Crítica cine: Room (2015)

room-poster

Un chico ha vivido encerrado toda su vida. ¿Qué pasa cuando descubre lo que hay afuera?

Dirigida por: Lenny Abrahamson.

Protagonizada por: Brie Larson, Jacob Tremblay, Joan Allen, William H. Macy, Sean Bridgers, Tom McCamus, Amanda Brugel, Joe Pingue, Megan Park, Cas Anvar, Wendy Crewson.

País: Canadá, Irlanda.

Género: Drama.

Duración: 117 minutos.

Recuerdo claramente cuando leí Room. Una aventura escondida dentro de un relato que te arrugaba el corazón, sobre un chico que describe todo lo que ve a su alrededor estando encerrado en una habitación. La novela hacía mucho con poco. El poder de la autora para ubicarnos en ese mini mundo funcionaba. No era difícil poder ver lo que el niño veía. La sugerencia resultaba. Era difícil contener las lágrimas al leer la descripción de alguien que ve el mundo por primera vez y no es precisamente un bebé. Fue una experiencia arrolladora para un lector ávido. No recuerdo la última vez que un libro conceptualmente minimalista logró eso.

La adaptación cinematográfica de Room logra captar la atención de forma absoluta y casi hermética. Al ser cambiado el formato, el lector convertido ahora es un espectador cuyos sentidos son explotados por la historia devastadora que acá se cuenta. Room se conforma como una extraordinaria historia sobre la humanidad de la que nunca podemos despegarnos y que se explota en el momento extremo de supervivencia, todo visto a través de los ojos del niño más inocente que alguna vez podrán ver.

Para quienes no conocen la historia, acá les doy un resumen. Room es la historia de una madre e hijo que se encuentran encerrados en un cuarto. Un terrible hombre los ha tenido secuestrados por mucho tiempo. El niño nació entre esas cuatro paredes y su mundo se limita a eso. Un día su madre se cansa y ve una oportunidad para liberarse. Ella decide intentarlo pero todo será muy difícil cuando su aliado es un niño que piensa que todo lo que está afuera de esa habitación es una fantasía.

Cuando se anunció la adaptación cinematográfica de Room, la interrogante principal era el “cómo”. ¿Quien se iba a atrever a realizar un trabajo tan complejo y que parecía imposible? ¿Cuál sería el método para enmarcar la historia dentro de un género sin recurrir a lo superficial, lo cual es típico cuando de adaptaciones se trata? La respuesta se esconde detrás de la elección inteligente de colocar en guión en manos de quien conoce el mundo de Room mejor que cualquier persona: Emma Donoghue. Donoghue logra resumir una película sumamente sustanciosa en menos de 120 minutos y se da el lujo de agregar detalles importantes que solo podrían ser disfrutados en este formato.

Room es una gran película cuyos atributos no pueden ser resumidos en una lista pequeña. La puesta en escena, el ritmo y hasta el poster (por favor vean lo que se esconde en el background) son una ínfima parte de todo lo que esta película contiene. Esta es una de esas películas que al culminar, es difícil entender por qué gusta tanto. Al espectador le costará definirlo. Integralmente se puede evaluar la película pero quiero instar a que vean la película y sientan exactamente lo que la misma transmite como una historia realista. Sí, Room tiene dotes de fantasía inmersos en la personalidad del niño, pero créanme, este es el filme más “humano” que verán en mucho tiempo.

A destacar están las interpretaciones. Brie Larson y Jacob Tremblay, como madre e hijo respectivamente, cautivan desde los primeros minutos de metraje. Ella transmite la desesperación y rabia mientras metódicamente adapta el mundo para conservar la inocencia de su hijo. Sus momentos en silencio son claves para entender al personaje; la mirada de la actriz comunica absolutamente todo lo que su personaje siente. Tremblay es un chico de tan solo nueve años que interpreta un personaje difícil, quizás el más difícil que se puedan imaginar. Un fantástico talento que se demuestra con el prodigioso entendimiento del guión y la inmejorable dirección que la película contiene. Abrahamson tiene una carrera por delante que sencillamente quiero seguir viendo.

Esta es una película devastadora cuyo objetivo primordial es lograr meternos en ese cuarto y hacernos sentir parte de una pareja de personajes que pasan por algo inimaginable. Pero Room logra mucho más que eso. Sí, es obvio que nos sostiene y nos somete a algo horrible. Pero también nos incita a experimentar la esperanza oculta en cualquier tragedia. Esta es una película inolvidable.

Calificación: ****

Un trailer

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: