Anuncios

Crítica cine: 78/52 (2017)

Un más que correcto documento sobre la escena más famosa de la historia del cine.

Dirigida por: Alexandre O. Philippe.

País: Estados Unidos.

Genero: Documental.

Duración: 91 minutos.

En este punto de la historia, nadie puede negar la importancia de la escena de la ducha de Psycho, creada por Alfred Hitchcock, y reconocida universalmente como la mejor escena de cine de la historia del séptimo arte. Y es que para entender este reconocimiento, primero hay que definir lo que es una escena. Una serie de movimientos continuos que componen una unidad en una historia. No es nada más simple que un momento específico en el que se desenvuelve una acción. Hitchcock con su escena de la ducha quiso ir mucho más allá. La preparación metódica no es solo el factor a considerar. También se trata de cómo una escena puede definir el espíritu de una película y cómo puede cambiar aquello que venimos pensando sobre la historia que estamos viendo. El estudio realizado en el documental 78/52 es una perfecta colección de opiniones y datos reales que ayudan a entender dos cosas: el valor de lo que hizo el director y por supuesto, el casi insano cuidado por cubrir todos los detalles que se le pudieran escapar al rodar una escena tan difícil.

Contado en perfecto blanco y negro, el documental nos lleva por la historia de cómo se hizo Psycho y el efecto de dicha escena en el cine de género. Esa relación entre el aporte de la escena a la película y al cine en general es algo que no suele entenderse. Ayuda mucho que quienes dan el testimonio en la película son personajes importantes de la industria pero todos seleccionados de forma inteligente para componer un equipo perfecto, tal como si Hitchcock quisiera hacer la escena de la ducha hoy en día. Lo que la película sí respeta es la precisión con la que Hitchcock juega para poder cambiar al cine en unos pocos segundos de metraje. Esto no se hubiera podido hacer hoy en día. La razón primordial es que fuera de lo técnico que hoy en día es más fácil lograrlo, el espíritu de una escena como la de la ducha emula la intención del director en hacer algo diferente, en manipular al espectador como si fuera una marioneta y por consiguiente, hacerlo sufrir de forma irremediable con el sutil y artístico retrato de un momento hiper violento.

78/52 es un documento de historia que hoy en día es mucho más relevante de lo que parece. Estamos acostumbrados a la fórmula y creo que las raíces de la misma deben siempre reconocerse. Fuera de dedicar un par de horas al año a ver Psycho, uno siempre debe entender qué existe detrás de una escena. 78/52 es la verdad detrás de esa desgarradora sorpresa en la que la protagonista fallece durante 78 cuidadosas posiciones de cámara (la censura era un tema a considerar) y 52 cortes estratégicos con los que Hitch cambió la forma en la que vemos una muerte en pantalla. Desde la música hasta el enfoque de la cámara, todo nos transporta a un momento horrible que el documental sabe explicar muy bien con la presencia de todo el que entiende cómo hacer cine, y supo vivirlo en aquel momento.

Me encanta cómo Alexandre O. Philippe filma a sus invitados viendo la famosa escena. Así sea algo manipulado o no, es un buen recurso para emular ese momento dorado en el que vimos esa escena por primera vez y entendimos el propósito de la sorpresa, todo orquestado con la sutileza de Hitchcock, el director de cine que le gustaba asustar y sabía como hacerlo.

Calificación: ****

Un trailer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: