Anuncios

Crítica series: Big Mouth (2018 – temporada 2)

Si Big Mouth nos ha enseñado algo, es que la adolescencia no se trata solo de hormonas y pensamientos pervertidos, sino también de los padecimientos del crecimiento. La segunda temporada de la serie de Netflix se traduce en un examen de la pubertad y todo lo que significa para quien lo padece, así entonces vemos a Jessi de 13 años (con voz de Jessi Klein) dar un paseo solitario por los pasillos oscuros de su escuela secundaria, recordando alguna frase como “sonreí mucho más antes de que aparecieras“, para decirle a su hormona acompañante Connie (Maya Rudolph). Con el matrimonio de sus padres en la ruina y su propia vida corroída, Jessi busca mecanismos de supervivencia poco saludables para defenderse de su creciente depresión. Es un dilema que consolida el tema subyacente para la temporada 2 de Big Mouth: la difícil etapa de la adolescencia.

La primera temporada estuvo llena de maravillas y descubrimientos, ya sea que a algunos de los personajes les creciera su primer vello púbico o venido su primer período durante un recorrido escolar. Esta temporada analiza la fase posterior y describe la pubertad como algo más que sueños húmedos y cambios de humor, pero también como una serie de interminables ejercicios sobre cómo manejar la ansiedad que se hace presente.

Nuestros protagonistas de 13 años, Nick (Nick Kroll), Andrew, Jessi, Missy (Jenny Slate) y Jay (Jason Mantzoukas), gastan gran parte de la temporada lidiando con sus impulsos y deseos básicos contra los sentimientos de sí mismos.

La serie de Netflix envuelve el pensamiento adolescente. Igual que BoJack Horseman se metía de lleno en el tema tabú de las enfermedades mentales, esta lo hace en otro: la sexualidad adolescente explícita.

La temporada 1 posicionó a los monstruos hormonales como agentes del caos, pero en la temporada 2 se convierten en una línea de defensa confiable. Big Mouth trata sobre la inseguridad, pero también sobre plantar cara a la vergüenza y hacernos responsables de nuestros propios actos. No quiere dar una palmada en el hombro al adolescente espectador y decirle que todo va a ir bien, sino prepararle para un -real camino plagado de rosas y espinas que todos, hasta el más seguro de la clase, deben caminar.

Los chistes sobre sexo, penes, senos y esperma son abundantes y no envejecen; e incluso son chistes inteligentes, pero no es lo que hace grande a Big Mouth. La serie es más triunfante cuando encuentra un equilibrio al reconocer el horror inherente de los adolescentes y su ingenuidad, cuando realmente aprenden una lección. Por ejemplo, Missy aprende a aceptar su cuerpo plano, Nick descubre las desventajas de besar, y Andrew se da cuenta de que puede estar excitado sin ser una mala persona. Esta temporada continuó siendo un paraíso para los amantes de las caricaturas para adultos, con suficientes momentos de asco para hacer que un ávido espectador de South Park se ruborice. Pero también se ha demostrado que la serie no es solo un dibujo animado, es un dibujo animado con corazón.

Dirección: Nick Kroll

Protagonistas: Nick Kroll, John Mulaney, Fred Armisen, Jessi Klein, Jason Mantzoukas

País: EEUU

Género: Comedia animada

Duración: Una temporada de 10 episodios

Calificación: 4/5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: