Crítica cine: John Wick: Chapter 2 (2017)

johnwicksmall

La secuela que el mejor personaje de acción de los últimos diez años se merece.

Dirigida por: Chad Stahelski.

Protagonizada por: Keanu Reeves, Bridget Moynahan, Ruby Rose, Peter Stormare, Ian McShane,Common, Alex Ziwak, Margaret Daly, Riccardo Scamarcio, Heidi Moneymaker.

País: Estados Unidos.

Género: Acción.

Duración: 122 minutos.

Cuando una fórmula parece tener buenos resultados comerciales, pareciera que la industria se esmera por repetirla y así garantizar el éxito de forma perpetua. El ejemplo más grosero de esto recae sobre las franquicias de las misiones imposibles y los rápidos con los furiosos. Ambas casas siguen produciendo sin control y si bien una representa mucha más calidad que la otra (seamos claros que, como alguien lo dijo por ahí en una red social, Toretto y sus compañeros protagonizan videos largos de reguetón), no hay razón para no compararlas]; son mega producciones que funcionan como máquinas de dinero. Esto lamentablemente no deja mucha oportunidad para que se disfrute de posibles nuevos (y mejores) personajes como John Wick, quien con su primera entrega consolidó la posición merecida  de un excelente personaje de acción. Pero con su segunda entrega logra lo imposible y lo inimaginable: contar una historia interesante con una fórmula repetida. Esta es la película de acción que nos merecemos los que queremos más que persecuciones y balas. John Wick: Chapter 2 es una de las mejores películas de acción de los últimos tiempos y nadie puede negarlo.

John Wick contaba la historia de un asesino a sueldo casi invencible que al retirarse, deseaba alejarse de su pasado. Pero un villano idiota le hace algo a John que lo hace despertar y empezar a matar de forma incontrolable. Algunos acusaban de irracional a John. Hasta los espectadores lo hacían pero no importaba mucho. Al parecer la violencia desmedida, los buenos stunts y algo diferente en la trama permitían que disfrutáramos esto. Pero al no entender mucho, necesitábamos algo más que una razón. Necesitábamos saber quién es John Wick. Ahora en su segundo capítulo, nos encontramos al asesino molesto porque alguien le robó su auto. Pero esta vez hay algo más: El pasado de John indica que debe algo. En esta “sociedad” a la que pertenece y donde es respetado, John tiene una deuda con alguien poderoso. Las reglas dicen que debe cumplir con algo antes de salirse de una vez por todas. Esta “última” misión es mucho más peligrosa de lo que parece. Salirse no será tan fácil como matar, firmar e irse a casa.

Seguro alguien insiste en preguntar dónde está lo diferente y para qué sirve una secuela. La razón es tan explícita como completa pero para esto hay que ver este segundo capítulo de principio a fin para finalmente entender al personaje que es John Wick. Con sus errores, su humanidad y su constante duda, terminamos por entender de dónde vino y por qué desea salirse de un mundo que lo cuida de forma económica y dónde parece ser muy exitoso. John Wick: Chapter 2 sirve para descomponer todo en los factores simples y explicar el mundo de John mientras observamos una película de acción sencillamente bien hecha. Todo en John Wick: Chapter 2 es cuidado, detallado y planificado. Desde la continuidad poco tomada en cuenta en este tipo de películas hasta la consistencia de un guion que no suele estar “completo”.

No quiero contar mucho para no arruinar la experiencia que es ver John Wick: Chapter 2. Solo quiero que quede claro que esta es una de las secuelas que vale la pena y que sobrepasa de forma contextual a la primera entrega. Cuando John Wick era la genial propuesta que aseguraba la conveniencia del nacimiento de un personaje (a lo Mad Max), John Wick: Chapter 2 complementa de forma precisa el mundo fantástico creado para Wick.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Comments

  1. Carlos Diaz says:

    Dice el comentarista que es una de las mejores películas de acción y que “nadie puede negarlo”. Afirmación extremista, imprudente e innecesaria y, para colmo, posiblemente equivocada. Justamente, he leído críticas que lo niegan. Sugiero encuadrar semejantes calificaciones en términos personales y no involucrar a todo el mundo en un gusto que, en este caso, es puramente individual, ni darle el carácter de verdad absoluta, que no puede refutarse.

    • Federico Furzan says:

      Es una opinión bastante personal. Este tipo de cosas se basan en extremismos para darle más fuerza a un argumento, ¿no crees?
      Para fundamentalismo en cuanto a un argumento, entonces no deberían existir críticas.

      • Carlos Diaz says:

        No dije que tu opinión sea desacertada (aunque otros críticos opinen bastante diferente), sino que si hacés consideraciones terminantes que quede claro que son solo tuyas y no que nos las atribuyas a los demás, y encima a todos los demás. No es un planteo muy complejo. Quiero seguir leyendo tus críticas con interés-.

      • Federico Furzan says:

        Carlos síguelas leyendo. Un solo trabajo no debería alejarte de toda la experiencia.
        Mis consideraciones terminantes son mías. Precisamente por eso creo que nadie hace mucho caso a este tipo de críticas. La práctica general (lamentablemente) es “veamos que puntaje tiene en IMDB”.

  2. Carlos Diaz says:

    Federico: voy a seguir recibiendo y leyendo con gusto tus críticas de cine. Voy poco al cine, unas cuatro veces en los últimos años (“Relatos salvajes”, “La vida de Adele”, “Carol” y “En primera plana”), pero leo bastante sobre el tema, como tus comentarios, por ejemplo. También tengo una pequeña colección (unas cien) de cintas, preferentemente de los 60, 70 y 80.
    Esto no ha sido más que una pequeña discrepancia. Soy un tipo viejo y con cuarenta años de periodismo, entonces por ahí me pongo un poco quisquilloso con las expresiones. Por ejemplo, me molesta mucho escuchar: “respeto sus ideas, pero estoy en completo desacuerdo con ellas”. Y explican por qué esas ideas son tan malas, incalificables a veces (ocurre frecuentemente en política). Pese a lo cual el hipócrita políticamente correcto dice que las respeta. ¿Por qué no dice que repudia sus ideas, pero que le respeta el derecho a decirlas?
    Disculpame, me fui por las ramas. El pez por la boca muere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: