Crítica cine: Halloween (2018)

El regreso de Michael es una sólida continuación, pero también una sentencia de un subgénero que simplemente extrañamos.