Anuncios

Crítica cine: The Meg (2018)

Cine de serie B cuya peor característica es demostrar que pudo haber sido mucho más de lo que es.

Dirigida por: Jon Turteltaub.

Protagonizada por: Jason Statham, Bingbing Li, Rainn Wilson, Ruby Rose, Winston Chao, Cliff Curtis, Robert Taylor, Masi Oka, Ólafur Darri Ólafsson, Jessica McNamee, Page Kennedy.

País: Estados Unidos, China.

Género: Horror, acción.

Duración: 113 minutos.

Todos los que suelen leer mis posts saben que disfruto del cine “intencionalmente malo”. Me parece que es un arte que pocos pueden dominar, y me parece que no se aprecia tal y como debe ser. El ejemplo claro es el de Sharknado, cuyo estilo nadie parece entender y aún así, mini grupos se reúnen para apreciar la calidad de lo mediocre, lo absurdo de sus premisas, y para recordar que esto es un género específico. Sharknado es un ejemplo de cine de serie B que mantiene un presupuesto bastante modesto. Pero ¿qué pasa cuando son producciones gigantes? The Meg es lo que pasa. Una propuesta que no se puede entender bajo los estándares actuales. Y si justificamos el resultado con “a veces los estándares están de más”, entonces ¿por qué The Meg no puede llevar todo al nivel más extremo de la insensatez?

The Meg nunca dejó de ser un riesgo. Desde el inicio de su producción hubo un escándalo por su violencia gráfica lo que seguro iba a resultar en una edición con muchos cortes de una película que no los necesita. Ese riesgo fue asumido y así The Meg se estrena, con un sentido de comodidad que lastima cualquier posibilidad de resaltar entre el pequeño montón de películas que son tan malas que son buenas.

No sé si vale la pena resaltar algo de la trama de The Meg. Es su característica más débil y una que definitivamente no será la razón por la cual vamos a ver la película. Y es que en realidad no ocurre mucho más de lo que siempre ocurre en este tipo de escenarios. Un grupo de científicos, un héroe retirado que debe volver a sus andanzas para salvar al mundo, y una corporación que desea adueñarse del monstruo para sacarle algún provecho. En medio del dilema hay chistes forzados, personajes de papel fino, y un megalodón gigante que parece tener más hambre que nunca. En un cierre gigante, la historia se transporta al país asiático que le encanta financiar películas en intercambio de ambientar alguna que otra escena importante en zonas exóticas. The Meg es una venta segura pero se le nota la dominación por parte de un ejecutivo que quiere mantener todo en un ámbito “inocente”.

En sus escenas de acción The Meg es fantástica si evaluamos de forma objetiva. Se trata de stunts enfrentados a un monstruo digital. Pero hay un talento indiscutible para realizar un montaje de acción soberbio y capaz de sorprender a cualquiera. Y a la hora de plasmar ese monstruo sin alma como una máquina carente de compasión, la película hace un buen trabajo. Un grupo de actores que definitivamente saben en qué película están, son los encargados de imprimir emoción al conflicto y si bien hay poco para desarrollar, tampoco se trata de una película que falla de forma irremediable. Hay momentos que dan la cara por el resto. Lo que no se puede omitir es su característica principal de ser una película ilógica en premisa y nunca utilizar ese recurso como combustible para mantener la llama ardiendo todo el tiempo. No estamos viendo The Meg para ver a Jason Statham conectarse emocionalmente con una niña. Estamos viendo The Meg para ver cómo dos especies intentan matarse entre sí literalmente. Nada más.

Calificación: **

Un trailer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: