero estas en todo tu derecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: