Crítica cine: Tower (2016)

La historia de uno de los primeros tiroteos en Estados Unidos que ocurrió en 1966 en la Universidad de Texas.

Dirigida por: Keith Maitland.

País: Estados Unidos.

Genero: Documental.

Duración: 92 minutos.

El 1 de agosto de 1966 en la Universidad de Texas en Austin, un hombre llamado Charles Whitman subió hasta un piso panorámico y empezó a disparar a la gente que pudiese enfocar con la mira de su rifle. En total catorce personas fallecieron ese día y más de 30 resultaron heridas. El incidente duró más de una hora y media hasta que la policía alcanzó el piso donde estaba Whitman y lo asesinó. Luego de muchos años, el caso se mantiene como un atentado notorio del que no parece haber mucha información sobre por qué ocurrió.

El documental Tower cuenta esta historia y no mucho más. Por medio de una recreación animada, nos enteramos de los hechos más “importantes” de ese día fatídico en el que fallecieron personas inocentes porque alguien quiso disparar a quien se encontraba en su camino. La valentía de pocos evitó que Whitman matara a más personas y así los retrata el documental. Como quienes con suerte llegaron hasta donde estaba el ex soldado y lo mataron.

Quisiera decir que el documental Tower hace mucho más que eso. Quisiera decirles, como suelo hacerlo, que esta película representa un punto apropiado para conocer la historia de este infame episodio de forma completa y detallada. Lamentablemente no lo es. Si piensan que al ver esto, sabrán todos los hechos relacionados a este crimen, creo que van a tener que buscar más información. Pero, la realidad es que sobre este terrible hecho no hay mucha información que se pueda encontrar. Nadie sabe realmente por qué Whitman hizo algo tan horrible y creo que, es este uno de los puntos más importantes a analizar. Sobre todo en una época como la actual en la que hay tanta violencia y se le atribuye a la libertad de comprar un arma, sin tomar en cuenta que quizás el problema está en la naturaleza agresiva de quienes tienen acceso a las armas. Justifiques o no el acceso a tener un rifle, la verdad es que el problema está en otro lado. En cómo controlarnos.

Esta discusión sobre el aspecto social no es algo explorado en el documental. Acá la oportunidad tiene que ver mucho más con un tratamiento empírico del hecho. Para esto se utiliza un recurso muy inteligente de animar todo lo que ocurre versus la falta de metraje por lo antiguo del hecho. Se toman los testimonios de los testigos de los hechos y se juntan en forma de entrevista (animada) para poder llevarnos por todos los rincones del lugar y así entender cómo ocurrió todo. Insisto, el documental carece de información importante, pero al trabajar con lo poco que se tiene, se logra al menos una crónica clara del orden de los hechos. Dramáticamente también funciona. Al momento de unir la animación con la persona real se logra un impacto visual determinante para la calidad del documental.

Tower es trascendental al tratarse de un hecho histórico y relevante para la actualidad. De alguna manera desmiente que este tipo de atentados nada tiene que ver con la evolución de la sociedad sino con otro factor que más tiene que ver con condición que con causa. Las víctimas son de la misma clase. Las consecuencias son parecidas. Las causas podrían ser las mismas. Entonces se genera la pregunta: ¿por qué alguien agarra un arma y empieza a disparar a gente inocente sin alguna razón aparente? Quizás el problema no está en la razón sino en la capacidad.

Calificación: ***

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: