Crítica cine: Amadeus (1984)

amadeus_ver1_xlg

Una biografía ficticia de Mozart durante sus últimos años.

Dirigida por: Miloš Forman.

Protagonizada por: F. Murray Abraham, Tom Hulce, Elizabeth Berridge, Roy Dotrice, Jeffrey Jones, Charles Kay, Simon Callow, Jonathan Moore, Roderick Cook, Patrick Hines, Richard Frank, Christine Ebersole, Cynthia Nixon, Nicholas Kepros.

País: Estados Unidos.

Género: Drama.

Duración: 180 minutos.

Nunca nadie sabrá lo que le ocurrió a Mozart en realidad. Nunca se podrá determinar si fue envenenado, si murió de una enfermedad venérea, o si fue por otra cosa. Para poder determinar el final trágico del genio musical, debemos recurrir a la historia pensada por muchos y confirmada por pocos. Debemos confiar en lo que muchos investigaron para poder entender y aceptar. Lo otro que podemos hacer es confiar en Peter Shaffer y su versión definitiva de lo que ocurrió: Mozart fue vilmente asesinado de forma lenta. Su versión de la historia, Amadeus, ha sido interpretada muchas veces y en muchos formatos. Pero nada, absolutamente nada, será como la versión cinematográfica dirigida por Miloš Forman.

En esta mega producción de 1984, el director reúne todos los elementos necesarios para crear el escenario de la época y así contar su versión de los últimos años de Mozart y la relación extraña que el compositor tenía con Antonio Salieri, su amigo y rival. La película está basada en las supuestas memorias de Salieri quien sentía una profunda envidia por el talento de Mozart y siempre quiso superarlo. La admiración dio paso a la obsesión y Salieri transmite ese natural sentimiento a través de su versión de los hechos, en la que Mozart dio sus últimos pasos para componer una obra de arte para satisfacer el pedido de un extraño hombre que lo visitaba en las noches. Desde que entró en la escena de Viena como un prodigio, hasta que falleció en su hogar en medio de notas, Mozart siempre se mantuvo como un misterioso genio que pudo habernos dado mucho más y murió en las circunstancias más extrañas que podemos imaginar.

Nunca la historia había sido tan pintoresca y arraigada a la personalidad de una persona. Mozart modeló sus alrededores por medio de su ingenio y necesidad de expresarse. Amadeus es precisamente la adaptación que perfila lo mordaz del autor. Conocer a Mozart a través de esta película es una excelente opción para quienes solo ven su música como aburrida y clásica. Con Amadeus está aclarado que el compositor contaba una historia con cada una de sus notas.

Forman se asegura de hacer una película enmarcada en la soberbia música de Mozart. Es un filme orientado a las emociones que la música puede generar con diferentes situaciones. Es por esto que en cada escena se puede escuchar en el trasfondo alguna nota compuesta por Mozart. A este importantísimo elemento debemos añadir la presencia invaluable de dos giganes de la actuación: F. Murray Abraham en el rol de Salieri, y Tom Hulce en el rol de Mozart. Ambos compiten sin saberlo. Ambos se adueñan de forma imborrable de sus escenas. La discusión inevitable de cuál rol es mejor puede descartarse si entendemos la diferencia de cada rol. Personalmente Murray siempre fue mi favorito a la hora de determinar: su firmeza como un hombre que sabía que era mediocre en su trabajo y no podía hacer nada al respecto. Su notoria admiración que culmina en daño. Su locura. Todo esto está incluido en la personalidad que el actor imprime en su papel, en el que no tiene que hablar mucho ni sobre expresarse. Está escondido en su mirada. A su vez, Hulce es un genio de la improvisación que resuelve todo con su versión de lo que era Mozart. El actor no hace otra cosa que hacerlo a su manera y logra que imaginemos de forma precisa lo que era el joven prodigio en sus mejores años.

Amadeus es una película extraordinaria que sirve de referencia para lo que una adaptación debe ser. No se trata de ser certero a la hora de retratar hechos históricos. Se trata de dar una versión de los hechos que pueda hacernos imaginar lo que eran esos personajes en esa época. Creo que la historia se va desvaneciendo poco a poco y la verdad se va convirtiendo en leyenda lentamente. Lo único que queda es imaginar, y Amadeus de Miloš Forman nos da la pauta que necesitamos para saber como vivió y murió Mozart.

Calificación: ****

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: