Especial: ¿Qué debemos ver en Halloween?

Halloween: la excusa perfecta para ver cine de horror.

Hace un par de años escribí un artículo muy corto que contenía una limitada lista de opciones de películas para ver durante la noche de Halloween. Sin ánimos de menospreciar esa oportunidad, creo que fue una selección rápida, y algo deshonesta. Para quienes disfrutamos de esta época dorada, la selección es un poco más fundamentalista y orientada a gustos propios. Sin pasar por clásicos y selecciones “obligatorias”, estamos frente al dilema típico: ¿Debería recomendar lo mejor o lo que a mí me parece bueno?

En aquel momento fui básico y correcto. Nunca quise desviar la atención y solo quise cumplir un requisito. Es por esto que prefiero hacer esto ahora y regalar un poco más de información. Siendo el crítico y fanático más egoísta posible, compilé una lista amplia de películas que me gustaría poder ver (es mucho) y seleccionar para esa noche en la que se debería hacer un minifestival. Es una especie de nuevo artículo repotenciado, en donde la selección es mucho más personal que profesional. Acá hay películas malas, buenas, viejas, nuevas, clásicos, infantiles. Todo.

Acá no hay orden, cada película tiene su puesto bien merecido y cada una tiene una razón diferente para estar incluida. Como un bono, incluyo algo al final para quienes no disfrutan tanto del cine. Hora de sentarse y seleccionar meticulosamente aquello que vas a ver en esa noche donde las brujas salen, los muertos reviven, los vampiros se alimentan, y la Academia se esconde. En las palabras escritas por el mismo Danny Elfman, “Esto es Halloween”:

1. The Lost Boys (Joel Schumacher, 1987)

Recuerdo que cuando vi The Lost Boys por primera vez, mi reacción automática fue “quiero ser un vampiro como Kiefer Sutherland“. Una especie de Los Angeles rural es el sitio donde se desarrolla The Lost Boys, esa película de vampiros que no recibe tanto reconocimiento como debería. Lo tenía todo para la época: un villano apropiado y sexy, la mezcla de los Coreys, una alegoría sexual permanente, y un soundtrack maravilloso. Joel Schumacher crea un universo particular de vampirismo que sigue las reglas de forma eventual.

Pero Schumacher logra mucho más que un requisito para la época y diseña un parámetro en forma de película que hoy deberían tomar en cuenta aquellos que desean hacer una película de vampiros para adolescentes. Años después sigue siendo un ejemplo estilizado de género, y una innegablemente divertida película de adolescentes en problemas. No es la única película de vampiros de la lista, pero sí es la única que logra un efecto masivo en quienes la ven: todos queremos ser un muchacho perdido.

2. Creepshow 2 (Michael Gornick, 1987)

Las antologías son hermosas. Son conjuntos de buenas ideas que funcionan. Creepshow sentaba un precedente de seguridad con la presencia de garantías como George A. Romero dirigiendo y hasta el mismo Stephen King actuando. Pero la presencia de humor negro perturba un poco y por eso su secuela es quien se merece el lugar acá. Además, memorias de cintas de VHS, y sus respectivas cajas, son recuerdos que siempre tendré presentes. Creepshow 2 es una de esas que no olvido.

Esta es una de esas que juegan con la decencia. Hay un fino límite entre lo aceptable y lo prohibido para exhibir a chicos durante Halloween en materia de horror. Creepshow 2 es una buena oportunidad si tan solo aguantan algo de sangre. Un poco nada más.

Particularmente el segmento The Raft sorprende hasta la fecha.

3. The Brood (David Cronenberg, 1979)

Es imposible no reconocer a David Cronenberg como parte de una lista de películas que te hacen cerrar los ojos. The Brood es el ejemplo apropiado de cuando una película de horror divide. Estrenada en una película donde todo intento era permitido, The Brood mostraba un experimento de mutación fallido consecuente con un despliegue de terapia psicológica relacionada con la maternidad. El resultado es una gran película de culto que siempre sorprende y aterra al mejor estilo de un director que suele apuntar al body horror.

Les aseguro que su final hará que se detengan por un momento y piensen en una actualidad llena de mitos absurdos. Lick, lick, lick, lick.

No apropiada para los pequeños. Aunque haya pequeños en la película, les aseguro que esta no la deben ver.

4. Tesis (Alejandro Amenábar, 1996)

Una sencilla y esencial película que un chico rodó a los 23 años y arrasó con todo aquel que criticó su debut. Tesis es la obra maestra del horror que Alejandro Aménabar mostró a la industria como tarjeta de presentación. Una pareja de estudiantes descubre una red de películas snuff y desean encontrar la verdad. Sí, a veces es tan simple como esto. Por eso Amenábar tiene carta blanca para poder homenajear cuantas veces puede y hacer una película de ello.

Tan brutal como honesta, Tesis se atreve a explorar la naturaleza morbosa de cualquier ser humano a través del cine. Estudiantes de cine que descubren cine prohibido. Es una propuesta mucho más profunda de lo que parece. Atentos a su final, es una pieza de pocos segundos que te puede helar la sangre. No porque muestra algo fuerte, sino porque podría hacerlo y nunca habíamos sido tan vulnerables ante la información.

La única española de la lista.

5. The Hunger (Tony Scott, 1983)

El vampirismo es romance puro. Es un sub género que siempre apunta a lo mismo: el sexo, el hambre, lo erótico de cuando ambos se unen. The Hunger es una película que se encarga de contar una historia sencilla en medio de un contexto estilizado que mucho aporta. A veces las películas deberían ser más sensoriales que una experiencia emocional. Eso es The Hunger. Un logro con “pocos” recursos.

Pero no perfilemos a The Hunger como un video musical largo. Catherine Deneuve, David Bowie y Susan Sarandon son un triángulo amoroso que esconde un secreto. No podemos llamar a semejantes estrellas elementos banales en una película de género. The Hunger sorprende por las razones que la industria suele odiar: Estilo sobre historia. Acá se trata de un ciclo donde se consume una cosa a otra y nunca termina.

Para hipsters que “odian” el Halloween y quieren una excusa para sentarse a ver una película.

6. The Exorcist III (William Peter Blatty, 1990)

Existe una razón por la cual The Exorcist no está acá pero sí está la tercera parte de la trilogía poco entendida de los poseídos y quienes los exorcizan. Donde la primera entrega es una película dramática aterradora, y la segunda entrega es una herejía en sí, la tercera parte reivindica en medio de la oscuridad, dando un vistazo desconocido de esta saga. Es una película de imágenes sombrías y terroríficas que explora nuevamente un terreno difícil, esta vez siendo más trivial.

The Exorcist III es un desastre en producción que tiene buenos resultados si tan solo obtienes la edición correcta. Scream Factory lanzó en blu ray una buena versión hace poco tiempo y es la apropiada para ver en este Halloween.

Contiene uno de los mejores planos en la historia del horror. Paro cardíaco probable.

7. Halloween (John Carpenter, 1978)

La mejor película slasher para algunos y el inicio de una moda para otros. Halloween de John Carpenter es una extraordinaria muestra de talento en cine de culto que hasta la fecha sorprende. Fue la pionera en introducir la fórmula de chicos y chicas siendo cazadas por asesinos gigantes. Pero Halloween no es solo una serie de reglas cumplidas. Es una película aterradora sobre la oscuridad y lo que se esconde en ella.

Personalmente, es el único asesino que ha aparecido en mis sueños y me ha visto por la ventana. Es por esto que es una elección fija para la noche de brujas.

Si se quiere, la noche podría expandirse con algo de historia con una secuela poco entendida pero efectiva.

8. Kill List (Ben Wheatley, 2011)

Como todos saben pocas películas logran hacerme sentir incómodo. Me he vuelto inmune ante cierto contenido que a veces podría ser considerado demasiado fuerte. Kill List logra incomodarme por medio de la suposición. Un ex soldado se dedica a negocios turbios y una secta lo acecha. La falta de respuestas es precisamente un recurso positivo para una película enigmática sobre el destino.

Kill List es densa y brutal a la hora de solucionar su principal conflicto. Al final solo nos quedamos al frente de un tipo de emoción: la desesperanza.

Está acá porque no todo es juegos y dulces. A veces Halloween debería ser sobre el pavor en lo mundano.

9. What we do in the shadows (Jemaine Clement and Taika Waititi, 2014)

Para poder ver What we do in the shadows hay que saber sobre el cine de horror. Es el único requisito para disfrutar de una película como esta. Un grupo de vampiros viven como compañeros en una casa remota y un grupo de cineastas logra el ingreso en la casa para grabar un documental. Existe humor negro y luego está lo denotado en What we do in the shadows como un insight al subgénero de los chupasangre. El resultado es risa tras risa.

Guarden esta para el final, para cuando no puedan dormir del susto. Quizás luego no puedan dormir por estarse riendo de los vampiros más absurdos que hayan visto en sus vidas.

10. Pet Sematary (Mary Lambert, 1989)

Una de las mejores adaptaciones de trabajos de Stephen King y sencillamente la más aterradora. Pet Sematary es más un trabajo de pasión que un aporte al género. Por medio de una trama honesta y completamente fiel a la inspiración, la película nos deja nuevamente a merced del pavor que su dilema presenta. Una familia se muda cerca de un cementerio de mascotas que tiene el poder de revivir a las mascotas. Pero cuando las mismas vuelven, no son iguales.

Esta es una que no se debería ver de noche. Sobre todo si se trata de las escenas donde está Zelda.

11. Dawn of the Dead (Zack Snyder, 2004)

Aparte de la propuesta de exorcismos, creo que esta selección será polémica; seleccionar el remake ante la original Dawn of the Dead levanta ánimos y hace que algunos se enojen. El remake de Dawn of the Dead de Zack Snyder no recibe el amor que se merece y es algo bastante injusto. Distanciándose de la carga social de la película origina, esta vez la mezcla de acción, comedia y horror funcionan para darnos un tren de película que nunca se detiene. Desde un intro cargado de Johnny Cash y unos primeros 5 minutos excepcionales, nos damos cuenta de que estamos ante  una propuesta distinta a lo habitual.

Fundamentalmente hablando, es la única de zombies de la lista, así que aprovechen bien.

12. Murder Party (Jeremy Saulnier, 2007)

Pudo haber sido Blue Ruin y no fue. Pudo haber sido Green Room y tampoco lo logró. Mi selección de Jeremy Saulnier para Halloween es su grandiosa propuesta al horror slapstick Murder Party, la cual tuve la oportunidad de ver hace unos años durante una noche aburrida. Mi reacción fue instantánea. Me enamoré de forma empedernida de una película única. Una fiesta de intenciones pesadas, se convierte en una noche de terror puro cuando una broma sale demasiado mal.

Murder Party es la selección si el Halloween es una fiesta con cerveza, comida chatarra y amigos. Les aseguro que no se arrepentirán.

13. The Houses that October Built (Andrew Strahorn, 2014)

Quizás la adición más cuestionable de la lista pero sin duda alguna, una interesante película que tiene más valor del que se cree. Esta especie de homenaje a las casas de sustos nos presenta a un grupo de amigos que andan en el camino buscando la casa de sustos más efectiva de Halloween (sí, eso que se hace en EEUU en donde la gente se deja asustar por placer), y se encuentran con algo bastante fuera de lo común.

Grabada en el estilo que todos odian y con actores desconocidos, The Houses that October Built es una linda y mala película de miedo que funciona solo para fanáticos del susto.

14. Killer Klowns from Outer Space (The Chiodo Brothers, 1988)

Muchos la recordarán por nostalgia y otros por el miedo que les produjo, Killer Klowns from Outer Space es la joya que nadie reconocerá de la lista, pero les aseguro que es la divertida opción para Halloween. Una comedia de horror, con violencia y payasos, policías idiotas y adolescentes precoces. ¿Hay algo más “80s” que esto?

Un grupo de payasos intergalácticos nos quieren invadir y lo logran en una noche llena de buenos efectos especiales y mucho algodón de azúcar.

Está acá por morbo y cultura pura. Es una de esas películas que señalan una selección muy personal para esta noche de brujas.

15. Cropsey (Joshua Zeman y Barbara Brancaccio, 2009)


El único documental de la lista. Una investigación aterradora que nos lleva por uno de los casos más interesantes de la historia. El motivo es Cropsey, una leyenda urbana que sirve de cuento de misterio para chicos, y que tiene una historia verdadera en su trasfondo. El documenta trata de de alguna forma de reivindicar la verdad para poder dar pie a una sórdida atención que convirtió un caso aterrador en un mito.

Cropsey es la prueba definitiva de que a veces la verdad es más extraña que la ficción

16. Fright Night (Tom Holland, 1985)

Cada vez que veo Fright Night del año 1985 me transporto a una época invalorable en la que era sometido a este tipo de propuestas por mi hermana, quien simplemente justificaba las repeticiones por ser “cool”. Tenía razón. No existe una película tan apropiada para definir esa maldita palabra.

Cuando un vecindario recibe a hombres atractivos como nuevos vecinos, un joven empieza a sospechar que no son tan inofensivos como parecen. Para determinar qué son, recibe ayuda de su mejor amigo (el magnífico Evil), su novia y una leyenda de la televisión local. El resultado es una excepcional muestra de que este género no es para todos.

Cuenta con la típica escena de música sexy con vampiros seduciendo. No hay nada mejor que eso.

17. Trick ‘r Treat (Michael Dougherty, 2007)

No puede faltar una antología como Trick ‘r Treat con su jugarreta continua entre géneros, y el arriesgado ataque de la mezcla entre lo ofensivo y lo inocente. Cuentos típicos, personajes omnipresentes y mucha osadía a la hora de retratar. Trick ‘r Treat es mi selección favorita para que los chicos aprendan y maduren en esta noche de horror.

Esta es una película hecha para nosotros los que disfrutamos de las películas temáticas en la noche de brujas. Les aseguro que es mucho mejor de lo que parece. Solo hay que darle una oportunidad.

18. Something wicked this way comes (Jack Clayton, 1983)

Una selección bastante difícil. Something wicked this way comes es mi elección de películas de Disney que los más pequeños pueden ver durante Halloween. Es inofensiva pero oscura. Es accidentada pero indudablemente efectiva. Esta historia sobre un carnaval inesperado en un pequeño pueblo forma parte del universo de Disney que se creó cuando intentaron apuntar a público más maduro. Es una época en donde la producción podía ser “libre” si tan solo podías filtrar el contenido fuerte.

Hay varias propuestas de este universo, pero Something wicked this way comes se gana el puesto por lograr mucho con poco. Esto podría generar pesadillas lo cual es gracioso considerando que es Disney y nada malo puede pasar.

19. The Blair Witch Project (Daniel Myrick y Eduardo Sánchez, 1999)

La película de brujas sin brujas.

Esto representa el poder de una película de horror. Sobre todo durante una noche lluviosa, oscura y llena de ruidos raros. Nunca dejaré de defender la mini propuesta que rompió todos los esquemas posibles en cuanto al género y se atrevió a cambiar la historia del cine sin necesidad de una resolución ni de explicación. Esta es una experiencia que nunca se olvidará.

Colocarla en esta lista es escuchar mis raíces. Es reconocer aquello que verdaderamente da miedo. Es materializar un recopilado de recursos que una película puede contener si desea ser efectiva.

20. A Nightmare on Elm Street 3: Dream Warriors (Chuck Russell, 1987)

No puede no estar Freddy en este recopilado. Pero salgamos del molde. Consideremos que no solo se trata de una primera entrega visceralmente relevante. Se trata también de una franquicia que tuvo altibajos notables. Utilizando el sentido común, elijo a Dream Warriors como la precisa propuesta que debe tomarse en cuenta para Halloween. Esto porque es un espectáculo para quienes ya sobrepasaron el miedo a Freddy y desean tener esta noche fuera de insomnio. Cuando A Nightmare on Elm Street componía un inicio extraordinario, venía Dream Warriors a representar la fiesta de Krueger en su máxima expresión juguetona y repleta de burla.

Esta es la película de Freddy que más se disfruta. No tengan miedo.

Bonus

También debemos reconocer que el horror no solo está alojado en el cine. Suena raro pero existen otras cosas que asustan y que para esta noche suenan bien. Series de televisión, música, videojuegos, o libros (los cuales me reservo porque creo que no hay época especial para ellos; todo el año es apropiado). Insisto, esta noche es de todos y cada uno debería hacer lo que quiera. Pero todo debería estar orientado al miedo.

Humildemente y desde mi propio conocimiento les doy algunas opciones “anti cine” para considerar en Halloween, algunas obvias y otras no tanto:

  • Escuchar Hexerei Im Zwielichet Der Finsterni de la banda Aghast. Con las luces apagadas. Esta es la música que te podría hacer dudar de la ficción absoluta de lo sobrenatural. Supuestamente grabado por brujas y utilizando un micrófono de un cantante muerto, este disco es espeluznante. Les aseguro que no durarán mucho escuchándolo.
  • Ver el video de Thriller de Michael Jackson. Es un requisito fundamental reconocer que Michael junto a John Landis tuvieron una idea absurda y la llevaron a la realidad con resultados espectaculares. ¿Quién habría asociado a los zombies con la música pop? La adición de Vincent Price es oro puro. Dato: en Spotify está el audio completo en ensayo y no revelado en la versión final de la canción.
  • Ghostwatch. Un especial de la televisión británica que generó revuelo merecido por una producción y guion increíbles. Si lo encuentran, no pierdan la oportunidad de ser asustados y de dudar mucho si de verdad no se trata de algo real.
  • Chequear algún Halloween Sale de videojuegos y comprar algo que puedas jugar “solo” en la oscuridad. No suelo recomendar juegos, pero se me ocurre que The Evil Within, Silent Hill o Dead Space podrían ser apropiados.
  • Home de The X-Files. Simplemente búsquenlo y véanlo. Cada quien determinará.
  • Segmentos de The ABC’s of Death 1 y 2: No voy a describir segmentos de pocos minutos. Solo les aseguro que cada uno tiene su propio valor.
    • D is for Dogfight
    • L is for Libido
    • P is for Pressure
    • R is for Removed
    • X is for XXL
    • X is for Xylophone
    • Z is for Zygote

Como les indiqué al principio, esta es una lista de propuestas personales que estoy seguro no todo el mundo verá ni considerará. Pero precisamente esa noche es tan personal que cada quien debería decidir que ver. Ya sea una nueva película que promete, o algo “viejo” que les haga traer buenos recuerdos, creo que la noche de Halloween debería respetarse y ser dedicada exclusivamente a ese género condenado por las masas pero aparentemente tan inmortal como los vampiros más fundamentales. El horror es escrito hoy con mayúsculas. El HORROR es un estilo de vida que el día de Halloween debería ser celebrado de la forma más esencial posible. Y no existe mejor forma de hacerlo que apagando las luces y viendo algo que te asusta, o te haga reír después de un susto.

Imágenes de Michael Burt y The Inquisitr

Comments

  1. Carlos Diaz says:

    Federico: Para empezar, debo decir algo con sinceridad: las películas de terror, o de horror o de miedo, o como se denominen, me interesan poco. Y no voy a ver ninguna, pero leo todo lo que puedo de cine, incluídos tus buenos comentarios. No obstante, no pude determinar a qué te referías con que “disfrutamos esta época dorada” . ¿Dorada en qué, en cine, en cine de horror?
    Siguiendo: el otro día en un programa de TV dijeron “Ahora que vamos a festejar Halloween”. Me quedé un poco desorientado: ¿No es una celebración yanqui? ¿Y entonces por qué debemos festejarla? ¿Los yanquis festejan alguna celebración nuestra? ¿No es suficiente con lo que ya nos han colonizado culturalmente (Especialmente con el cine)?

    • Federico Furzan says:

      Carlos, mi estimado lector.

      Sí, la epoca dorada en cine de horror. En Halloween se supone que se deben ver más películas de horror porque se estrenan “más”.

      Y con respecto al otro comentario, no pienso extenderme mucho con algo con lo cual no estoy de acuerdo. Pero te explico: hablar de c

  2. Federico Furzan says:

    Hablar de colonización hoy en día es ir hacia atrás. Sobre todo con la cultura. Pero esa es una opinión muy personal, así como lo es mi decisión de qué hacer durante el Halloween, que por cierto, no es yankee, es originario de Irlanda.

    Cada quien que celebre como quiere y cada quien que haga lo que quiere. Es algo con lo que tenemos que lidiar. Si no caemos en la intolerancia.

    ¿Entendido?

    Nota adicional: si no disfrutas del horror, no creo que te interese mucho el post. Entonces ¿por qué leerlo? Ojo que es una consulta válida y me gustaría saber.

  3. Carlos Diaz says:

    Te entendí. Me equivoqué, creí que era una celebración norteamericana y no de Irlanda. Gracias por corregirme. Pero para el caso es lo mismo. ¿Por qué festejar -como pedían en un programa de TV- una celebración de otro país? Me decís que es por qué hay más cine de horror en esa fecha. Bueno, si es así, comprendo que los aficionados a este género lo esperen con interés. Pero que se diga que debemos “festejar”…..¿Qué celebración nuestra se festeja en Irlanda? No lo digo como una réplica vengativa, como represalia (no tengo nada contra los irlandeses. Con los yanquis sí. Los irlandeses no pretenden controlar el mundo, los yanquis sí), sino porque me resulta incomprensible e injustificado, nada más. Pero es cierto lo que decís, que cada uno festeje lo que quiera y no caer en la intolerancia. Ahora, por si no lo advertiste, esto que decís, como casi todo lo que pensamos, contiene ideas políticas. Tal vez es algo que querés evitar, pero es difícil, por no decir imposible. El hombre es un ser político y tiene ideología política, aunque crea que no la tiene. Cuando dice eso podemos pensar lo contrario sin equivocarnos y seguro que tampoco erraremos al imaginar cual es esa ideología que dice que no tiene. Tus comentarios de cine (como estos míos) están llenos de ideas políticas. Tu opinión sobre la mía acerca de la colonización cultural es una contundente idea política, lo que podría explicar con amplitud, pero creo que nos salimos demasiado del tema cinematográfico, que es el objeto principal de tu página.
    Te interesa saber por qué leo “Cinelipsis”. Bueno, algo dije en el primer comentario. Este género no me entusiasma (recuerdo que lo que más me gustó fue “El Exorcista” de William Friedkin, y tengo una copia en mi pequeña colección) pero en realidad me entusiasma poco casi todo el cine de la actualidad. Pienso, me parece, que es porque soy viejo y la mayor parte de las películas -como muchas otras cosas- se hacen para un público joven.
    En el pasado iba al cine con frecuencia. En los últimos cinco años debo haber ido unas pocas veces. Te puedo citar lo que vi en este último lapso: “La vida de Adele”, “En primera plana”, “Carol”, “Relatos salvajes” y “Zama”. Y casi te diría que me está gustando más el cine argentino (algunas pelis, claro) que el extranjero. Pero volviendo al comienzo, no voy a los cines pero me gusta mucho el tema y leo casi todo. También tus comentarios. Escribís bien.
    Y repito, me gusta leer todo lo que puedo . Por ahí me orienta y si algo es muy elogiado y el género me agrada, voy al cine.
    Saludos, C.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: