Crítica cine: Creed (2015)

creedpostersmall

El hijo de Apollo desea pelear y seguir el legado de su padre y busca el apoyo de Rocky Balboa.

Dirigida por: Ryan Coogler.

Protagonizada por: Michael B. Jordan, Sylvester Stallone, Tessa Thompson,Phylicia Rashad, Tony Bellew, Graham McTavish, Wood Harris, Andre Ward, Gabriel Rosado, Ritchie Coster, Jacob “Stitch” Duran, Ricardo “Padman” McGill, Malik Bazille as Amir, Derrick Webster, Hans Marrero, Mauricio Ovalle, Brian Anthony Wilson, Tone Trump.

País: Estados Unidos.

Género: Drama.

Duración: 133 minutos.

Cuando se anunció la producción de Creed, no me emocionó en lo absoluto. Considero que hay personajes que deben dejarse de usar y Rocky es uno de ellos. No había muchas razones para seguir explorando al boxeador tímido que nos motivó a todos a seguir luchando por todo lo que queremos. Pero la realidad es que durante su época publicitaria se recurrió a una correcta estrategia. El legado de Rocky era solo una excusa para llevar a la gente al cine y así lograr que Creed fuese más que una película más del montón (como terminó siendo Southpaw). Creed es una película de esas que empieza siendo una oportunidad de reencontrarnos con un personaje nostálgico y termina siendo independientemente fuerte por la importancia no conocida de sus personajes principales. Creed es la apropiada renovación de una franquicia sobre el boxeo.

La película va sobre el hijo de Apollo Creed (el primer enemigo de Rocky que terminó siendo su mejor amigo), Adonis. El chico creció en el lujo absoluto pero nunca conoció a su padre ya que murió antes de que lo reconociera como hijo. Pero la herencia fue clara. A Adonis le gusta pelear. Un día ve la oportunidad de seguir el legado de su padre y para eso busca el apoyo del tío Rocky, quien decide entrenarlo y prepararlo para lo que será una pelea difícil.

Creed cuenta con todos los clichés que se puedan imaginar. La relación amorosa y poco probable que nace de la noche a la mañana. La secuencia de entrenamiento motivadora. La pelea final desgarradora. Y aunque esto lo sepamos, seguimos intentando para ver si la típica película deportiva termina siendo diferente del montón. Y Creed se destaca en esto porque es una película dramática primero que nada. Quienes se aseguran de poder lograr esto son la plantilla de buenos actores con los que la película cuenta. Michael B. Jordan es un actor natural que tiene mucho camino por recorrer y ojalá que lo haga. Sylvester Stallone es Rocky, y nadie más puede ser Rocky. Acá hay un elemento sorpresivo por medio del cual el actor demuestra porque no es solo músculos. La relación entre ambos personajes es la razón de ser de esta propuesta. Los momentos dorados de la película son conversaciones entre ambos.

La acción en la película está muy bien manejada por su director. Coogler no simplifica a la pelea y la filma de lejos. Al contrario. Nunca habíamos estado tan cerca de dos personajes rompiéndose la cara. En Creed hay un método de inmersión con la cámara que nunca había visto y me gusta. La edición de dichos momentos es extraordinaria. No sé por qué pero siempre salgo de estas películas con desgane. De Creed salí con ganas de golpear mientras escuchaba el respectivo soundtrack.

Sí, tal vez vayamos a ver Creed porque se trata de una película de Rocky. Pero al igual que su personaje principal desea alejarse del legado de su padre como un boxeador nuevo e independientemente, la película también pretende ser algo nuevo. Lo bueno es que no todo queda en ese intento. Creed es buena sin pensar en Rocky.

Calificación: ***

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: