Anuncios

Crítica cine: Strong Island (2017)

Yance Ford realiza una crónica excepcional sobre la falta de justicia en el caso del asesinato de su hermano.

Dirigida por: Yance Ford.

País: Estados Unidos.

Genero: Documental.

Duración: 107 minutos.

Aunque viva en Latinoamérica y no viva de forma directa la terrible ola de crímenes raciales que han ocurrido en EEUU en los últimos años no deja de afectarme el hecho de que se viva con tanta tranquilidad mientras haya personas dispuestas a lastimar a otras por el solo hecho de tener color de piel diferente. Lo que más me genera indignación de los crímenes raciales es que todos parecen tener algo en común: son evitables desde cualquier punto de vista. No hablo de evitar contacto con personas “diferentes”. Hablo de pensar antes de actuar. Hablo de aquello que nos hace la especie que domina el planeta: el razonamiento.

El crimen del que se habla en Strong Island no tiene mucho de particular. No es tan reconocido a nivel internacional y no tiene elementos sobresalientes que se puedan resaltar en medio de la absurda normalidad que le hemos otorgado a este tipo de asesinatos. El documental cuenta la historia detallada de lo que le ocurrió a William Jr. Ford en Abril de 1992, cuando el joven fue a reclamar algo a un mecánico. Pero mucho más que limitarse a ser una película de true crime que nos permita conocer un crimen horrible, Strong Island se conforma como el retrato completo de una historia que, hoy más que nunca, es relevante: La familia Ford ha sido víctima de un momento de actuación primitiva; los efectos de dicho crimen, y de la poca justicia generada, todavía son vigentes hoy.

Yance, la hermana de William Jr., realiza Strong Island y media entre la objetiva percepción y la vivencia en primer plano de los hechos. Ella, con su estilo, demuestra que nadie más podía haber hecho tal película. Imprime total firmeza al armado de los hechos pero nunca suelta el pincel que tilda al crimen de carácter racista. Sí, esto funciona para que nos identifiquemos con la causa de forma colectiva. Pero Yance tampoco es fría a la hora de “calcular”. Cuando la directora pierde el control, y vaya que lo hace en una secuencia nada menos que desgarradora, aterrizamos para saber que estamos en plena revelación para la propia mujer. Si bien ha luchado toda su vida para lograr algo de justicia para su hermano, la película sirve como la apropiada herramienta de catarsis para seguir aguantando en una sociedad intolerante.

Strong Island es un producto de amor. Del amor más puro que alguien puede sentir sin esperar ningún tipo de retribución. Sí, hay talento en Yance Ford. La fuerte mujer realiza una perfecta película sobre la falta de justicia en una sociedad pasada, de hace décadas, que hoy es más importante que nunca. Pero hay algo más en su intención. Con pasión enfrenta a la más cruda realidad sobre su familia, que ha sido marcada de forma irremediable por un crimen evitable y que todavía nadie puede explicar. Si bien el crimen de su hermano no es tan crucial como debería serlo, Yance Ford lo realza para poder demostrar el horrible efecto de la injusticia. Ford y su familia son la prueba viva de que cuando se dispara para asesinar, los efectos se siguen midiendo décadas después. Y aunque Yance Ford hubiese logrado algo descomunal en forma de justicia con su película, creo que tampoco lo estaba buscando. Ella simplemente hace frente a un hecho horrible que ha cambiado su vida para siempre. Y lo hace a través de lo que mejor sabe hacer: Cine.

Calificación: ****

Un trailer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: