Crítica cine: Back in time (2015)

back-in-time-poster

Back to the Future es una película importante que perdura en el tiempo a pesar de que han pasado décadas desde su estreno. Este documental es la prueba de ello.

Dirigida por: Jason Aron.

País: Estados Unidos.

Genero: Documental.

Duración: 95 minutos.

Recuerdo cuando era un chico que siempre me preguntaban cual era mi película favorita; la pregunta era obligada por mi notoria obsesión con ver películas todo el tiempo. La respuesta siempre era la misma. No había nada que cambiara mi opinión. Respondía que habían dos: Back to the Future y The Goonies. Una de ellas la veía todos los fines de semana, esa era The Goonies. Y Back to the Future se mantenía como algo enigmático que nunca conseguía en home video. La fascinación por las máquinas del tiempo, las patinetas  y las guitarras eléctricas no tardó en llegar. Todos queríamos ser Marty McFly.

La película definió una época y esto es el material que se cuenta en el documental Back in Time. La película cuenta dos temas generales que son sumamente importantes. El cómo se hizo Back to the Future contra todo pronóstico comercial en la industria cinematográfica de los 80 y cómo se convirtió en un hito para generaciones de fanáticos. Para algunos, hasta se convirtió en un estilo de vida.

Ver una película como Back in Time es identificarse con el propósito y seguir el patrón que se debe seguir. No hay posibilidades de que algo salga mal cuando se documenta una película como esta. Back in Time es el compendio que reúne de lo más directo en asociación con la película, con lo más indirecto. En algunas ocasiones el documental se desliga de la corriente en cuestión para mostrar ciertas situaciones que no tienen mucho sentido con el espíritu de Back to the Future. Al menos en mi opinión, no hay mucha relación. Esta es una película de ciencia ficción sobre viajes en el tiempo. No hay ningún tipo de mensaje escondido que se pueda interpretar para sacarle el provecho desde un punto de vista social.

Y es acá adonde quería llegar. Back to the Future es suficientemente valiosa como para hacer un documental no necesariamente orientado a cómo influyó en sus fanáticos para crear un estilo de vida. Pero Back in Time insiste en eso. Es una película creada curiosamente por un fanático que vio el valor de la influencia. Por más extraño que esto suene, les garantizo que mucho del fanatismo que se muestra en el documental es comparable al de cualquier trekkie o fanático de Star Wars. No tenía idea de que algo así existía; no sabía que la comunidad de amantes de la película era tan grande y dedicada (particularmente la comunidad que colecciona Deloreans llama la atención). En esto sobresale el documental, en darle la voz a quienes nunca la han tenido. Es increíble como la cultura se ha conformado en los últimos años. Hasta un documental llegaron a tener.

Me emociona ver que han pasado tantos años y mucha gente sigue desarmando Back to the Future como el acertijo que es. En cada una de sus escenas se esconde algo innovador y que quizás antes no había notado. Back in Time revela mucho de lo que no sabía (algunas cosas dichas por quienes la hicieron y quienes actuaron en ella) y da un vistazo a lo que la película significa para todos. Algunos lo han llevado al extremo de lo ridículo y otros han ido más allá de eso. La falta de vergüenza es un factor clave para quienes toman este tipo de cosas muy en serio. Back in Time glorifica eso y está muy bien. A veces los fanáticos necesitamos ese tipo de reconocimiento y respeto.

Calificación: ***

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: