Crítica cine: Ghostbusters (2016)

ghostbusters_ver6

El remake más odiado resulta no ser tan aburrido como parece. Girl power!

Dirigida por: Paul Feig.

Protagonizada por: Melissa McCarthy, Kristen Wiig, Kate McKinnon, Leslie Jones, Chris Hemsworth, Neil Casey, Andy García, Cecily Strong, Charles Dance, Michael K. Williams, Matt Walsh, Ed Begley Jr., Steve Higgins, Justin Kirk, Elizabeth Perkins, Michael McDonald, Karan Soni, Zach Woods, Lesley Nicol, Brian Baumgartner, Toby Huss, Nate Corddry, Katie Dippold, Jessica Chaffin, Jamie Denbo.

País: Estados Unidos, Australia.

Género: Comedia, acción.

Duración: 116 minutos.

Soy de aquellos espectadores que no tiene problemas con los remakes. No soy de los que condenan la práctica de tomar algo perfectamente hecho y rehacerlo con el objetivo de adaptar a las masas “nuevas”. Ya generé mi paz con esto y seguí adelante. Después de varias recreaciones bien hechas te terminas acostumbrando a lo que se puede ofrecer en dicho mercado. Pero por más que me de risa la ira que algunos anuncios generan, hay algunas opciones que sirven para justificar el odio que algunos tienen a los remakes. El 2015 fue el año en el que una joya de mi infancia fue recreada y me sentí ofendido. No tenía muchas expectativas y al final fue nauseabundo el resultado. Pero al menos fui abierto y le di mi oportunidad a Poltergeist.

Desde que se anunció un remake de Ghostbusters, hubo una rebelión de fanáticos que se sintieron agredidos por semejante decisión. Luego se anunció que los personajes no serían masculinos. Esta fue la gota que produjo el tsunami de odio hacia el reboot que nos traería de vuelta a l@s cazafantasmas; muchos ni vieron la película y otros la condenaron de forma predispuesta. Hoy no entiendo la reacción. Si bien Ghostbusters no es una gran película ni una que será recordada, sirve como una confirmación de que los tiempos están cambiando (sobre todo en SNL), los hombres no son dueños absolutos de la industria, y la comedia es un género difícil de mezclar con otro. Al final la pasé bien con este odiadoremake. Y eso que soy fundamentalista con las joyas de los 80.

El proyecto de buscar vida en el  más allá de una autora ha sido abandonado en pro de ser una profesional respetable. Su introducción a las esferas de la física es sumamente difícil y a este desastre se añade el hecho de que un pasado la persigue en forma de un libro poco vendido y co escrito con su buena amiga que hoy sigue buscando las razones detrás de lo paranormal. Al reencontrarse, tienen una aventura en la que descubren que la amistad no ha muerto y su misión no ha culminado. Junto a otra investigadora y otra experta en canales de subterráneos de New York formarán el grupo infame de las mujeres cazafantasmas, tratando de vencer una amenaza que promete traer el infierno a la Gran Manzana.

¿Realmente esperaban más?

Ghostbusters simplifica un tema que ya de por sí era difícil de absorber: ¿Cómo una comedia de horror puede ser graciosa? La respuesta está en la química de sus personajes y cómo administran la dosis de humor. Es acá donde Ghostbusters muestra su dote más importante y lo que curiosamente, lastima un poco la trama. Ghostbusters parece un sketch largo de SNL, lo cual no estaría mal si tan solo la película fuese otra. Las bromas son largas y en ocasiones ocurre lo inevitable de películas con Wiig y McCarthy: aparece la comedia física que quizás no es necesaria en algunos momentos. Afortunadamente la presencia de Kate McKinnon salva a la película de generar cansancio en quien no está acostumbrado a este tipo de humor. McKinnon es lo mejor que tiene Ghostbusters.

La confianza absoluta de Paul Feig, el director, en las actrices de Ghostbusters permite que la experiencia no sea aburrida y el increíble despliegue de efectos especiales no oscurezca a la película. Sigue siendo una comedia de horror que funciona bien porque sigue una fórmula diseñada hace mucho tiempo por expertos en el tema. De hecho, si algo más puedo resaltar es el toque de nostalgia que algunos momentos genera Ghostbusters. La presencia de algunos personajes y actores y el constante homenaje a aquello que lo generó todo son elementos que hacen de Ghostbusters un remake de los que valen la pena si tan solo no piensas tanto en el guion tonto en el que se basa la película.

Calificación: **1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: