Crítica libros: Bedbugs (2011)

bedbugs_final_300dpi

Cuando se muda a un nuevo apartamento en New York, una mujer junto con su esposo e hija, empieza a recibir la visita de los insectos con los que todo el mundo duerme.

Autor: Ben H. Winters.

País: Estados Unidos.

Leer un libro como Bedbugs radica en una especie de masoquismo bastante innecesario. No existe la posibilidad de que algo como esto salga bien y de que no estemos de buscar bichos en la cama. Porque sí, los “bedbugs” existen (en Latinoamérica los conocemos como chinches) y probablemente los tengamos más cerca de lo que piensan, y hasta en tu ropa los tienes mientras lees esto. Si leer esto te obligó a revisar, entonces imagina lo que es leer un thriller corto protagonizado por esos bichos que te muerden y te chupan la sangre cuando necesitan alimentarse. Admito que no sufro pesadillas por este tipo de cosas pero sí, reviso mi cama cada cierto tiempo para ver qué encuentro.

Esta duda eterna de quienes tienen algún grado de obsesión por nuestros acompañantes diminutos es precisamente la motivación por leer un libro como Bedbugs. En él, una típica familia se muda a un apartamento en New York que parece el sitio ideal para olvidarse de sus problemas e iniciar una nueva vida. Una adorable niña, un esposo trabajador y una madre al frente de una nueva oportunidad, son los protagonistas de esta interesante historia que transcurre en unos pocos días y se siente como algo eterno. La madre empieza a ver cosas que no son, empieza a sentir cosas en su piel que nadie más ve, y está completamente segura de que algo le está pasando. Cuando las cosas empiezan a salir mal en este núcleo familiar, ella se da cuenta de que la “visita” no es fortuita y tiene explicación.

Si el libro no suena como algo que quieren leer, entonces les doy toda la razón. No entiendo quién podría sentirse cómodo leyendo esto. Pero si pueden tolerar la picazón que una lectura como esta sugiere, Bedbugs es un buen libro que no trasciende mucho más allá de una historia sobre bichos que invaden la casa. Lo interesante es que el autor se enfoca mucho en el por qué y se olvida de la garantía. Esto podría ser un libro sobre detalles de lo que ocurre en tu cama y podría ser mucho más gráfico de lo que parece. Pero Bedbugs es mucho más profundo que esto cuando de explotar su título se trata. Esta novela desarrolla mucho el personaje de alguien que se siente invadido por su propia soledad y la consecuente “desadaptación”.

Winters como autor no hace mucho más que dejar que la historia se resuelva por sí misma, y solo manipula un cierre para poder resolver el conflicto. El autor no adorna demasiado su novela y solo se esfuerza por desarrollar personajes aceptables que permiten que la historia se formule en una ruta apropiada y nunca se desvíe, arriesgando encasillarse en una novela de serie B (sí, existen).

Si ustedes también pasaron mucho rato viendo la portada del libro buscando algo y no lo encontraron, entonces felicitaciones, tienes a un compañero que hizo lo mismo. Tiempo después me di cuenta de que estas pequeñas criaturas no se pueden ver a simple vista y no son fáciles de encontrar. Espero que esto te produzca tranquilidad: aunque no puedas verlos están ahí, esperándote, y cuando te muerden y te chupan la sangre, no te das cuenta. Sigues teniendo las pesadillas que estabas teniendo sobre monstruos ficticios, mientras los otros se están alimentando de ti y no solo con sangre sino con tu alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: