Crítica cine: The Belko Experiment (2016)

Cuando se encuentran totalmente encerrados en un edificio, los empleados de Belko deben tratar de escapar mientras siguen extrañas órdenes.

Dirigida por: Greg McLean.

Protagonizada por: Michael Rooker, Tony Goldwyn, Melonie Diaz, John Gallagher Jr., Sean Gunn, Adria Arjona, John C. McGinley, Josh Brener, David Del Rio, Stephen Blackehart, Rusty Schwimmer, Rusty Schwimmer, Abraham Benrubi, David Dastmalchian, Gail Bean, Valentine Miele, Joe Fria, Benjamin Byron Davis, James Earl, Cindy Better, Kristina Lilley.

País: Estados Unidos.

Género: Thriller.

Duración: 88 minutos.

James Gunn ha tenido una explosión de fama durante los últimos años debido a su absoluta dedicación al universo de Marvel con el aporte invaluable de Guardians of the Galaxy. Su rol es totalmente protagónico; en dicha película, que debería adaptarse a las reglas impuestas por una productora, se nota a leguas el toque subversivo del director. Dentro de ese universo cinemático que todo el mundo adora por su inclusión masiva de personajes, Gunn se ha destacado por alejarse de lo habitual. Pero ¿qué hace Gunn cuando está aburrido?

Al parecer se dedica a escribir guiones. La producción The Belko Experiment goza del nombre Gunn para su promoción. Pero no hay que negar que se trate de una película escrita por el director. El rol de no solo producción permite que podamos atribuirle mucho de la película al director. Pero eso no es bueno en este caso. The Belko Experiment es una idea original que no funciona cuando se ejecuta. Nunca sabremos cuan fiel es al guion, y nunca sabremos si la falla viene por la mano del director (de quien explicaré en unas líneas más abajo). En todo caso es muy tarde para considerarlo.

En un edificio en Bogotá, Colombia, se aloja una firma de desarrollo de personal norteamericano para territorio sudamericano. La empresa es Belko y son como cualquier otra compañía típica. Un día sus empleados empiezan a notar la presencia de personal militar en las instalaciones, lo cual sería raro en otras circunstancias. Pero están en un país “peligroso” por lo que no le dan tanta importancia al tema. En dicho día algo ocurre cuando todos han ingresado en su oficina. El edificio se cierra. Todas las ventanas son selladas de forma mecánica. No pueden salir. Una voz les empieza a ordenar directivas que parecen sacadas de una pesadilla. La gente debe empezar a morir y si no habrá consecuencias. ¿Pueden imaginar qué es lo que ocurre?

Inspirada en gran parte por el cine de John Carpenter, The Belko Experiment no plantea un tema defectuoso. En todo momento conserva su espíritu y debemos al menos darle crédito a la confianza en hacer algo totalmente apartado de lo que solemos ver en el cine. Se destaca sobre todo la presencia de actores excepcionales interpretando roles de segunda y totalmente desechables. Este “espectáculo” es un despliegue ultra violento de un tema que amerita la poca resolución de conflictos y funciona por el simple hecho de contar una historia supuestamente interesante. El problema es que es una historia bastante débil, desastrosamente monótona y al final poco importante. The Belko Experiment finaliza y al espectador no le aporta nada. Sí, se trata de una película ficticia, con atributos altamente violentos y casi slapstick en su esencia. Pero insisto, la historia siempre debe decir algo. Siempre.

The Belko Experiment se desarrolla para mostrarnos evolución de personajes hacia su etapa primitiva, despertada por la crisis y la amenaza. Esto lo entendemos. Sabemos que vamos a ver ese tipo de película. Aun así damos la oportunidad de ser sorprendidos por un giro, o por un tercer acto que de justicia a un cambio de rumbo. Esto con el objetivo de que la película sea diferente a las muestras innegablemente parecidas en el cine. Pero The Belko Experiment termina siendo parecida a todas esas películas. Les aseguro que cuando leyeron el resumen, recordaron una o varias películas.

¿Qué es lo que tiene Greg McLean (director) que se gana la confianza con tanta facilidad? Es un cineasta con un estilo pobre y con pocas entregas aceptables (por no decir pésimas). Con The Belko Experiment insiste en su capacidad y confirma que simplemente no es bueno para esto. Sí, gran parte de esto tiene que ver con el guion escrito por alguien más. Pero como director uno nunca debe aceptar una imposición, uno debe poder visualizar un futuro con malos resultados. Al parecer para McLean es imposible.

Calificación: **

Un trailer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: