Anuncios

Crítica series: Sharp Objects (2018)

Cuando una periodista con un pasado turbulento regresa al pueblo donde creció para reportar una serie de asesinatos, se encuentra con los demonios que nunca pudo soltar.

Dirección: Jean-Marc Vallée.

Protagonistas:  Amy Adams, Patricia Clarkson, Chris Messina, Eliza Scanlen, Taylor John Smith,Will Chase, Jackson Hurst, Catherine Carlen, Madison Davenport, Elizabeth Perkins,Dylan Schombing, Wes Robertson, Robert Artz, Gunnar Koehler, Jennifer Lamar,Elsa Morales Myers, Sophia Lillis.

País: EEUU

Género: Thriller, suspenso, drama.

Duración: Ocho episodios.

Fuera de mi falta de experiencia escribiendo reseñas para series de televisión, me resulta desafiante condensar en palabras lo que Sharp Objects representa en sus ocho episodios de duración. Una adaptación soberbia que une al thriller con el drama es lo que podríamos indicar como la etiqueta genérica de una serie que cumple los estándares, pero definitivamente acierta en los cálculos de una construcción distinta a la habitual. HBO produce y Jean-Marc Vallée se sienta en una posición de director que desea imprimir el sello de moralidad ambigua para una historia que definitivamente necesita mucho de eso y que ya demostró dominar en Big Little Lies. Sharp Objects es una exploración fugaz hacia la naturaleza aceptada pero escondida de nuestras peores intenciones.

Sharp Objects es un viaje rápido por un abismo adaptado a la medida de una mujer destruida por su pasado y presente y probablemente por el futuro que ni siquiera desea vivir. Este calvario al que se enfrenta diariamente es el arma necesaria para lidiar con un extraño crimen que ha acontecido en el pueblo donde creció y a donde debe ir para poder crear un reportaje. Una periodista con un turbio pasado, que juega con el alcoholismo, y que pareciera buscar el motivo perfecto para la muerte. Camille regresa al pequeño pueblo donde su familia vive todavía y donde una adolescente ha sido asesinada en horribles circunstancias. En medio de la “excavación” por respuestas, aparece una segunda víctima. Es acá cuando Camille juega con el desequilibrio que el reencuentro con su madre le ha producido, y debe reportar los hechos de forma objetiva. El reto es difícil pero la verdad de lo que pasó será desgarradora.

Densa y poco indulgente con sus personajes, Sharp Objects se va desengranando de manera gradual por medio del inevitable sometimiento de su personaje principal. Amy Adams en el rol de Camille Preaker demuestra una vez más la versatilidad y disposición completa a un personaje que necesita la básica denigración del rol genérico que podríamos identificar en la presentación pero que termina siendo otra cosa. Esta no es la típica historia de detectives buscando asesinos y de la periodista que ayuda a resolver todo. Esta es la historia de cómo el pasado puede destruirte si te reencuentras con los recuerdos, y de cómo una mujer encuentra la solución por medio de la aceptación de sus propios demonios. Ambientar esta insistencia en la horrible sociedad de Wind Gap, Missouri, el pueblo donde todo se desarrolla, coloca a Camille en esa posición de pez grande en un pozo pequeño. Pero ella nunca busca la redención. Ella no quiere entender ese ayer tóxico, y sin embargo, la serie nos transporta a un momento desgarrador e inolvidable: Camille y Adora, hija y madre, entienden su relación y por qué la misma nunca funcionó. Un momento crucial.

Camille revela desde un principio. No se trata de una historia en la que ella esconde. De hecho, la serie nos muestra ese lado extremadamente humano en el que ella acepta y se arrodilla hacia sí misma, sin olvidar lo que la acongoja. Cuando Camille encuentra un rumbo natural, es cuando la serie se convierte en un vehículo de revelaciones y sórdidas suposiciones. En un final rápido, perfectamente armado y colmado de indicios, Sharp Objects reemplaza nuestros aciertos por otros enigmas que definitivamente sirven y calzan perfectamente en el misterio que Wind Gap siempre supuso como un adecuado infierno en la Tierra.

Son ocho capítulos que pasan volando. Conforman una historia pesada que obliga al espectador a buscar respuestas en medio del aterrador comportamiento de los sospechosos, que tampoco son pocos. En Wind Gap todos parecen esconder un secreto como ocurre con todos los pueblos. Camille los descubre y así se convierte en la víctima perfecta de una resolución que termina siendo mucho más inquietante que dos asesinatos violentos.

Cuando suena ese perfecto acorde instrumentado por Led Zeppelin en una impactante escena final, quédense viendo. Les aseguro que hay mucho más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: