Crítica cine: Hostage to the Devil (2016)

La historia de Malachi Martin, el farsante del exorcismo más notorio de todos o el hombre más importante en la lucha contra la posesión.

Dirigida por: Marty Stalker.

País: Estados Unidos.

Genero: Documental.

Duración: 90 minutos.

Desde que nacemos a todos nos enseñan que existe el Diablo. Ya sea como una entidad que se dedica a tentarnos o alguien real que puede causar daño y mal en el mundo, todos somos sometidos a una enseñanza ingenua sobre esa representación opositora a lo que es el bien en el mundo. Lo que es común para todo el mundo es que siempre uno debe temer al Diablo. Sin importar la edad, el caso, el género, o la situación, todos podemos enfrentarnos al Diablo mediante el cuestionamiento de sus intenciones. Entonces si todos podemos teóricamente enfrentarnos al demonio por excelencia, ¿por qué es el exorcismo un rito tan obscuro y tan negado por todo el mundo.

Existen dos maneras de ver Hostage to the Devil. O existen al menos dos opiniones que se pueden sacar sobre su planteamiento. Y curiosamente cada una de esas vertientes tiene su propia conclusión. Es la maravilla de un documental que no se mantiene imparcial pero al mismo tiempo no obliga a que un espectador común y escéptico crea en la historia que se presenta. Por un lado, tenemos una posibilidad de que Malachi Martin sea el farsante más exitoso de la historia de los Jesuitas. Y por otro lado tenemos a un hombre al que la Iglesia teme y no autentica. Pero luego, tenemos una muerte extraña y sospechosa de Martin. ¿Era Martin un hombre que tenía la capacidad de luchar contra aquello que tanto tememos y ese algo lo venció?

Muchas preguntas para pocas respuestas. El documental Hostage to the Devil presenta los hechos desde un punto de vista inclusivo. Con un tratamiento objetivo, quien dirige se permite dialogar con aquellos que niegan lo que Martin lograba y hasta les da la oportunidad de decir el por qué. Estos polos de oposición institucional son los que condenaron siempre a Martin y lo ubicaron en las filas de lo falso. Admito que en algún momento dudé de la autenticidad del sacerdote. Pero la realidad es que al conocer los hechos tal y como fueron presentados en la película, no hay duda de que Martin tenía algo. Ese algo es precisamente la sustancia que el documental deja como rastro en la mente de quien observa objetivamente el documental. La sombra de una duda que se traduce en miedo primitivo a la entidad contra la que Martin luchaba diariamente. Le damos el voto de confianza a Martin porque al menos habló de aquello que hoy sigue siendo un tabú para la sociedad católica. Esa valentía de hablar es lo que precisamente nos interesa de un hombre como este.

Siempre digo que este tipo de documentales están hechos para una población específica. No están hechos para convencer a nadie de la existencia de fuerzas sobrenaturales que pueden poseer a una persona común. Creo que con ellos se refuerza una creencia y se nutre el escepticismo lamentablemente. No existen pruebas contundentes de un fenómeno como la posesión y el hecho de que hay personas que pueden “trabajar” en ellos. Pero ¿realmente necesitamos creer para poder entender la historia de Malachi Martin? El documental no sirve para dar a conocer la capacidad de un hombre fascinante. Sirve para que conozcamos su historia y saquemos conclusiones sobre su vida. Al final de Hostage to the Devil aquellos que no creen seguirán negando, y aquellos que creemos seguiremos recopilando datos. Pero todos, absolutamente todos, seguiremos temiendo a aquello que no podemos entender.

Calificación: ***1/2

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: